Distribución

Currás niega haber cometido irregularidades y descarga las culpas en otros directivos de Dia

El ex consejero delegado del grupo culpa a Letterone del hundimiento bursátil de octubre de 2018

 El exconsejero delegado del grupo DIA, Ricardo Currás (d) a su llegada a la Audiencia Nacional en Madrid este martes
El exconsejero delegado del grupo DIA, Ricardo Currás (d) a su llegada a la Audiencia Nacional en Madrid este martes EFE

El ex consejero delegado de Dia, Ricardo Currás, ha comparecido este martes en la Audiencia Nacional en la causa que investiga las irregularidades contables detectadas en el grupo de supermercados, y de las que se le acusa de administración desleal y falsedad contable.

El antiguo primer ejecutivo, que fue cesado de su cargo en agosto de 2018, ha negado ante el juez haber cometido irregularidades contables. Currás ha hablado de "ajustes" que, en todo caso y según su versión, no tuvieron un impacto patrimonial en el grupo, según explican fuentes jurídicas a este periódico. Además, ha defendido que su posición en la empresa era la de consejero delegado del grupo y por tanto no estaba en el día a día financiero de la compañía, descargando así las posibles responsabilidades en otros ejecutivos, como el antiguo director corporativo Amando Sánchez, también investigado y que declara a última hora de esta tarde, y Antonio Arnanz, antiguo director financiero.

Respecto a su relación con el auditor de KPMG Carlos Peregrina, que declarará el jueves, Currás ha afirmado que solo le veía una vez al año. La versión del antiguo consejero delegado contrasta con los hallazgos del informe forense elaborado por EY en enero del año pasado y por las primeras indagaciones de la Audiencia Nacional. El juez instructor Alejandro Abascal describió en su auto de imputación que Currás "ideó un plan para alterar ciertas magnitudes con reflejo directo en el ebitda, lo que le proporcionaba una apariencia de sólida gestión y alcanzar el cobro de variable por objetivos". También cifraba que de los 70 millones en ajustes que se aplicaron sobre el ebitda declarado en el ejercicio 2017, 51,8 tuvieron su origen en "prácticas contables irregulares ideadas por Ricardo Currás", al margen del consejo de administración y de la firma auditora.

Fue en a mediados de octubre de 2018, dos meses después de la salida de Currás, cuando Dia informó en un hecho relevante que tenía que reexpresar las cuentas de 2017 al haber hallado algunas incorrecciones. Esto provocó el hundimiento de las acciones en Bolsa de la compañía, que desde entonces han perdido el 95% de su valor. De ello Currás ha culpado a Letterone y a sus "maniobras" para hacerse con la compañía, aunque cuando afloraron las irregularidades aún no tenía el control de la misma. Según añade Efe, Currás ha afirmado sobre esto que perdió dinero al no vender sus acciones en Dia hasta que llegó la opa de Letterone.

Normas
Entra en El País para participar