Junta general

El presidente de Enagás justifica el fichaje de Montilla y Blanco por sus conocimientos de energía

Losexministros socialistas y un académico afín a Unidas Podemos entran en el consejo

Rafael Piqueras, secretario del consejo de Enagás; Antonio Llardén, presidente y Mareclio Oreja, consejero delegado, hoy en la junta.
Rafael Piqueras, secretario del consejo de Enagás; Antonio Llardén, presidente y Mareclio Oreja, consejero delegado, hoy en la junta.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, ha defendido los polémicos nombramientos como nuevos consejeros de la compañía de los exministros socialistas José Blanco y José Montilla, así como de Cristóbal José Gallego, miembro, a propuesta de Unidas Podemos, de la Comisión de Expertos para la transición energética que impulsó el anterior Gobierno de Mariano Rajoy y del Observatorio Crítico de la Energía, que "no les falta experiencia y conocimiento" del sector energético y aportarán un perfil "adecuado" ante la situación actual por la crisis del Covid-19.

La junta general de accionistas de Enagás, celebrada hoy por vía telemática, ha ratificado hoy estos fichajes para lo que ha tenido que elevar el número de miembros de su consejo de los actuales 13 a 16, el número máximo que permite el reglamento de la compañía pero por encima de las recomendaciones de la CNMV.

A preguntas de los accionistas, Llardén recordó que con la convocatoria de la junta se puso a disposición los informes de la Comisión de Nombramientos de la compañía que avalaban estos nombramientos y subrayó que su entrada en el consejo viene a añadir, "al talento del que ya se dispone, nuevos perfiles adecuados a esta nueva situación".

Asimismo, valoró que tanto a los dos exministros socialistas como a Gallego "no les falta experiencia y conocimiento en el sector energético". "Se consideran adecuados para este reforzamiento y estamos convencidos de que así lo van a entender la mayoría de los accionistas", indicó. En el consejo de Enagás se sientan un buen número de expolíticos de distinto signos, algunos exministros. Entre ellos, Isabel Tocino, Ana de Palacio, Antonio Hernández Manca o Ignacio Grangel.

La junta ha aprobado el pago de dividendo propuesto con cargo alejercicio de 2019 de 1,6 euros brutos por acción. La compañía abonará un complementario de 0,96 euros el próximo 9 de julio, que se suma al dividendo a cuenta de 0,64 euros pagado el pasado diciembre. En este sentido, Llardén ratificó el compromiso de la compañía, gestor técnico delsistema del gas y transportista, su política de dividendo a futuro, con un incremento del 5% en la retribución a los accionistas este año y un aumento del 1% para 2021, 2022 y 2023.

A partir de 2024 y hasta 2026, Enagás prevé distribuir un dividendo sostenible de 1,74 euros por acción. "El objetivo es seguir ofreciendo una atractiva remuneración, es una de nuestras principales prioridades", señaló el presidente. Asimismo la junta ha dado el visto bueno a la inclusión en los estatutos de la expresa previsión de que los dividendos puedan ser satisfechos total o parcialmente en especie.

Con todo, Llardén aclaró que Enagás no tienen "ninguna intención inmediata" de hacer uso de ello y añadió que se trata tan solo de la inclusión de una mejora técnica a semejanza de "la gran mayoría de empresas cotizadas". Durante su discurso en la junta, el presidente de Enagás destacó el papel de la compañía durante la pandemia, garantizando un servicio esencial a través de un plan de contigencia que ha permitido al sistema gasista operar "con total normalidad".

Además, indicó que durante la crisis por el Covid-19 se descargaron un total de 74 barcos metaneros y destacó que se ha aprovechado la coyuntura de "precios bajos" para inyectar gas en los tres almacenamientos existentes "para estar preparados ante adversidades futuras".

Llardén también apuntó el compromiso de Enagás con el empleo, tras la firma hace unos días del nuevoconvenio colectivo para el periodo 2020-2023. "Las empresas tenemos una responsabilidad clara en este sentido", añadió. Mientras, aseguró que la recuperación debe estar enmarcada en el contexto de la transición ecológica "como palanca de cambio", para lo que apostó por la innovación como un "vector fundamental" para la descarbonización.

A este respecto, señaló la apuesta por el hidrógeno verde como "un vector para la recuperación" que podría permitir a España posicionarse "como referente y puerta de entrada del hidrógeno", atrayendo así nuevas actividades industriales deslocalizadas que pueden contribuir a impulsar la industrialización. No obstante, el presidente de Enagás advirtió de que la transición se debe afrontar "sin ideas preconcebidas y sin excluir ninguna tecnología".

Por su parte, el consejero delegado de la compañía, Marcelino Oreja, destacó la entrada de Enagás en el capital de la estadounidense Tallgrass Energy, tras alcanzar un 30,2% con la inversión de 1.623 millones de dólares (unos 1.445 millones de euros).

A este respecto, Oreja afirmó que se trata de "una operación pionera entre los TSO europeos" y que permitirá a Enagás compensar el recorte regulatorio y reforzar la sostenibilidad de su dividendo

Normas
Entra en El País para participar