Medios de pago

Dimite el consejero delegado de Wirecard tras detectarse un agujero contable de 1.900 millones

La acción de la fintech alemana cae otro 35% en Bolsa

Markus Braun, CEO de Wirecard
Markus Braun, CEO de Wirecard REUTERS

Markus Braun ha presentado este viernes su dimisión "con efectos inmediatos" como consejero delegado de la firma alemana de servicios de pago Wirecard, afectada por un escándalo contable tras detectar un agujero de 1.900 millones de euros en sus cuentas, según ha informado la empresa, que ha designado a James Freis como consejero delegado interino.

"De mutuo acuerdo con el consejo de supervisión de Wirecard, Markus Braun renunció hoy con efecto inmediato como miembro del consejo de administración", ha anunciado la fintech.

La cotización de la firma alemana de servicios de pago Wirecard se hundía un 35% este viernes, aunque ha llegado a perder un 40% en la Bolsa de Fráncfort, después de bajar ayer un 62% tras reconocer que la compañía puede haber sido víctima de un fraude "de proporciones considerables".

Tras la renuncia de Braun, el consejo de supervisión de Wirecard designó a James H. Freis, quien había sido nombrado este jueves como nuevo miembro del consejo de administración de la compañía, "como consejero delegado interino con poder exclusivo de representación".

Braun había reconocido poco antes que la compañía puede haber sido víctima de un fraude "de proporciones considerables". "En la actualidad, no puede descartarse que Wirecard se haya convertido en parte perjudicada en un caso de fraude de proporciones considerables",  afirmó  Markus Braun, en un videocomunicado. El jueves, la empresa reconoció  un nuevo retraso en la publicación de sus cuentas anuales como resultado de una irregularidad contable de 1.900 millones de euros.

Wirecard explicó el jueves que la firma de auditoría EY no ha encontrado "suficientes pruebas" de que los balances de efectivo en las cuentas fiduciarias de la empresa contaran con 1.900 millones de euros, que representan cerca del 25% del balance total de la compañía.

"Hay señales de que se ha proporcionado información falsa al auditor por parte del fiduciario sobre sus cuentas bancarias con el objetivo de engañar y crear la percepción errónea de la existencia de dicho saldo de efectivo o la propiedad de las cuentas en beneficio de las empresas del grupo Wirecard", indicó la empresa.

Debido a esto, la empresa no pudo completar la auditoría de sus cuentas anuales ni publicarlas, por lo que confirmará más adelante una nueva fecha para ello. Wirecard ha alertado de que si las cuentas no están publicadas este 19 de junio, ciertos préstamos por valor de 2.000 millones de euros se podrán rescindir.

Asimismo, la fintech germana decidió, sin precisar los motivos, suspender hasta el próximo 30 de junio, a su director operaciones, Jan Marsalek, mientras que adelantó el fichaje de James Freis, quien iba a incorporarse a la compañía el 1 de julio de 2020 como director de 'compliance', pero que ha empezado a trabajar con efectos inmediatos.

Wirecard tenía previsto publicar este jueves sus cuentas del ejercicio 2019, después de haber aplazado en varias ocasiones ya la fecha, inicialmente fijada para el pasado 8 de abril, pero que retrasó en un primer momento al 30 de abril, a la espera de que KPMG completase una investigación independiente sobre las prácticas contables de la empresa, y que trasladaría nuevamente hasta el 4 de junio tras publicar la auditora su informe el pasado 28 de abril, para retrasarla de nuevo al 18 de junio.

Normas
Entra en El País para participar