Cataluña, Euskadi y Cantabria levantarán el estado de alarma a media noche

El President Quim Torra ha decretado que toda la región deje atrás la fase 3 pocas horas después de que Barcelona y Lleida hayan llegado a ella

Las tres comunidades autónomas se unen a Galicia en el estadio de nueva normalidad

El President Quim Torra.
El President Quim Torra. GTRES

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha firmado un decreto para que Cataluña deje de estar bajo el estado de alarma por la crisis del coronavirus a partir de la medianoche de este jueves. Pocas horas después de que las áreas sanitarias de Barcelona y Lleida hayan entrado en fase 3 junto al resto de Cataluña, el president ha anunciado que este último estadio será sustituida por una "fase de reanudación" que regulará la nueva normalidad con restricciones propias. "El Govern de la Generalitat recupera las competencias. Se acaban las fases", ha dicho Alba Vergés, consellera de Salud.

"Todavía no hemos superado la amenaza de la Covid-19", ha advertido Torra. Por ello, el decreto incluye medidas basadas en la obligatoriedad de llevar mascarilla y los criterios de higiene personal y distancia social. Además, abarca normas concretas para mantener las restricciones en el aforo de los locales: del 50% para los cerrados y del 70% para los abiertos, hasta el 25 de junio.

Torra ha asegurado que con este decreto "quedan sin efecto las medidas de la declaración del estado de alarma", tres días antes de que finalice oficialmente, y se levantan las restricciones de movilidad en todo el territorio catalán. El presidente ha insistido en mantener las precauciones en Cataluña. "Tenemos que ser más prudentes que nunca, ya que un exceso o imprudencia" podría llevar a aplicar otro "confinamiento estricto", ha alertado Torra, que ha avanzado: "No me temblará la mano para tomar las decisiones que sean necesarias para velar por la salud de los ciudadanos".

El mapa de la desescalada, por tanto, continúa cambiando. Además de Cataluña, a partir de mañana País Vasco y Cantabria levantan el estado de alarma y permitirán la movilidad de los ciudadanos entre las dos regiones. No obstante, la obligación del uso de mascarilla en espacios cerrados y en el exterior cuando no se puede mantener la distancia de seguridad y las limitaciones de aforo continuarán tras el estado de alarma. Estos territorios se unen, así, a Galicia en la etapa de nueva normalidad que los gallegos disfrutan desde el lunes.

La Comunidad de Madrid y las provincias de Soria, Salamanca, Segovia y Ávila en Castilla y León, sin embargo, han decidido mantener sus territorios en fase 2 hasta que se levante el estado de alarma el domingo a las 00.00 horas. El Gobierno madrileño, además, ultima un plan propio de desescalada que regulará la vida en Madrid a partir de la semana que viene. Incluirá medidas similares a las de la fase 3 que se extenderán durante 14 días, el tiempo que recomienda el Ministerio de Sanidad pasar entre fases.

Normas
Entra en El País para participar