CEOE

El sector servicios alerta de que un alza fiscal frenará la nueva contratación

Reclaman un marco normativo seguro pero flexible para recuperar los puestos de trabajos perdido por la crisis del Covid-19

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, junto a María José Álvarez, presidenta de Eulen.
El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, junto a María José Álvarez, presidenta de Eulen.

El sector servicios, uno de los más golpeados por el impacto de la crisis sanitaria, ha alertado de que una subida de tipos impostivos para las empresas lastraría los flujos de nueva contratación que se prevén con la progresiva recuperación de la actividad económica. En la última mesa de la jornada de hoy de la megacumbre empresarial organizada por la CEOE, representantes de las principales compañías de servicios han reclamado prolongar los ERTE por fuerza mayor hasta la normalización de la actividad al mismo tiempo que piden seguridad y flexibidliad normativa.

María José Álvarez, presidenta de Eulen,ha asegurado que "no es momento de incrementos fiscales", ya que según los datos de la compañía el 32% de  la población ya ha agotado sus recursos para hacer frente al impacto del virus. Además, Álvarez ha reclamado colaboración de la Adminsitración para estimular la búsqueda de un puesto de trabajo.

Asimismo, ha resaltado la capacidad del sector servicios para crear puestos de trabajo y de aflorar economía sumergida y advertido de que una eventual una internalización de servicios por parte de las empresas privadas y las administraciones públicas dejarían al sector "en una situación muy grave", ya que la figura de la subrogación no se activaría, salvo en algún caso que recoja el convenio, lo que significaría también la destrucción de empleos.

Por su parte, Ignacio Vivas, presidente de la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (Aeste), llamó la atención sobre la necesidad de "dignificar" a los profesionales  de centros residenciales, para lo que reclamó una subida de precios públicos. "El modelo residencial debe ser revisado. Las instituciones públicas deben asegurar una adecuada financiación y convertir al sector en digno desde todos los puntos de vista. Ahora tenemos limitaciones para negociar convenios por los topes en los precios públicos. Y subir precios públicos no es que las empresas ganan más dinero sino dignificar los salarios para todos los profesionales", ha expresado.

Además, Vivas ha enumerado una batería de medidas ante un posible nuevo rebrote del virus para evitar el alto número de fallecimientos en residencias de ancianos producidos durante esta crisis, entre las que destacó la implementación de "un sistema de alertas tempranas, suministro de EPIS para las empresas que gesitonan los centros, test masivos para residentes y trabajadores, y contar con kits de seguridad para evitar posibles roturas del stock".

Del mismo modo, Cintia Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (Ceaps) ha instado a elaborar un "pacto de país" a través de la colaboración público privada que permita preparar un hipotético rebrote. "Necesitamos la ayuda de la administración. Hay que elaborar un plan con grandes compromisos en las administraciones y seguir luchando contra la economía sumergida. A nivel de sector el daño reputacional ha sido horrible. En esta apuesta por reorganizar los servicios es necesario que lo hagamos todos juntos", ha destacado.

Las empresas de RR HH piden seguridad y flexibildiad

Por su parte, dos de las grandes empresas de Recursos Humanos, Adecco y Randstad reclamaron seguridad normativa para capatar la inversión extranjera y la recuperación del trabajo, al mismo tiempo que flexiblidad en los ERTE y los tipos immpositivos hasta que las empresas recuperen actividad habitual.

Rodrigo Martín Velayos, presidente de Randstad, reclamó, por una parte, aflorar la economía sumergida."Si el empleo es lo más importante para nuestra sociedad, nos parecería un gran avance valorar que ninguna forma de empleo legal es precaria. Lo realmente precario es el desempleo y el subempleo, que se produce en la economía sumergida y deja a los trabajadores abandonados a su suerte", ha valorado.

Por otro lado, Martín Velayos reclamó flexibilidad en los ERTE como forma de preservar el empleo. "En el corto plazo necesitamos ganar tiempo para las empresas para que recuperen su acitividad. En caso contrario estas empresas gestionarán ERE en lugar de ERTE en las próximas semanas. El enfoque no debería estar en fijar una fecha sino vincularla a la recuperación del volumen de la actividad", ha explicado.

En la misma línea, Enrique Sánchez, presidente de Adecco España, propuso tres recetas para estimular la recuperación de las empresas y el empleo. En ese sentido instó a "no tocar la fiscalidad más que para mejorarla, aflorar la economía sumergida y austeridad y ajuste para todos, ya que siempre se produce en el sector privado y también en lo públicao vendría bien para mitigar la carga".

Además, a largo plazo, pidió planes para atajar problemas estructurales del mercado laboral español como al alta tasa de desempleabilidad, los altos niveles de paro juvenil y el elevado porcentaje de temporalidad, ya que según los datos aportados por el propio Sánchez, en las tres métricas España duplica los niveles medios de la UE.

Normas
Entra en El País para participar