Distribución

Kingfisher renuncia a la venta de Brico Depôt en España y Portugal

Da marcha atrás a los planes anunciados a finales de 2018

Kingfisher renuncia a la venta de Brico Depôt en España y Portugal

El grupo británico Kingfisher ha anunciado su decisión de renunciar a la venta de la cadena de establecimientos especializados en bricolaje Brico Depôt en España y Portugal, una postura que anunció a finales de 2018 y que finalmente no llevará a cabo, pese al "elevado interés" que ha generado entre los "potenciales compradores", según ha explicado la compañía en un comunicado.

La decisión fue anunciada ayer en la presentación de resultados de Kingfisher por su consejero delegado, Thierry Garnier. Ahoar, la apuesta por Brico Depôt se centrará en la digitalización del negocio, tras poner en marcha los servicios de recogida en tienda en marzo pasado, además de por un enfoque centrado en el precio y con el desarrollo de nuevos formatos de tienda.

“Tenemos una marca reconocida en España y Portugal por unos precios muy competitivos, combinados con gamas fuertes localmente, una fortaleza que queremos aprovechar", ha valorado el consejero delegado de Brico Depôt en España Mike Foulds. "Con el apoyo del grupo Kingfisher y su nueva estrategia, estamos seguros de que seguiremos construyendo una compañía rentable, sostenible y adaptada a las nuevas circunstancias. Estamos muy contentos ante esta decisión, la cual nos aporta estabilidad y una visión y oportunidades de crecimiento que ya hemos empezado a ver con el lanzamiento de nuestro canal de venta e-commerce”.

La cadena mantiene 28 establecimientos abiertos en España y 3 en Portugal, y emplea a 2.000 trabajadores. Con motivo del cierre de las tiendas obligado por el estado de alarma decretado en marzo, la compañía aplicó un ERTE para los cerca de 1.500 empleados de tienda que tiene en España. Desde mayo comenzó la reapertura paulatina de sus tiendas, tanto para profesionales como para clientes particulares.

Kingfisher se mantendrá así en España, pese a que puso en manos de EY el proceso de venta de Brico Depôt. La cadena de bricolaje genera unos ingresos de alrededor de 350 millones de euros al año. En 2018, último ejercicio con datos disponibles, logró beneficios de 870.000 euros, tras acumular tres consecutivos en pérdidas.

Normas
Entra en El País para participar