Distribución

Fridman valora en 530 millones su 75% en Dia tras invertir 1.400 en su compra

Letterone ganó 43 millones en 2019, frente a las pérdidas de 3.000 de 2018

El magnate ruso Mijail Fridman, fundador de Letterone.
El magnate ruso Mijail Fridman, fundador de Letterone.

Letterone Investment Holdings, el grupo inversor liderado por el magnate ruso Mijail Fridman, valoraba en 600 millones de dólares, 530 millones de euros al cambio actual, su participación del 75% en el capital de Dia al cierre de 2019, año en el que el holding radicado en Luxemburgo lanzó la opa y una ampliación de capital para controlar la cadena de supermercados española.

Así consta en sus cuentas depositadas en el registro luxemburgués. En concreto, Letterone Investment Holdings, cabecera de las distintas filiales que posee el grupo inversor en los sectores de las telecomunicaciones, la tecnología, la salud o la distribución, valora las inversiones en este último sector, agrupadas en la filial L1 Retail, en 1.700 millones.

De esa cifra, unos 970 millones corresponden al valor razonable de su participación en Holland & Barret, cadena de supermercados británica de la que posee el 99% del capital. Los otros 530 corresponden a Dia, un valor que en 2018 no llegaba a los 100 millones.

A cierre de ese año Letterone tenía un 29% del capital de la española, pero tuvo que acometer un deterioro de unos 665 millones sobre el valor de sus participaciones después de que en octubre salieran a la luz las irregularidades contables que desataron una profunda crisis financiera en el grupo.

En 2019 ese valor crece al pasar su participación del 29% al 75%, aunque también reseña un deterioro de 200 millones. Casi 900 millones en deterioros en dos ejercicios.

Inversión

Esos 530 millones en los que valora su participación en Dia están muy por debajo de los cerca de 1.400 millones que Letterone ha destinado en los últimos años para convertirse en su accionista mayoritario.

Para alcanzar el 29% de las acciones, destinó 775 millones: en su primera adquisición en 2017 pagó más de 5 euros por acción y 3,64 en la ejecución del último derivado que le permitió llegar a dicho porcentaje en el último trimestre de 2018.

Después destinó 170 millones para adquirir otro 40% durante la opa que lanzó a 0,67 euros por acción en febrero de 2019, a los que después hay que sumar los 456 desembolsados en la ampliación de capital que finalizó en noviembre pasado.

Sin embargo, ese valor que le da Letterone sí es más aproximado a la realidad del mercado, incluso algo por encima. Al cierre de ayer en Bolsa, Dia capitalizaba 770 millones, por lo que los 530 millones en los que valora Letterone su 75% suponen algo menos del 70%.

L1 Retail fue el único negocio deficitario para Let­terone Investment Holdings en 2019. Este obtuvo en el ejercicio 2019 un beneficio consolidado de 49 millones de dólares, 43 millones de euros al cambio actual. Una cifra que contrasta con los más de 3.000 millones de pérdidas que acumuló en el ejercicio 2019, tras acometer deterioros muy importantes tanto en sus inversiones de distribución como de telecomunicaciones.

La actividad inversora en el mercado fue la que mayor rentabilidad le reportó, hasta 308 millones de euros, seguida de las telecomunicaciones y tecnología. Su filial L1 Technology investment ganó 74 millones.

En esta filial Fridman tiene, entre otras, sus inversiones en la teleco holandesa Veon y en la turca Turkcell. Entre ambas recibió unos dividendos de 270 millones, que compensaron el deterioro sobre el valor de sus acciones, de 2 millones en Veon y de Turkcell.

Hay que recordar que Veon, de la que Fridman tiene cerca del 48% del capital, es la sociedad de la órbita del inversor ruso que está involucrada en el llamado caso ZED, por el que el magnate tuvo que declarar en la Audiencia Nacional acusado por delitos contra el mercado, administración desleal e insolvencia punible por la quiebra de la tecnológica fundada por Javier Pérez Dolset. Tras su declaración Fridman quedó libre sin medidas cautelares.

Salió de Uber con una ganancia de 153 millones

En febrero. Tal y como revela en el apartado de hechos posteriores al cierre de 2019, Letterone se deshizo en febrero de su participación en Uber, por la que dice ha obtenido un beneficio de 153 millones de euros. El grupo inversor entró en la compañía tecnológica por primera vez en 2016 con una aportación de unos 180 millones de euros.

Activos. Entre todas sus inversiones, Letterone acabó el pasado año con una cartera de activos netos valorada en 14.300 millones de dólares, algo superior a los 14.200 millones con los que finalizó 2018, de los que en torno a 5.000 corresponden a sus inversiones financieras. Por otra parte, Letterone Investment Holdings cuenta con un acuerdo de financiación con la entidad bancaria suiza UBS, que le otorga una financiación garantizada de hasta 330 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar