Capital riesgo

Una decena de fondos oportunistas toman bonos de Telepizza para enfrentarse a KKR

Carlyle, Barings, Dryden o Oaktree están entre los principales bonistas

Una decena de fondos oportunistas toman bonos de Telepizza para enfrentarse a KKR

Los fondos oportunistas despliegan sus alas sobre Telepizza. De acuerdo a los registros de Bloomberg, una decena de hedge funds de todo el mundo han optado por comprar bonos de la cadena de restauración.

Ante la complicada situación financiera que atraviesa, derivada del cerrojazo de la economía para tratar de contener la pandemia, su estrategia pasa por forzar la situación para tratar de exprimir al máximo al primer accionista de Telepizza, KKR, con un canje por otros bonos más caros o incluso con una conversión de deuda en capital.

A la propia compañía no le dolieron prendas el viernes pasado en alertar de su complicada situación financiera. Reconoció tensiones de tesorería –la caja, a cierre de mayo, estaba en 50 millones, una vez ha dispuesto de todas sus líneas de financiación RCF– y afirmó que buscaba fondos por entre 95 y 115 millones para poder salvar su alianza con Pizza Hut.

La compañía busca tanto una inyección de capital como nueva financiación. Para ello ha contratado a Houlihan Lockey y Kirkland & Ellis. Fuentes financieras indican que la firma negocia con todas las partes involucradas (accionistas y deudores) para encontrar una solución que garantice la supervivencia de la compañía.

No lo tendrá fácil. El estrangulamiento del mercado de bonos de alto riesgo en los últimos meses y el efecto del Gran Confinamiento sobre la cuenta de resultados de la cadena de restauranets provocaron fuertes péridadas en sus bonos, que llegaron al 56% del nominal. Se recuperan y ahora cotizan al 65%. Estos 335 millones en bonos tienen apenas un año de vida. Fueron emitidos para financiar la opa por la que KKR (junto a Artá, Torreal, J Safra Group y Altamar) se hizo con la compañía en 2019. Vencen en 2026 y pagan un 6,25%.

Bonos

Este desplome en el precio de los bonos ha sido aprovechado por algunos de los mayores fondos oportunistas del planeta para tomar posiciones ante una posible reestructuración de la deuda de la compañía.

En los últimos dos meses han emergido como deudores de la compañía hedge funds como Halcyon, Babson, Aurium, Oak Hill, Golden Tree, Mackay, Cathay y Helaba. Se suman a otros que ya estaban presentes y que aprovecharon las caídas de la deuda para adquirir más títulos. Entre los principales bonistas de Telepizza se encuentran Barings, Carlyle, Prudential, Dryden o Oaktree. Todos ellos han encomendado a PJT Partners que los asesores en las negociaciones ante la compañía.

Algunos de estos fondos son viejos conocidos de empresas españolas con problemas. Por ejemplo, Barings es uno de los acreedores de Deoleo que entrará en su capital una vez se ejecute su rescate.

Prudential es uno de los bonistas de Codere que entró en su capital. Fue además accionista de Telepizza antes de la opa y uno de los que más se opuso a la operación. Junto a Bestinver y a Highcleare envió una carta a KKR en la que reclamaba elevar el precio ofrecido en la opa hasta los 7 euros por acción, frente a los 6 que pagaba el fondo de capital riesgo. Este grupo de accionistas rebeldes fue sumando adeptos de tal forma que llegaron a poner contra las cuerdas el éxito de la opa y el fondo se vio obligado a rebajar el umbral mínimo de aceptación hasta el 50%. Tras fracasar entonces, ahora puede cobrarse su vendetta.

La tensión está en el ambiente. De hecho, Telepizza ha cancelado la cumbre con sus bonistas en la que esperaba dar cuenta de sus resultados, según publica Bloomberg.

Además de llamar a los propios accionistas para que rescaten la compañía o ofrecer un pacto a los bonistas, a KKR le queda una opción más. Y esta es negociar financiación con sus bancos acreedores y tratar de beneficiarse de las líneas de avales que ha abierto el ICO. Santander, Citi, Barclays y Mizuho le concedieron un préstamo puente para financiar la opa, que fue después concelado con la emisión de bonos. Y le abrieron líneas de liquidez por 45 millones. Las fuentes consultadas indican que Telepizza aún no ha llamado a estas entidades.

Normas
Entra en El País para participar