Política

Sánchez cederá la gestión de la crisis a las autonomías en fase 3 desde el 8 de junio

El Ejecutivo pedirá una última prórroga del estado de alarma y se reserva el control de la movilidad en caso de rebrotes

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reúne con los presidentes autonómicos por videconferencia, en Madrid (España) a 31 de mayo de 2020.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reúne con los presidentes autonómicos por videconferencia, en Madrid (España) a 31 de mayo de 2020. Moncloa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha informado a las comunidades autónomas que iba a solicitar esta semana “la última y definitiva” prórroga de quince días del estado de alarma hasta el 21 de junio, aunque con una novedad con respecto a anteriores aplazamientos. En este último serán las autonomías que estén en la fase 3 de la desescalada las que asuman el control como autoridades competentes, y puedan decidir si entran en la nueva normalidad incluso antes de ese 21 de junio.

Una cesión de competencias que no será total. En la rueda de prensa posterior a la reunión con los presidentes autonómicos, Sánchez señaló que el Gobierno se reserva el control de la movilidad, aunque no concretó como piensa hacerlo, una vez que haya finalizado el estado de alarma el 21 de junio, en las regiones que todavía puedan seguir inmersas en el proceso de desescalada. “La capacidad de decisión en esta última fase 3 corresponde a cada autonomía. Es decir, en manos del Gobierno lo único que quedará será la regulación de la movilidad”, explicó Sánchez.

Esta nueva prórroga, para la que Sánchez ya se ha garantizado los apoyos suficientes gracias a los acuerdos alcanzados con ERC y PNV, entrará el vigor el 8 de junio. Será desde entonces cuando los territorios que estén ya en fase 3 puedan decidir cuánto dura esta última fase y si levantan el estado de alarma antes de los 15 días previstos, para entrar en la llamada ‘nueva normalidad’ antes de ese 21 de junio.

“Pasamos de la cogobernanza a la gobernanza plena por parte de las Comunidades Autónomas”, afirmó Sánchez, quien matizó que en el caso de los territorios donde todavía se esté en fase dos, como previsiblemente será el caso de Madrid y algunas zonas de Barcelona, seguirá siendo el Gobierno, a través del Ministerio de Sanidad, como autoridad delegada en esta fase, la que se encargue de decidir cuando pasan a fase 3. “En aquellas Comunidades que estén todavía en fase 2 seguiremos como hemos trabajado hasta ahora. Ellas proponen y nosotros lógicamente seremos los que acordemos con ellos el cambio de fase. No habrá novedad en las comunidades que estén en fase 2, aunque sea en esta prórroga. Y sí lo habrá en torno a quién es competente en la fase 3”, ahondó.

Uno de los primeros que se pronunció tras ese anuncio fue el presidente de Galicia, Alberto Nuñez Feijoo, quién avanzó que permitirá la movilidad de los gallegos entre las cuatro provincias si el Gobierno del Estado delega en las comunidades la “gobernanza absoluta” de la desescalada a partir de la fase 3, en la que toda Galicia prevé entrar a partir del lunes 8 de junio.

Por su parte, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, llamó a la prudencia ante la posibilidad de que la Comunidad Valenciana llegue a la fase 3 más tarde del 21 de junio. “Se pedirá el cambio de fase cuando se cumplan los parámetros epidemiologicos. Actuaremos de acuerdo a lo que digan los expertos”.

Reactivación de la mesa de diálogo con Cataluña

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirmó la posibilidad de retomar a partir de julio la mesa de diálogo con la Generalitat sobre la cuestión política de Cataluña, tal y como le reclamó ERC tras firmar la última prórroga del estado de alarma. “El Gobierno siempre ha mantenido, y ese es mi compromiso, que íbamos a retomar cuanto antes la agenda de la legislatura, y los compromisos de la investidura”, dijo.

La decisión de ERC de facilitar, con su abstención, la aprobación de la última prórroga del estado de alarma provocó el enésimo desencuentro con JxCat, su socio en el Gobierno regional, que tildó el acuerdo de “insuficiente” y pidió la recuperación de la gestión de la desescalada.

Normas
Entra en El País para participar