Motor

Amazon negocia la compra de la startup de vehículos autónomos Zoox

El gigante del comercio electrónico podría adquirir la firma por debajo de los 3.200 millones de dólares en los que estaba valorada en 2018

Coche aparcado de la startup de vehículos autónomos Zoox.
Coche aparcado de la startup de vehículos autónomos Zoox.

Amazon negocia la compra de la Zoox, una startup de vehículos sin conductor, según personas próximas a las negociaciones citadas por Bloomberg. En caso de alcanzarse el acuerdo, propulsaría los esfuerzos del gigante del comercio electrónico por entrar en el mundo de la automoción. 

Otras compañías del sector automóvil y de la industria de los semiconductores también han mantenido conversaciones con Zoox sobre una potencial inversión, de acuerdo con las mismas fuentes. Incluso una compañía, igual que Amazon, se ha ofrecido a comprar la startup. Sin embargo, esta no estaría dispuesta a vender por menos de 1.000 millones de dólares, la cantidad que ha recaudado hasta el momento, indican las fuentes.

La empresa ha precisado que ha recibido "ofertas de varias partes para una transacción. Estamos evaluando con Qatalyst Partners ese interés".

Zoox ha mostrado en el pasado su ambición y un amplio respaldo financiero. La startup quería construir un modelo de coche completamente autónomo este año. Sin embargo, después de la ronda de financiación de 2018, que valoraba a Zoox en 3.200 millones de dólares, el consejo de la empresa votó a favor de destituir al consejero delegado, Tim Kentley-Klay. El ejecutivo criticó el movimiento alegando que los directores preferían "optimizar por un poco de dinero en mano a expensan de conseguir un progreso profundo".

Dow Jones ha publicado que Amazon se encuentra en negociaciones avanzadas para adquirir Zoox por menos de esos 3.200 millones de dólares en los que estaba valorada la firma de vehículos sin conductor en 2018.

La empresa de ecommerce de Jeff Bezos compró en 2012 al fabricante de robots Kiva Systems a cambio de 775 millones de dólares. Ahora cuenta con millares de robots en todo el mundo. Sin embargo, el pago a conductores por llevar los encargos a su destino es uno de los grandes costes de la empresa. Bezos anunció planes para el reparto mediante drones en 2013, pero esta política no se ha aplicado a gran escala por el momento.

El año pasado Amazon reveló un robot de reparto experimental llamado Scout (explorador en inglés) en el área de Seattle, donde la compañía tiene su sede central. Este modelo de robot rueda por las calles como un carro de la compra.

La compra de Zoox podría ayudar a Amazon a "gestionar el aumento de los costes de envío, que superarán los 60.000 millones de dólares para 2025", estiman los analistas de inteligencia de Bloomberg Jitendra Waral y April Kim.

Normas
Entra en El País para participar