Crónica de la Bolsa

El Ibex gana el 3,44% semanal en un mercado expectante ante la vacuna

El barril de petróleo baja un 3% ante la incertidumbre económica

El Ibex gana el 3,44% semanal en un mercado expectante ante la vacuna Pulsar para ampliar el gráfico

Los ánimos se fueron desinflando a medida que la semana avanzaba, pero ello no fue óbice para que los mercados de todo el mundo se hayan tomado un respiro y hayan puesto fin a una racha de dos semanas consecutivas a la baja. El Ibex no ha sido una excepción y, pese a que el viernes cerró prácticamente plano con una subida del 0,17% que lo llevó a los 6.697,5 puntos, en la semana el repunte es del 3,44% para el principal selectivo español. El Stoxx 50 sube un 4,86% en ese mismo periodo, el Dax el 5,82% y el Cac un 3,9%.

Dentro del Ibex, la semana ha sido especialmente significativa ya que la CNMV volvió a permitir las operaciones en corto tras más de dos meses de prohibición de esta actividad inversora. El supervisor español de los mercados actuó de esta forma en consonancia con las autoridades de Francia, Italia, Austria, Bélgica y Grecia, que también levantaron su veto sobre los cortos el mismo día. Por cotizadas, Amadeus, IAG y Aena han sido las que mejor paradas han salido de las últimas cinco sesiones al firmar alzas del 24,2%, el 12,8% y el 11,4% respectivamente. En el lado opuesto, Bankia (-8,42%), Sabadell (-7,9%) y ACS (-6,4%) fueron las más castigadas del índice español.

En esta mejora que se ha vivido en los mercados tienen mucho que ver los prometedores resultados de una vacuna en fase experimental desarrollada por las biotecnológicas estadounidenses Moderna y Sorrento que fue capaz de generar anticuerpos contra el Covid en el estado inicial de sus pruebas clínicas. El viernes llegaban noticias aún más prometedoras de China, donde los resultados iniciales indican que es segura y genera anticuerpos.

La cada vez mayor reactivación económica en Europa a medida que se suavizan los confinamientos y las señales de cambio de tendencia en el modus operandi de la Unión Europea han sido también factores fundamentales.

La propuesta de Alemania y Francia para la creación de un fondo europeo de 500.000 millones de euros en subvenciones no reembolsables que ayuden a paliar los efectos económicos de la pandemia animó las compras en los mercados pese a las reticencias mostradas por Austria, los Países Bajos, Suecia y Dinamarca. Este fondo se sumaría a las medidas que la Unión ya ha aprobado hasta la fecha, que incluyen la movilización de un paquete que ronda los 540.000 millones de euros.

“El plan francoalemán del fondo de recuperación es muy poderoso en lo simbólico”, opinan los expertos de Bank of America. “Se han cruzado las líneas rojas de Alemania, una mayor cohesión europea vuelve a parecer una opción”, añaden. Según Bank of America, aunque el plan llega tarde y es insuficiente para suponer una gran diferencia en términos puramente económicos, sí que se trataría de un punto de inflexión en lo que a sentimiento se refiere.

Más allá de Europa, los ojos del mercado estuvieron el viernes muy atentos a China. La segunda economía del mundo celebró su evento político más importante del año, la Asamblea Nacional Popular. La situación ocasionada por la pandemia es tan excepcional que por primera vez ha esquivado fijarse un objetivo de crecimiento y en su lugar ha anunciado que centrará todos sus esfuerzos en combatir el desempleo.

Para ello, China aumentará el gasto público e invertirá en infraestructuras clásicas y de nuevo cuño como son la red 5G o puntos de recarga para vehículos eléctricos. Pese a las dudas que genera en los expertos la decisión de no fijarse un objetivo de crecimiento, Hans-Jörg Naumer, director de mercados de capitales globales e investigación temática de Allianz Global Investors, destaca que hay buenas noticias en el sentido de cómo se está reactivando la economía china a medida que vuelve a la “normalidad”. Según datos del Ministerio de Industria y Tecnologías de la Información de China, un 99% de las grandes empresas (aquellas con un volumen de negocio anual de más de 20 millones de yuanes, el equivalente a 2,58 millones de euros) y un 84% de las pymes de China habían reanudado su actividad a mediados de abril.

Entre los planes de Pekín se encuentra también intensificar su compromiso con poner en práctica los términos del acuerdo comercial de la “fase uno” con Estados Unidos, pese a la creciente tensión entre ambas potencias.

Tensión China-EE UU

En las últimas jornadas EE UU ha aprobado una ley que podría sacar de Wall Street a las empresas chinas (tendrán que demostrar que no están controladas por el Gobierno) y Trump ha acusado directamente a XI Jinping de ocultar información respecto al coronavirus. En su último encontronazo, el viernes China anunció que va a imponer la ley de seguridad nacional en Hong Kong, a lo que la Casa Blanca respondió que tomará represalias “con mucha fuerza”.

En el mercado de divisas, el euro cierra la semana apreciándose un 0,7% más respecto al dólar desde el anterior viernes 15 de mayo al alcanzar los 1,0894 dólares por cada unidad. La divisa comunitaria comenzó la semana ganando fortaleza ante la perspectiva de más medidas por parte del BCE, pero a medida que la tensión comercial iba volviendo a hacer acto de presencia, el dólar recuperó posiciones haciendo valer su papel de activo refugio. Esta misma perspectiva de más ayudas por parte del Banco Central Europeo fue la que provocó que la rentabilidad de la deuda española a 10 años terminase la semana ofreciendo un 0,626% desde el 0,76% en el que arrancó.

En la semana que está a punto de comenzar, el calendario de publicación de datos económicos está repleto. El mismo lunes se publica el índice Ifo de confianza empresarial de Alemania. Tras su fuerte descalabro, ahora es importante ver sobre todo en qué medida el componente de expectativas anticipa una estabilización inicial. El martes llega el turno del índice GfK de confianza de los consumidores de Alemania y el clima empresarial de Francia, así como el índice de actividad de la Reserva Federal de Chicago y la confianza de los consumidores de The Conference Board. El jueves se anuncian la confianza económica de la zona euro y los nuevos pedidos de bienes duraderos de Estados Unidos. “Puesto que los países están sufriendo los efectos de la pandemia de manera muy diversa, no cabe prever que el panorama económico sea uniforme, pero no deberían descartarse unos primeros signos de recuperación”, aventuran en Allianz GI. 

El petróleo continúa al alza

Peligro conjurado

El petróleo Brent, crudo de referencia en Europa, perdió cerca de un 3% de su valor en el último día de la semana hasta quedar alrededor de los 35 dólares por barril. Siguiendo una tendencia análoga a la de las Bolsas, el lunes subió con fuerza con las expectativas de avances en la vacuna contra el Covid para posteriormente perder impulso a medida que pasaban los días. Finalmente, en la semana sube un 7,5%. Por su parte, el crudo Texas de Estados Unidos se ha revalorizado más de un 11% en la semana hasta los 32,92 dólares por barril. Esta subida es especialmente significativa, ya que el día 19 expiraron los contratos de entrega de crudo del mes de junio y se empezaron a negociar los de julio como referencia principal. La última ocasión en la que se produjo este cambio en la negociación de contratos, fue cuando por primera vez en la historia, el petróleo entró en precios negativos ante las negativas perspectivas económicas y la falta de espacio para almacenarlo.

El petróleo continúa al alza

Normas
Entra en El País para participar