Gual (CaixaBank) afirma que la recuperación será más lenta de lo esperado

El presidente de la entidad asegura que "el dividendo es prioritario para el banco" y lo recuperará cuanto pueda

Junta accionistas CaixaBank Ampliar foto
Jordi Gual y Gonzalo Gortázar, en la junta general de accionistas de CaixaBank.

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, aseguró el viernes que "el dividendo seguirá siendo la prioridad absoluta para el banco". El banquero contestaba así a un accionista en la junta general de la entidad, celebrada por primera vez telemáticamente por la crisis del coronavirus, quien preguntaba por la remuneración a los inversores, y en concreto, a la Fundación Bancaria La Caixa, con casi el 40% del capital del banco (La Fundación se nutre de los dividendos de la entidad, sobre todo).

"Continuamos con este compromiso, aunque el entorno requiere la máxima prudencia", ha dicho Gual en alusión a la crisis derivada de la emergencia sanitaria del coronavirus.

Gual recordó que en los peores tiempos el banco ha seguido repartiendo dividendo. En esta ocasión, sin embargo, CaixaBank ha aprobado reducir el dividendo de 2019 a la mitad, 7 céntimos por acción, frente a los 15 céntimos previstos. La razón explicada también por el presidente, es que se ha seguido la recomendación del BCE, que ha pedido a todas las entidades europeas suspender el dividendo por prudencia ante la crisis del Covid, para reforzar el capital e impulsar el crédito.

La entidad también modificó la política de 2020 con un dividendo en efectivo no superior al 30% del beneficio neto.

Gual presumió ayer del crecimiento de CaixaBank durante el pasado ejercicio, con aumentos de cuota. Tanto Gual como Gortázar destacaron la fortaleza de la entidad para afrontar la actual crisis sanitaria.

El presidente, de hecho, destacó que pese a la caída del valor en Bolsa de las acciones del banco, su desplome ha sido menor que la de otras sociedades.

En su intervención, Gual, afirmó que las políticas económicas que se han implementado ante la crisis del coronavirus van en la dirección correcta, si bien consideró que "la situación actual merece, además, un esfuerzo fiscal coordinado y sustancial a nivel europeo".

También apostó por la implementación de "mecanismos de compartición del gasto entre países para evitar la distorsión del mercado único".

Celebró la iniciativa del presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, de crear un fondo de 500.000 millones de euros destinado a las regiones y sectores más afectados por la pandemia: "Es muy positivo y deseable que saliera adelante".

Sobre el papel del Banco Central Europeo (BCE), ha puesto en valor la contundencia de su respuesta con programas de compras de deuda pública, inyecciones de liquidez al sistema financiero y la relajación de los requisitos prudenciales.

En este sentido, ha sostenido que para la integridad de la zona euro, "es fundamental que el BCE continúe garantizando que su política monetaria se transmite con efectividad a todos los países de la Eurozona, independientemente de su situación fiscal".

Gual ha afirmado que la incertidumbre generada por el coronavirus dificulta dar previsiones sobre el futuro de la economía, ya que la recuperación dependerá de la contención del virus, el acceso a una posible vacuna y a la efectividad de políticas económicas.

Recalcó que los datos económicos muestran que "estamos ante un choque de enorme magnitud" y que existe "mucha incertidumbre", por lo que es "muy difícil" cuantificar cuánto puede caer el PIB.

"En el mejor de los casos, tanto en España como en Portugal estaríamos ante descensos de la actividad muy superiores al de los peores años de la gran recesión", ha declarado.

En su opinión, conforme pasan las semanas y se conocen nuevos datos de actividad y desempleo, "ganan plausibilidad" los escenarios "más adversos", lo que supondría una caída del PIB superior al 10 % en 2020 y una recuperación "más lenta de lo que todos desearíamos el año que viene".

En el turno de intervenciones de los accionistas destacan las quejas planteadas por los sindicatos.

CaixaBank ha gestionado ya 12.000 millones de euros en créditos con aval del ICO, según ha explicado su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, en la junta general de accionistas de la entidad, celebrada hoy telemáticamente en Barcelona, y sin presencia de accionistas como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

Los créditos gestionados corresponden a 143.800 solicitudes principalmente de pymes y autónomos, aunque también están destinados a empresas de mayor tamaño. El Gobierno puso en marcha el pasado 6 de abril un programa de 100.000 millones de euros en avales del ICO para créditos destinados al tejido industrial del país. Hasta la fecha se han habilitado ya 80.000 millones, destinados en gran parta a pymes y autónomos.

Gortázar también ha explicado que CaixaBank ha gestionado 344.000 solicitudes de moratoria tanto hipotecaria, como de otros préstamos al consumo. Estas solitudes incluyen la moratoria legal por clientes vulnerables y la moratoria voluntaria propuesta por la entidad. A ello se suman otras 9.800 moratorias de tres meses por renting de autos, y ha atendido a 4.300 familias con la condonación de alquileres, así como a 3,2 millones de clientes con el anticipo del pago de la prestación por desempleo y las pensiones.

En la junta se ha aprobado la reelección como consejera de María Verónica Fisas Vergés y el nombramiento como nuevo miembro del consejo de administración de Francisco Javier García Sanz para cubrir la vacante por la renuncia del consejero delegado de CriteriaCaixa, Marcelino Armenter.

Gortázar reclama cambiar el sistema retributivo de la plantilla

Jordi Gual y Gonzalo Gortázar.
Jordi Gual y Gonzalo Gortázar.

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, abogó este viernes por "replantear" el sistema fijado en convenio que permite que los costes laborales aumenten aunque se acuerde su contención para "hacer un negocio sostenible" en momentos tan complicados como los actuales por la crisis y los tipos en mínimos históricos.

"Tenemos que sentarnos, acordar y trabajar todo lo posible para que en las próximas semanas podamos llegar a un convenio de sector que es importante", refirió durante la Junta de accionistas del banco y tras la intervención de representantes de varios sindicatos, como CCOO y UGT, demandando compensaciones a la plantilla por el esfuerzo y con quejas por la falta de recursos de protección.

"Nuestra plantilla es la mejor, no tengo ninguna duda", coincidió con ellos el banquero, subrayando que cualquier reconocimiento desde el punto de vista salarial "tiene que ser algo con nuestras posibilidades" en un entorno donde "los tipos de interés son bajísimos" y hay crisis económica.

Gortázar pidió poner una demanda salarial en perspectiva asegurando que es la plantilla "mejor pagada" en la banca, con una retribución "muy por encima de los salarios medios de España", y recordó que la cúpula y más de 100 miembros de la dirección han renunciado a su remuneración variable y se han bajado en un 59% la retribución al accionista con los ajustes de dividendos.

"Vamos a luchar porque la entidad siga siendo lo más productiva, lo más eficiente y lo más rentable para que todos y, naturalmente empezando por nuestros empleados, estén satisfechos", concedió, para hacer hincapié a renglón seguido en la necesidad de tener presente la situación y el entorno. "Tenemos que acompañar a las condiciones de negocio. Tenemos que pensar en la sostenibilidad", apuntó.

A título de ejemplo indicó que, pese a la decisión de congelar este año el salario en el banco a las 2.000 personas fuera de convenio -responsables y dirección- o aplicarles una subida del 0%, el coste salarial ha crecido, en cambio, un 3,4% porque se producen deslizamientos, trienios o cambios funcionales.

"Creo que tenemos que replantear este sistema, esto no es sostenible y además da una impresión cuando la realidad es otra. Todo esto tenemos que sentarnos, estamos en el mismo barco. Queremos lo mejor, queremos lo mejor para el banco, queremos lo mejor para todos y cada uno de los empleados y empleadas, pero tenemos que ver también que la realidad no da de sí para mantener este sistema", defendió. "Seguiremos lealmente trabajando con los todos los representantes de los trabajadores para buscar soluciones y necesitamos sentarnos para buscar soluciones porque el sistema actual evidentemente tiene que ser reformado para asegurar la sostenibilidad de la institución", concluyó.

Normas
Entra en El País para participar