Deportes electrónicos

Vodafone Giants capta tres millones y acelera su expansión internacional en el negocio de los 'esports'

La compañía, que facturó el pasado año 3,4 millones, asegura haber cerrado la mayor ronda de inversión de un club de este tipo en España

Ricardo 'fox' Pacheco, jugador de Vodafone Giants, durante una competición.
Ricardo 'fox' Pacheco, jugador de Vodafone Giants, durante una competición.

Giants Gaming, la compañía detrás del club de esports al que Vodafone puso su nombre hace dos años, ha cerrado una ronda de inversión de tres millones de euros, “la mayor lograda por un club de este tipo en España”, según cuenta su cofundador y CEO, José Ramón Díaz. El único inversor de la ronda es el Grupo Sánchez Cózar, ligado al sector de la formación.

El dinero captado lo destinarán a impulsar su expansión internacional a nivel competitivo para lo que aumentarán la inversión en equipos que compitan fuera de España. También planean desarrollar nuevos productos que les ayude a seguir globalizando su marca y diversificar en fuentes de ingresos. “Ya hemos comenzado ese camino con la creación de una línea propia de periféricos con la marca Giant, con el lanzamiento de nuestra línea de moda y con la creación de productos audiovisuales que vendemos ad hoc a terceros, pero el objetivo es fortalecer estos negocios”, continúa Díaz.

Entre los planes de la compañía está igualmente construir unas nuevas instalaciones en Málaga, donde está la sede del club, “que será nuestro gran cuartel general”, con un estadio de esports, instalaciones de alto rendimiento donde los jugadores del club podrán entrenarse en el día a día, y un estudio para contenidos audiovisuales con la última tecnología. “La ronda de inversión que hemos cerrado confirma la buena salud de nuestra compañía, que cuenta con el club de esport más longevo en España y el de mayor éxito deportivo”, destaca Díaz. “Los nuevos fondos nos permitirán seguir siendo uno de los líderes del sector y continuar innovando en el entretenimiento digital”.

Giants Gaming, que tiene en la actualidad 75 empleados, el 80% jugadores y cuerpo técnico, facturó 3,4 millones de euros el pasado año, ejercicio en el que obtuvo un beneficio de más de 500.000 euros. El club compite actualmente en más de 30 competiciones con 13 equipos, con 47 jugadores profesionales y 10 amateur. Y, entre club y jugadores suman más de dos millones de seguidores en Twitter y más de 2,5 millones en Instagram.

Esta comunidad social los convierte, explican, en el club de deporte electrónico con más audiencia de la Super Liga Orange de League of Legends, la competición nacional más importante de esports, de la que es el actual campeón, con un total de espectadores anuales de casi 23 millones. Esta super liga reunió en las semifinales del 23 y 24 de marzo a cera de medio millón de espectadores (un 51% más que en 2019).

Va a construir en Málaga un estadio de esports, instalaciones de alto rendimiento y un estudio para contenidos audiovisuales

La compañía ya tiene un equipo en Asia, en Singapur, que compite en el juego Rainbow Six en una de las ligas más importantes del mundo, la Proleague. “Nuestros planes de expansión van muy enfocados a Latinoamérica, pues queremos convertirnos en una de las marcas hispanas más importante del mundo. Además, queremos expandirnos a algún otro juego que hoy no está dentro del club y hacerlo en competición internacional”, apunta Díaz.

El directivo no se atreve a dar previsiones para 2020 por el Covid-19. “Aunque el consumo de esports ha crecido gracias al confinamiento, igual que los videojuegos por streaming, nuestro sector vive de los patrocinios; en nuestro caso, el 85% de los ingresos proviene de ellos, y con esta crisis, el panorama se ha complicado para todos”. Según un informe de Newzoo, el mercado mundial de deportes electrónicos generará unos ingresos de 1.059 millones de dólares este año, por debajo de su estimación anterior de 1.100 millones, entre otras razones por la cancelación de eventos presenciales y la caída de algunos patrocinios.

Pese a ello, Díaz destaca el trabajo que ha hecho su compañía durante los últimos años y asegura que crear líneas paralelas de negocio les ha dado equilibrio. “Además, seguimos recibiendo el apoyo de grandes marcas como Vodafone (nuestro principal patrocinador), Nike, L’Oreal (que ha renovado año a año desde hace cuatro) o Font Vella. Y, en pleno confinamiento, hemos cerrado acuerdos con Chupa Chups, que ha entrado en los esports, y Cuétara. Confiamos en cerrar un buen año en ingresos, porque tenemos planes de invertir mucho en nuestro plan de expansión internacional”.

El CEO de Giants Gaming destaca cómo durante el confinamiento muchas personas que no consumían esports se han acercado gracias, entre otras cosas, a que algunas figuras importantes de otros deportes (fútbol, baloncesto, Fórmula) y cantantes han participado en torneos benéficos y han atraído a mucho público. "Ahora nuestra labor es manterlos y hacer dada vez mejores contenidospara que estas personas sigan interesados en los deportes electrónicos".

Sinergias entre los ‘esports’ y la formación

Tras la operación, los fundadores mantienen el control de la compañía, mientras el nuevo inversor ostenta una participación inferior al 20. El resto está en manos de otros cuatro socios: Gabriel Sáenz de Buruaga, Alejandro Beltrán, Luis Ferrándiz y el youtuber Lolito Fernández, uno de los mayores influencers del mundo.

Giants Gaming no descarta dar entrada a algún socio internacional, pero no planea nueva ronda de financiación al menos hasta dentro de 2 ó 3 años. Su nuevo socio buscará sinergias entre el sector de la formación y los esports dentro del proceso de renovación que ha emprendido hacia una formación de carácter tecnológico, digital y orientada a la empleabilidad.

Normas
Entra en El País para participar