El último gran patrimonio familiar que saldrá a Bolsa convertido en socimi

La inmobiliaria Torre Rioja, presidida por Ángel Soria, es de las mayores propietarias de oficinas en Madrid

Nuevo edificio de la socimi Torre Rioja en la calle Osiris de Madrid y sede de una división global tecnológica de la farmacéutica Roche.
Nuevo edificio de la socimi Torre Rioja en la calle Osiris de Madrid y sede de una división global tecnológica de la farmacéutica Roche.

Uno de los grandes propietarios de oficinas de Madrid, la inmobiliaria familiar Torre Rioja, saldrá a Bolsa. Lo hará tras convertirse en socimi (sociedad cotizada de inversión en el mercado inmobiliario) en las pasadas semanas, siendo una de las últimas grandes compañías patrimonialistas en acogerse a esta figura jurídica con ventajas fiscales.

Torre Rioja nació como inmobiliaria de la familia del actual presidente y consejero delegado, Ángel Soria, en los años sesenta en Madrid. Dispone de relevantes propiedades como las sedes corporativas en España de BNP Paribas, Axa, Roche, Lar España, Volvo, Ikea o Aon, entre otras. El primero de esos grandes activos fue levantado en los años ochenta en la zona empresarial de Cuzco, en la calle Rosario Pino de Madrid, y bautizado como Torre Rioja.

La compañía formalizó la transformación de forma jurídica a socimi en marzo. Este tipo de compañías inmobiliarias disponen de la ventaja de no tributar por el impuesto de sociedades a cambio de la obligación de repartir en dividendos (por los que el accionista sí paga impuestos) al menos el 80% del beneficio anual. También debe dar el salto a un mercado cotizado europeo en menos de dos años, por lo que Torre Rioja dispondrá hasta el inicio de 2022 para cumplir con ese requisito.

De momento la empresa no aclara en qué sistema de valores cotizará, ya que podría hacerlo en el mercado continuo o, más probablemente, en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) donde ya cotizan 76 socimis, debido a que para una empresa controlada por una familia es más favorable un menor número de accionistas minoritarios. También se abre la posibilidad de que pueda saltar al mercado de Euronext (que controla las Bolsas de París, Ámsterdam o Lisboa), ya que ha flexibilizado algunas de las normas que sí deben cumplir estas empresas en España.

El uso de la figura fiscal de socimi ha permitido traer a España numerosos inversores internacionales y la creación de grandes sociedades como Merlin Properties, Colonial o Lar España, entre otras, pero también para crear vehículos ligados a grandes patrimonios familiares, que cotizan en el MAB y donde agrupan las propiedades destinadas al alquiler. En ese segmento, entre decenas de pequeñas socimis, destacan grandes empresas como General de Galerías Comerciales, del empresario Tomás Olivo, y GMP, de la familia Montoro Alemán y que sumó al fondo soberano de Singapur GIC como socio. Es previsible que Torre Rioja juegue en esa liga de las grandes compañías. Torre Rioja no respondió a las preguntas sobre su transformación en socimi.

Patrimonio creciente

Soria y su familia (su madre María Jesús Vaquerizo aparece en el Registro Mercantil como vicepresidenta) han ido construyendo en los últimos años un gran patrimonio inmobiliario, que a fecha de 2018 estaba valorado en 618 millones de euros, según la última tasación publicada por la empresa. Aunque en los últimos meses ese portfolio ha crecido con fuerza debido a sus desarrollos inmobiliarios presentes fundamentalmente en el polo empresarial de Julián Camarillo (al este de Madrid).

La inmobiliaria, con ingresos de casi 25 millones de euros, dispone de 170.000 metros cuadrados de suelo terciario, que en un 85% de su actividad corresponde a la explotación de los alquileres de oficinas. También se le suman aparcamientos, hoteles, una pequeña parte de promoción residencial y una gran cartera de suelo de 100.000 m², entre los que se encuentra una parcela en las inmediaciones de Azca, en la calle Orense 40, y otra céntrica como desarrollo de oficinas en Budapest (Hungría). El propio auditor de las últimas cuentas de Torre Rioja disponibles, las de 2018, señala como riesgo que sería necesario conocer el valor de mercado de la cartera “debido a la cantidad de parcelas e inmuebles” comprados por si existe depreciación, ya que fueron adquiridos antes de la crisis de 2008.

En su cartera actual alquilada destacan la propia Torre Rioja de Cuzco; los edificios contiguos en la avenida de América ocupados por Axa y BNP (que anteriormente fueron la sede de Telefónica I+D); Osiris 11 en la zona de Julián Camarillo y arrendado a una división tecnológica global de la farmacéutica Roche, o el inmueble en la calle Mesena, donde tiene sede la propia socimi. Esta empresa familiar es dueña también de los hoteles Pío XII y Alcalá Norte, además de seis aparcamientos en la ciudad. Asimismo suma otros cinco solares y cuatro proyectos en construcción y dos nuevas propiedades llamadas Oficor y Julián Camarillo 10.

Impulso al nuevo distrito Madbit

Barrio. Torre Rioja se ha hecho fuerte en el polígono industrial de Julián Camarillo, en el que las fábricas han ido dejando paso a oficinas y viviendas en los últimos años. La compañía, según aparece en el Registro, es dueña de la marca Distrito Madbit, una nueva denominación de esa zona auspiciada por varios propietarios con el objetivo de impulsar el barrio como sede de empresas tecnológicas.

La joya. La nueva joya de la corona para la socimi será el edificio de oficinas OM Infinito, de 39.000 m², que actualmente termina de construir en Madbit. Pero en esa misma área ha finalizado recientemente otros edificios como Osiris (13.125 m²), Oficor (13.000 m²) y Julián Camarillo 10 (5.800 m²) y levanta otros en las calles Dédalo, Valentín Beato y Albalá. Igualmente dispone de terrenos para más sedes en esa área en las vías Albalá, Albasanz y Miguel Fleta.

Normas
Entra en El País para participar