Préstamos para vivienda

El cliente retoma el interés por la hipoteca variable

La percepción de que los tipos bajos durarán mucho más tiempo anima la contratación de préstamos variables, más baratos que los fijos pero más arriesgados en el largo plazo

El cliente retoma el interés por la hipoteca variable pulsa en la foto

La era de los tipos de interés bajos se alarga en el tiempo y los clientes de hipotecas toman nota. La percepción del riesgo ha cambiado en los últimos meses y el tradicional préstamo variable ha remontado, ganándole terreno al tipo fijo. El porcentaje de hipotecas constituidas a interés variable ha ido escalando hasta alcanzar el 62,6% en febrero, mientras que la contratación a tipo fijo ha flojeado desde que en octubre pasado marcara un récord al suponer el 45,3% del total del crédito residencial, según los últimos datos de Estadística. Los expertos sostienen que el mercado está muy dividido y no creen que las hipotecas a tipo fijo, que se han cuadruplicado en apenas cuatro años, hayan tocado techo. A su juicio, la política monetaria actual invita a arriesgar con la modalidad variable hasta que se vislumbre un cambio. Llegado ese momento, siempre es posible pasarse al tipo fijo, un trámite que facilita y abarata la nueva Ley Hipotecaria.

“Es pura madurez del mercado”, opina Santos González, presidente de la Asociación Española Hipotecaria (AHE). “Si bien hace unos años los consumidores buscaban protegerse ante la expectativa de que los tipos rebotarían en cualquier momento, lo que alentó la contratación de tipos fijos, ahora saben que ese rebote no se va a producir a corto plazo y se arriesgan con los tipos variables”, explica. Para Julián Villén, responsable de hipotecas de Idealista, el tipo variable “merece la pena sobre todo en hipotecas de mayor importe con titulares de un nivel económico alto que pueden amortizar rápido parte de la hipoteca si se diera el caso”.

Las entidades financieras aseguran no haber notado grandes cambios. En Bankinter no observan “ninguna diferencia en las solicitudes con respecto a fechas anteriores; se siguen solicitando hipotecas tanto a tipo fijo como a variable”, comentan fuentes de la entidad, que apuntan que cada cliente elige la opción que mejor le conviene”.

Los créditos fijos pierden fuelle tras tocar máximos en el 45,3% el pasado octubre

Las hipotecas variables están referenciadas al índice euríbor y las cuotas suben o bajan en función de la fluctuación de los tipos de interés. En las hipotecas fijas se paga siempre lo mismo. El portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano, afirma que los bancos “no favorecen una opción u otra y son los clientes los que deciden”. Añade, no obstante, “que es cierto que la situación actual de tipos muy bajos es excepcional, como constantemente reconocen las autoridades, y el cliente debe valorar la tranquilidad de fijar los pagos durante toda la vida del préstamo con tipos de interés mínimos desde una perspectiva histórica”.

De hecho, las hipotecas a tipo fijo empezaron a ganar popularidad hacia 2016, cuando la banca vio en ellas la oportunidad de compensar la caída de la rentabilidad por los mínimos del euríbor, que hoy día continúa en negativo aunque ha repuntado con fuerza en las últimas semanas. La competencia entre bancos favoreció unos precios muy competitivos a tipo fijo, que todavía siguen vigentes y que rondan el 2% TAE. Sin embargo, los diferenciales de las hipotecas variables rondan el 1% y el euríbor actual no suma, sino que resta, lo que hoy por hoy las hace más baratas. “Una escalada reducida del euríbor no debería tener un gran impacto sobre las cuotas de las hipotecas variables, que seguramente sigan siendo más baratas que las fijas a corto y medio plazo”, destacan desde el comparador financiero HelpMyCash, donde advierten también que es difícil prever los movimientos del euríbor. En todo caso, los tipos a cero van a extenderse por mucho tiempo en la zona euro y en las hipotecas a tipo fijo, el ritmo de amoritzación es además más lento.

La mayoría de bancos ofrecen tanto hipo fijo como variable, con algunas excepciones. ING solo dispone de variables y mixtas. Los expertos no tienen ninguna duda de que los préstamos fijos llegaron para quedarse y, según Villén, “si la situación actual se prolonga vamos a ver tipos fijos hipercompetitivos pese al Covid-19”, señala Villén.

La modalidad fija otorga seguridad sin exponerse a potenciales subidas de tipos

En MyInvestor creen que, tanto a tipo fijo como variable, “los precios de las hipotecas han tocado suelo o hay muy poco recorrido a la baja” y estiman que continuará la contratación de tipos fijos . “La subida del euríbor del -0,30 al -0,09 hace un 0,20 más atractivas las hipotecas a tipo fijo para los clientes”, aseveran.

Con todo, los clientes siempre tienen la opción de subrogar la hipoteca, cambiarla a otro banco, o negociar las condiciones con su entidad (novación).

Normas
Entra en El País para participar