La Comunidad de Madrid presenta la documentación para pasar a la fase 1 el próximo lunes

Los Gobiernos regionales que no avanzaron en la desescalada han vuelto a enviar sus informes técnicos al Ministerio de Sanidad para su evaluación

Una bibliotecaria de Es Castell, Mercorca coloca los ejemplares en la biblioteca este miércoles.
Una bibliotecaria de Es Castell, Mercorca coloca los ejemplares en la biblioteca este miércoles. EFE

La Comunidad de Madrid acaba de entregar, con cierto retraso, los informes técnicos que argumentan su paso de fase a partir de la próxima semana. La documentación que ha recibido el Ministerio de Sanidad incide en el refuerzo de la atención primaria y en la estrategia de seguimiento y control precoz de posibles casos de coronavirus. Los datos de la región epicentro de la pandemia son mejores que los que registró el pasado jueves, la primera vez que el Gobierno autonómico pidió avanzar en la desescalada, aunque continúan por encima de la media.

La incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes notificados en los últimos 14 días es de 39,74, frente a la incidencia de 58,26 del 7 de mayo (la media es de 25 infectados por cada 100.000 habitantes). En sus camas de UCI este miércoles hay ingresados 405 pacientes, el pasado jueves había 582 y los nuevos positivos han sumado 75 frente a los 226 que notificó el jueves. El Ejecutivo autonómico ha anunciado medidas extra a las que establece Sanidad en su plan de desescalada si avanza finalmente a la siguiente fase. Propone el uso obligatorio de mascarillas en espacios cerrado no solo en el transporte público, recomendaciones para negocios o establecer un compromiso de distancia social en los establecimientos.

Las comunidades como la de Madrid que no consiguieron que todo o parte de su territorio avanzara a la fase 1 el pasado lunes, lo vuelven a intentar. El plazo para enviar los informes terminaba este miércoles, a las 14.00 de la tarde. Ahora el comité de técnicos de Sanidad los evaluará y decidirá, de manera consensuada con los Gobiernos regionales, qué provincias o áreas sanitarias están preparadas para avanzar en la desescalada el próximo lunes y disfrutar de las medidas de alivio que ya aprovechan poco más de la mitad de la población medidas que permiten encuentros de hasta 10 personas, abrir las terrazas de los bares al 50%, los hoteles o los comercios, entre otras.

Las únicas que pidieron mantener en la fase 0 a casi la totalidad de sus territorios fueron Cataluña y Castilla y León argumentando prudencia, ya que valoraron que sus indicadores de incidencia de casos, muertes con coronavirus, ingresos en UCI y hospitalizaciones son aún muy altos. El resto del país, con algunas excepciones, quisieron pasar a la fase 1 íntegramente. También lo hicieron algunas de las más golpeadas por la pandemia, cuyas propuestas fueron rechazadas el pasado viernes. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, decidió mantener en fase 0 a la Comunidad de Madrid, a las provincias andaluzas de Málaga y Granada, a las castellanomanchegas de Toledo, Ciudad Real y Albacete, y a 14 áreas sanitarias de la Comunidad Valenciana donde se encuentran las ciudades más grandes de la región. Todas volverán a solicitar el avance en la desescalada.

La Generalitat Valenciana también ha entregado al Ministerio de Sanidad la documentación para que los 14 departamentos de salud que desde este lunes continúan en fase 0 pasen a la 1 con dos restricciones. Solicitan que se posponga en el departamento de salud de La Ribera, "por su singularidad", la medida que permite reuniones sociales de hasta diez personas, y que se impida, en todo el territorio de la Comunidad, celebrar actos y espectáculos culturales al aire libre de menos de 200 personas. La consejera de Sanidad, Ana Barceló, ha pedido, además, que se pueda circular dentro del territorio una vez que todos los departamentos de salud se encuentren en fase 1.

La Junta de Andalucía y de Castilla La-Mancha también han enviado sus informes técnicos para pasar a fase 1 a sus provincias pospuestas, una actitud que contrasta con la conservadora que mantiene el Gobierno de la Generalitat catalana. La consejera de salud, Alba Vergés, ha propuesto solo a las provincias de Lleida, Girona y la Catalunya Central para pasar de fase y deja fuera del avance hacia la nueva normalidad a Barcelona y su área metropolitana. Vergés ha considerado que aunque la capital catalana cuenta con una capacidad asistencial alta, tiene mucha densidad de población y, por tanto, alto riesgo de contagio.

La Junta de Castilla y León mantiene una actitud prudente. El Ejecutivo regional propone al Ministerio que entren en fase 1 áreas de salud que tengan tres o menos casos de coronavirus con test molecular por 10.000 habitantes en los últimos 14 días, o menos de uno en los últimos siete; y que el número de pruebas PCR realizadas sea de más de dos por caso positivo.

Las islas más pequeñas que se adelantaron al resto del país y se saltaron la fase 0, han solicitado pasar al siguiente y penúltimo escalón de la desescalada. En el caso del gobierno de Canarias lo ha pedido para las islas que primero pasaron a la fase 1 el pasado 4 de mayo La Graciosa, La Gomera y El Hierro. Lo mismo ha hecho el Consell de Formentera, ya que, desde que iniciaron la fase 1, la isla no ha registrado ningún caso positivo. La fase 2 autoriza mayor actividad económica.

Normas
Entra en El País para participar