Telecomunicaciones

El desplome de BT en Bolsa tras la operación de Telefónica arrastra a las 'telecos' europeas

La multinacional británica cae un 7% tras anunciar que suspende el dividendo

La fusión de O2 y Virgin Media sacudiría un mercado británico liderado por BT.
La fusión de O2 y Virgin Media sacudiría un mercado británico liderado por BT. EFE

La operación de Telefónica y Liberty Global para crear un gigante de las telecomunicaciones en Reino Unido desafía al mercado y, especialmente, al histórico líder del sector en el país en móvil y banda ancha, BT Group. La compañía española de telecomunicaciones baja más del 2% en Bolsa tras llegar a subir un 4% al conocerse el anuncio de la fusión, del que ya se había filtrado información. Por su parte, la multinacionbaal británica modera las caídas al 7% (llegó a caer más del 11%) después de anunciar que suspende el dividendo como consecuencia del impacto en sus resultados de la pandemia del Covid-19. También ha retirado sus guías de objetivos para este año y ha dado a conocer su plan estratégico para los próximos cinco años con el fin de modernizar el negocio.

El mercado británico de telecomunicaciones cuenta ahora con un nuevo macrooperador, rival directo de BT, propietario del operador de móvil EE, con un valor de negocio estimado en 24.000 millones de libras (30.000 millones de dólares o 27.400 millones de euros).

El resto de 'telecos' europeas cotizan en negativo en su mayoría. Telecom Italia baja un 0,8%, Orange cae un 0,33%, Cellnex, operador neutro de infraestructuras, resta un 0,69% y Telenor, un 2,12%. Se salvan de los número rojos Deutsche Telecom y Vodafone, que suben un 0,5% y un leve 0,04%, respectivamente.

El Stoxx Telecom ha girado a la baja y pierde un 0,8%. El sector de las 'telecos' europeas, uno de los más castigados en los mercados el año pasado, pierde un 14,5% en el año. Sin embargo, según Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities, es uno de los sectores que mejor está aguantando este año en las Bolsas europeas. "Aunque lejos de otros sectores considerados como defensivos como el de la salud, el tecnológico aguanta no por su carácter defensivo sino por el más que probable cambio en los hábitos de particulares y empresas, apoyados en la tecnología", sostiene. A su juicio, en principio, el sector no debe sufrir tanto la crisis como otros sectores más ligados al ciclo económico, al haberse convertido las comunicaciones en un bien de primera necesidad, más aún en un mundo confinado por el coronavirus.

El sector arrastra problemas desde hace tiempo, como el auge de compañías low cost como MasMóvil o Yoigo, las grandes inversiones en infraestructuras para el desarrollo del 5G, o la deuda como en el caso de Telefónica. La compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete tiene como prioridad reducir su deuda, después de que las autoridades de competencia de la Unión Europea (UE) bloquearan en 2016 la venta de O2 su venta a Three, propiedad de la hongkonesa CK Hutchinson, acordada en 2015 por 10.250 millones de libras (11.700 millones de euros, al cambio de hoy). El intento de la gigante española de lanzar la cotización en Bolsa de O2 se vio asimismo interrumpido por el proceso de Brexit o salida británica de la UE, tras el referéndum del 23 de junio de 2016.

Ahora, Telefónica ha llevado a cabo una operación valorada en más de 24.000 millones de libras (27.800 millones de euros). La unión de la operadora de banda ancha fija Virgin Media y la de móvil O2 generará "sustanciales sinergias" valoradas en 6.200 millones de libras (7.079 millones de euros).

Desde el departamento de análisis de Banco Sabadell sostienen que esta fusión no tiene un impacto relevante en el desapalancamiento de Telefónica pero las bondades se centran en el fortalecimiento de su activo en Reino Unido. "Permite a Telefónica ofrecer servicios convergentes, que aunque por el momento el mercado no está volcado en ellos, sí que le dejaría en una mejor situación competitiva", señala la entidad.

Desde IG, los analistas afirman que los números mixtos presentados por Telefónica "tampoco ayudan y esto está metiendo presión a un sector que de por sí se está viendo ya muy presionado desde mediados de 2015". Solo en los últimos tres años, compañías como las mencionadas BT y Telefónica o Telecom Italia se dejan ya en torno a un 60% de su capitalización, mientras que otras como la alemana Freenet o Vodafone lo hacen más de un 45%.

"El proceso de consolidación en el sector creo que no ha hecho más que empezar, teniendo en cuenta que los productos tradicionales que ofrecen las operadoras, voz y datos, se han convertido en commodities, y solo se diferencian por precio. Ello presiona los márgenes a la baja y fuerza a las operadoras a mejorar su eficiencia", asegura Figares, que apuntan que las fusiones permiten que surjan sinergias operativas y de gasto, y permiten que el nuevo grupo apalanque de forma más eficiente su estructura operativa.

Normas
Entra en El País para participar