Renta fija

El Tesoro adjudica 7.595 millones en la mayor subasta de letras desde 2010

Vuelve a cobrar por la deuda a un año

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro
Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro

En una jornada en la que las miradas están puestas en el mercado de deuda ante la decisión del Constitucional sobre la legalidad del programa de compras del BCE, el Tesoro Público español ha salido a probar suerte con la emisión de letras. El organismo que dirige Carlos San Basilio ha colocado 7.595,32 millones en letras a 6 y 12 meses. El importe colocado se sitúa por encima del rango medio previsto en la que es la mayor subasta de letras desde el 21 de septiembre de 2010.

Además de lo abultado del importe emitido y de la demanda, la mejor noticia es la mejora de las condiciones de financiación, pues para la deuda a un año el Tesoro ha vuelto a registrar rendimientos negativos. Es decir, vuelve a cobrar por emitir, una tendencia a la que puso freno el pasado 14 de abril.

En letras a seis meses se han vendido 930 millones con una demanda de 5.200 millones. Este apetito por la deuda española ha permitido profundizar en los tipos negativos que se sitúan en el -0,28% frente al -0,01% de la subasta anterior. En deuda a un año se han adjudicado 6.665 millones y de nuevo como venía siendo una constante desde 2016 los tipos han vuelto a terreno negativo. En concreto estos se sitúan el -0,08% frente al 0,16% anterior.

La emisión de este martes sigue la tendencia vista en las últimas colocaciones. A pesar del repunte de las rentabilidades en el mercado de deuda en las últimas semanas y de las dudas que genera la actual situación económica derivada del Covid-19, los inversores siguen confiando en el papel español. Después de que el Tesoro registrara la mayor demanda tanto para un emisor público como privado y para una sola referencia en sindicada a 10 años del mes pasado, la subasta de este martes la demanda ha alcanzado los 19.939 millones, lo que equivale a 2,6 veces el importe colocado.

La subasta de este martes es la primera que se realiza desde la reunión del BCE la semana en la que la institución que preside Christine Lagarde anunció nuevas medidas para hacer frente al nuevo escenario macroeconómico. También es la primera que se efectúa desde el Gobierno remitiera a Bruselas la actualización del Programa de Estabilidad en el que el Ejecutivo prevé una caída de la economía del 9,2% y un aumento del déficit público y de la ratio de deuda sobre PIB hasta el 10,3% y el 115,5%, respectivamente.

Normas
Entra en El País para participar