Energía

Repsol prevé una caída del 50% en ventas de carburantes en mayo y un 25% en junio

Mantiene en un 80% la capacidad de las refinerías y cortará la producción en los países donde no sea rentable

Estación de servicio de Repsol.
Estación de servicio de Repsol.

La demanda de carburantes en España caerá entre el 40% y el 50% en mayo respecto al mismo mes del año pasado, mientras que en junio el descenso será del 25%, según las previsiones avanzadas por Repsol, propietaria del 30% de la red de estaciones del servicio del país, con unas 3.400.

Abril ha sido "un mes dramático" en el mercado español, con una caída media del 57%, aunque en los peores momentos, coincidiendo la prohibición de toda actividad no esencial debido a la pandemia de coronavirus, llegó a ser del 85%, ha desvelado el consejero delegado de la compañía, Josu Jon Imaz, que ha apuntado que la situación comenzó a mejorar a partir del 13 de abril, con el fin de la "hibernación".

Actualmente, la reducción de las ventas combinadas de gasolina y diésel es del 49% y para el conjunto del mes de mayo, prevé una caída de la demanda de entre el 45% y el 50%.

En junio, la caída de la demanda se reducirá al 25%, en el mejor de los escenarios, añadió Imaz, quien añadió que con esas cifras, el negocio comercial ya sería rentable. Y apuntó que el coronavirus impactará en la movilidad, de forma que por una parte hará que bajen los desplazamientos por el incremento del teletrabajo, y por otra impulsará el aumento del vehículo privado frente al transporte público y el alquiler de coches.

En el caso del queroseno para aviación, la demanda se ha derrumbado en más del 95%, debido al menor consumo interno y al parón internacional de las aerolíneas, mientras que en gasóleo de calefacción y GLP ha habido un incremento por un mayor almacenamiento y el mayor consumo residencial por el confinamiento.

Pese a que la caída global de la demanda ha llevado al cierre temporal de las refinerías en todo el mundo, el sistema de refino de Repsol permite mantener tasas de ejecución "razonables" en sus refinerías (en abril, el grado de utilización de la capacidad de refino fue del 80%).

Durante la presentación a analistas de las cuentas del trimestre, que se han saldado con unas pérdidas de 487 millones de euros Imaz, subrayó que pese a las circunstancias adversas, la petrolera prevé cerrar el año con menos deuda neta que en 2019 (4.200 millones frente a los 4.220 de un año antes).

Por otra parte, el desplome de los precios y de la demanda, harán reducir la producción de la petrolera entre el 8 y el 11 % frente a 2019, hasta situarla en 650 o 630 millones de barriles equivalentes de petróleo (bpd), dependiendo de la duración de la interrupción de la actividad en Libia. La petrolera española "cortará" la producción en aquellos países en los que no se cubran costes, lo que podría afectar a mercados como Estados Unidos, Canadá, Trinidad y Tobago, Argelia, Bolivia, Perú o Malasia.

Normas
Entra en El País para participar