Grifols ofrece un millón de unidades a la semana de su nuevo test de Covid-19

El laboratorio catalán producirá en San Diego (EE UU) los kits y el mercado español será el prioritario

Laboratorio de Grifols en Paret del Vallés (Barcelona).
Laboratorio de Grifols en Paret del Vallés (Barcelona).

Grifols ya tiene lista su propia prueba para detectar el coronavirus. El laboratorio catalán ha anunciado este martes que ha completado el desarrollo de un test molecular bajo la tecnología TMA (Amplificación Mediada por Transcripción, en sus siglas en inglés) y que según la multinacional  permite la detección del virus SARS-CoV-2 en plasma, sangre y muestras respiratorias, "con una sensibilidad equivalente o incluso superior a otros test moleculares, disponibles actualmente, como los basados en PCR".

La compañía cotizada en el Ibex 35 también avanzó que dispone una capacidad productiva de un millón de test a la semana en su planta de San Diego (EE UU). La empresa ya había anunciado recientemente que estaba ultimando este test y que a partir de mayo comenzaría a comercializar el producto.

Este producto tendrá destino prioritario al mercado español, según fuentes de la compañía, y en un futuro se podría extender a otros países europeos. La empresa presidida por Víctor Grífols ha estado en contacto con el Ministerio de Sanidad para el desarrollo del producto y ya hay siete comunidades autónomas interesadas en hacerse con este nuevo test.

La multinacional catalana de hemoderivados pondrá a disposición de España a partir de la semana que viene 1,5 millones de test moleculares capaces de detectar el virus SARS-CoV-2 en tres horas y media, según afirma Daniel Fleta, el director industrial del grupo, y recoge Efe.

El laboratorio detalla que el llamado test TMA es una solución automatizada que incluye todos los reactivos, desde la preparación de la muestra hasta la obtención del resultado y se procesa en los equipos de laboratorios Procleix Panther (equipos de la propia empresa), con capacidad para analizar más de 1.000 muestras diarias por instrumento. En España existen alrededor de 30 de estos aparatos, lo que daría una capacidad de elaborar alrededor de 30.000 análisis diarios y 210.000 a la semana. Pero esa oferta inicial podría aumentar porque la compañía tiene stock de estos dispositivos para más hospitales.

La empresa ha trabajado en las sedes de San Diego (California), Bilbao y Barcelona para conseguir la producción de las pruebas en menos de tres meses. Comenzó el desarrollo de su test para detectar SARS-CoV-2 la primera semana de febrero. El diseño y fabricación del test se ha realizado en las instalaciones de San Diego. Posteriormente, los test se han validado en muestras de origen respiratorio en los laboratorios de Progenika en Bilbao, una empresa biotecnológica vasca adquirida por Grifols en 2013, que centra su experiencia en la validación de herramientas de diagnóstico molecular en cualquier tipo de muestra clínica.

El primer lote de producción de estos test fue de unas 100.000 unidades, de las cuales la mitad se dejaron en EE UU y la otra mitad se trajeron a España. De los 50.000 traídos a España, una parte se usó para completar los procesos de validación del test, pero aún quedan 35.000 disponibles, ha comentado Fleta, que ha añadido que el segundo lote está "en producción" y será el que llegue a partir de la semana que viene a España.

“Todo el talento de Grifols se ha volcado en desarrollar, producir y validar este test en tiempo récord, ha sido un auténtico trabajo de equipo. Estamos muy orgullosos del esfuerzo y el compromiso de nuestros colaboradores en estos momentos de crisis sin precedentes”, apuntó Raimon Grifols Roura, co-consejero delegado de Grifols.

Como novedad, la tecnología de Grifols permite lo que la compañía llama “estrategias de testado grupal de individuos”. Por este método, se analizan muestras de 16 personas a la vez, lo que permite multiplicar la capacidad de análisis de los centros sanitarios. Si alguna muestra da positivo, se vuelve a analizar hasta detectar al afectado. Este tipo de método, llamado pooling, se enfocará sobre todo a cuando la prevalencia de la enfermedad en la población sea baja. Significaría dar un salto de capacidad de 480.000 test diarios.

  • Tratamiento frente a Covid

El laboratorio catalán está también trabajando en la línea de desarrollar su propio tratamiento para afectados de Covid-19 a través de intercambio plasmático, tal como ha ido desvelando en las últimas semanas. La compañía realiza un estudio clínico de eficacia para una inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2 en colaboración con la agencia del medicamento estadounidense (FDA, en sus siglas en inglés) y otros organismos sanitarios. Igualmente, trabaja con las autoridades sanitarias de EE UU, España y Alemania para utilizar las trasfusiones directas, previamente inactivada a través del azul de metileno, de plasma de pacientes recuperados (plasma convaleciente) como tratamiento. También ha desarrollado una prueba diagnóstica de alta sensibilidad para detectar el SARS-CoV-2.

A finales de marzo anunció que espera empezar a producir inmunoglobulina frente a Covid-19 a partir de julio en Estados Unidos con el fin de ayudar a frenar la evolución del coronavirus. Se trata de un derivado plasmático con anticuerpos frente a esta infección.

Dentro de su inversión industrial, como parte de la respuesta contra la pandemia, el laboratorio está ampliando sus instalaciones para la inactivación vírica de plasma (en una técnica gracias al azul de metileno como marcador) situadas en su complejo industrial de Clayton (Carolina del Norte), en el que también cuenta con una planta aislada en la que producirá su inmunoglobulina anti-SARS-CoV-2.

Normas
Entra en El País para participar