Ribera pide a los municipios que potencien el uso de la bicicleta ante la desescalada

Envía una carta a la FEMP en la que destaca que puede contribuir a descongestionar el transporte público y permitir así a los usuarios mantener el distanciamiento social

Desescalada coronavirus
La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, durante rueda de prensa el pasado domingo.

La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha pedido a los ayuntamientos impulsar el uso de la bicicleta, principalmente en municipios de más de 5.000 habitantes, como alternativa al transporte público ante el proceso de desescalada por el Covid-19.

En una carta enviada a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Ribera ha trasladado diversas propuestas para fomentar la bicicleta en las ciudades, descongestionar el transporte público, mantener la distancia de seguridad entre usuarios y evitar el uso masivo de automóviles particulares, que agravaría la calidad del aire en las ciudades.

También ha hecho alusión en un comunicado a estudios científicos que asocian la contaminación atmosférica a un mayor impacto del coronavirus, y ha recordado que en las circunstancias actuales, las obligadas restricciones en materia de movilidad han mejorado sustancialmente la calidad del aire.

En opinión de la vicepresidenta cuarta del Gobierno, la progresiva recuperación de la actividad implica retos de movilidad que tengan en cuenta tanto la reducción de las necesidades de desplazamientos -fomento del teletrabajo- como la flexibilidad horaria o el fomento de medios de transporte sostenibles, incluidos la movilidad activa y otras modalidades de micromovilidad.

De este modo, entre las propuestas presentadas a la FEMP destacan el impulso de los servicios de bicicleta compartida pública, que deben de contar con las garantías necesarias para evitar contagios, e implantar infraestructuras provisionales de bajo coste para la ampliación de zonas peatonales y ciclistas.

Dichas infraestructuras pueden incluir, por ejemplo, la reserva del carril derecho en grandes arterias para la bicicleta o la reducción de la velocidad en ciudad -prohibición de circular a más de 30 km/h en vías de un solo carril por sentido-, medida en la que ya está trabajando la DGT.

Además, Ribera aboga por establecer corredores en zonas periurbanas que comuniquen polígonos, municipios vecinos o campus universitarios con los centros de las ciudades, así como considerar la bicicleta como medio de transporte y no como herramienta de ocio, con el fin de evitar potenciales malentendidos.

Otros puntos de la propuesta son facilitar la intermodalidad con transportes colectivos -Metro y Cercanías-, reducir las restricciones a subir las bicis en los mismos, facilitar la integración tarifaria de los sistemas de préstamo de bicis con títulos de transporte colectivo y promover aparcamientos seguros para bicicletas en centros de trabajo, estaciones de autobuses y de cercanías y puntos estratégicos.

Para dar visibilidad a estas propuestas se desarrollarán campañas de difusión de la bicicleta como medio de transporte autorizado y recomendado, mientras que también se presentarán guías de buenas prácticas para uso.

El Gobierno está analizando también el desarrollo de medidas de apoyo a la bicicleta a medio y largo plazo, partiendo de las ya recogidas en la Estrategia Estatal de la Bicicleta, con el objetivo de que el impulso a esta forma de movilidad activa y limpia tenga continuidad y se consolide en el tiempo.

Asimismo, el desarrollo, con el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, de una Estrategia y una Ley de Movilidad Sostenible ofrecerá la oportunidad de abordar esta cuestión más allá del proceso de desescalada de la crisis sanitaria.

Normas
Entra en El País para participar