COVID-19

La búsqueda de vivienda con balcón, terraza y jardín se ha disparado un 40%

El confinamiento dispara la búsqueda de pisos con luz

Viviendas en Barcelona.
Viviendas en Barcelona. Europa Press

Más de 40 días de confinamiento han disparado la búsqueda de viviendas en internet y han provocado un cambio en las preferencias de los españoles, que valoran mucho más que sean luminosas y tengan balcón o jardín, aunque ello suponga renunciar a vivir en el centro de la ciudad e irse a las afueras.

Vivir encerrados en casa durante semanas, a menudo en espacios reducidos y sin una salida al exterior, ha hecho que los ciudadanos que quieren cambiarse de vivienda tengan en cuenta unos requisitos que antes del 14 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma por la pandemia de coronavirus, ni siquiera se habían planteado.

Un estudio del portal inmobiliario Idealista, además, apunta que el 7,9 % de los hogares españoles está pasando el confinamiento sin ver la calle desde su vivienda, al ser esta completamente interior.

No es de extrañar, pues, que las búsquedas de vivienda con balcón, terraza y, especialmente, jardín se hayan disparado un 40 % desde el inicio del confinamiento y hayan ganado protagonismo los áticos, chalés y plantas bajas frente a los pisos convencionales, según la plataforma Fotocasa.

Servihabitat, que gestiona más de 55.000 inmuebles en toda España, también ha constatado un cambio de tendencia en la tipología de producto deseado, pues las búsquedas de viviendas con terraza o jardín en su web han crecido un 26 % desde el inicio del brote de coronavirus.

"Este confinamiento cambiará las prioridades de los españoles y otorgará a la vivienda una importancia que hasta ahora quizá nunca había tenido", señala Fotocasa, que genera cada mes un tráfico de 25 millones de visitas y que cada día consultan un promedio de 500.000 usuarios únicos.

Desde Fotocasa, que es propiedad del grupo Adevinta, dueño también de Habitaclia, apuntan a Efe que tras el confinamiento muchos españoles seguirán haciendo teletrabajo, lo que pondrá en valor aún más el hecho de disponer de una casa con amplitud, luminosidad y con una salida exterior.

El deseo de poder tener jardín en la futura vivienda indica, además, que muchos españoles están dispuestos a dejar las grandes ciudades para irse a vivir a las afueras o zonas menos pobladas, que es donde principalmente se pueden encontrar estas casas con patios o amplias zonas ajardinadas.

Los datos de Idealista así lo corroboran: en el mercado "prepandemia", el 44,1 % de las búsquedas de piso se centraban en las capitales de provincia, es decir, en las grandes o medianas ciudades, mientras que tras el decreto del estado de alarma este porcentaje se ha reducido hasta el 38,8 %.

"Durante la cuarentena, son muchos los españoles que se han dado cuenta de que viven en una vivienda que no les gusta y que preferirían vivir en zonas menos céntricas a cambio de disponer de más metros cuadrados, mayor luminosidad, jardines o terraza", afirma el jefe de estudios de Idealista, Fernando Encinar.

Coincide con Fotocasa, además, en que el buen funcionamiento que está teniendo el teletrabajo en muchas empresas posiblemente esté empujando a muchos profesionales a plantearse establecer su residencia en municipios a las afueras de las grandes ciudades.

Idealista asegura que este fenómeno se está produciendo en todas las provincias españolas: Barcelona ciudad, por ejemplo, concentraba en enero el 51,3 % de las búsquedas y ahora este interés ha caído al 49,1 %.

En Madrid se ha pasado en el mismo período del 63,2 al 60,8 %; en Sevilla del 56,7 al 53,7 % y en Málaga del 27,6 al 24,1 %, una situación que se repite en ciudades como Zaragoza, Bilbao, Valencia, Palma de Mallorca o Valladolid.

En declaraciones a Efe, el consejero delegado de la inmobiliaria online Housfy, Albert Bosch, afirma que aún no dispone de datos específicos sobre búsquedas en este período de confinamiento, pero sí se muestra convencido de que, una vez superada esta etapa, "la gente querrá cambiar de piso", ya que le habrá visto todo tipo de carencias al suyo en tantos días de encierro y quizá quiera optar a uno mejor en todos los sentidos.

Es el caso de Dunia, una joven de Sabadell (Barcelona) que vive en un piso junto a su pareja y su hijo pequeño y que está buscando una vivienda a la que trasladarse a partir de noviembre, cuando se le acaba el contrato de alquiler.

Dunia, que trabaja en un comercio y está afectada por un ERTE, explica a Efe que busca un piso o una casa de al menos tres habitaciones en esta misma ciudad, pero con una condición: que tenga patio o un balcón amplio y con sol.

Reconoce que el confinamiento lo están llevando "bastante bien" en su viejo piso de alquiler, pero lo llevarían "mucho mejor" si tuvieran un espacio exterior donde el niño pudiera jugar y los tres pudieran pasar ratos al aire libre.

Normas
Entra en El País para participar