Sánchez anuncia la desescalada: el martes aprueba el plan y desde el 2 de mayo se podrá salir a hacer deporte

Advierte que el alivio de restricciones será "asimétrico" entre distintas zonas pero se regirá por "las mismas reglas" en toda España

 Captura de la señal institucional de Moncloa del presidente del gobierno, Pedro Sánchez
Captura de la señal institucional de Moncloa del presidente del gobierno, Pedro Sánchez EFE

Pedro Sánchez ha comparecido este sábado para anunciar que a partir del 2 de mayo se relajarán las restricciones del estado de alarma si las salidas con niños y niñas menores  de 14 años a partir del domingo no provocan un aumento de contagios. En concreto, el presidente del Gobierno ha anunciado que a partir del 2 de mayo se permitirán las salidas para hacer deporte de forma individual o dar paseos las unidades familiares.

Desde el domingo, cuando se podrá salir a dar paseos con menores de 14 años, habrá sucesivas medidas de alivio, y una de ellas será que a partir del 2 de mayo, si la propagación sigue contenida, se podrá salir a hacer actividades físicas y a dar paseos, “si la evolución es favorable como hasta ahora”. Aseguró que el Gobierno lleva tres semanas trabajando en dicho plan, y que estará basado en el criterio de los expertos.

Sánchez también ha anunciado que el martes el Consejo de Ministros aprobará el plan de desescalada y que este durará todo el mes de mayo, que será "gradual" y "asimétrico", dependiendo de cada territorio. Aun así destacó la importancia de ser cautos y prudentes. 

El presidente ha avanzado que desescalada será a "distintas velocidades", por zonas, en función de la epidemia en cada lugar. "Mediremos y antes de avanzar consolidaremos los pasos anteriores", ha dicho. No disponemos de un manual infalible", resaltó el presidente del Gobierno. Y ha subrayado que deberá estar coordinada con las mismas reglas. "La máxima será una: entramos juntos y vamos a salir juntos como país".

La entrada en la segunda etapa de desescalada deberá hacerse, en todo caso, con prudencia porque está “plagada de riesgos y peligros”, advirtió. Sánchez marcó tres reglas a la hora de programar la desescalada. En primer lugar, esta ha de ser gradual. "No vamos a recuperar de golpe toda la actividad y movilidad social. La vamos a hacer por etapas", indicó Sánchez, quien aclaró que deberá estar coordinada con las mismas reglas. "La máxima será una: entramos juntos y vamos a salir juntos como país". Y cada campo de actividad tendrá la suya, el deporte, la restauración, las actividades religiosas y culturales, señaló como ejemplos.

En segundo lugar, la desescalada será asimétrica, pues dependerá del territorio, ya que unos se han visto más afectados que otros, y podrán poner en práctica esas medias antes en su caso.

Y en tercer lugar, será coordinado, guiados todos por las mismas reglas pero en tiempos distintos. Aseguró que habrá un mismo cuadro de mandos, contestando de esta forma a la reclamación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de se devolvieran las competencias para tomar sus propios pasos de desconfinamiento. E insistió en que tendrán unos mismos criterios objetivos, para asegurar que antes de avanzar se hayan consolidado lo conseguido.

El presidente del Gobierno apeló en repetidas ocasiones a la unidad para conseguir estos resultados y evitar que haya competencia por ver quien llega antes a la meta, porque “nadie debe precipitarse porque puede arrastrar al resto", afirmó.

Sánchez insistió en la necesidad de reforzar las capacidades del sistema de salud en todos y cada uno de los territorios, para estar preparados por si llegan nuevos brotes. Porque no dependerá tanto del número de contagios como por la respuesta sanitaria que tenga cada comunidad ante un posible brote de la pandemia. Ha de haber una asistencia sanitaria reforzada en el número de camas, UCI, vigilancia epidemiológica, PCR, la identificación de los contagios y la protección colectiva, que son higiene, mascarillas y distanciamiento. “Otro brote no puede poner en riesgo el sistema nacional de salud”. Y anunció que el domingo va a enviar a las comunidades autónomas 800.000 test rápidos adicionales, con lo que en total el Gobierno ha repartido 2,8 millones de unidades para el diagnóstico para el Covid-19.

Actividad económica

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, indicó que las consecuencias económicas derivadas del Covid-19 van a ser "terribles y tremendas" tanto en España como en Europa, pero eludió concretar cuáles son las nuevas previsiones macroeconómicas del Gobierno.

Sánchez afirmó que España enviará a Bruselas sus previsiones "cuando corresponde" --los países de la UE deben enviar antes del 30 de abril sus previsiones macroeconómicas y sus planes presupuestarios--, y añadió que existe mucha dificultad para cuantificar el impacto, como lo demuestran las estimaciones de algunos organismos nacionales e internacionales. En este sentido, recordó que hay previsiones que plantean una caída del PIB que va desde un descenso de la economía del 5% hasta una caída del 10%. "Es decir, estamos hablando de previsiones que estiman con horquillas del doble", reiteró.

"Lo que está claro es que las consecuencias van a ser terribles, tremendas, lo van a ser, en Europa y en el mundo", aseguró Sánchez, tras confiar en que la crisis económica dure poco y, para ello, aseguró que es "importante" plantear bien la desescalada.

Para Sánchez, las consecuencias económicas van a ser "muy importantes" por el "parón de la actividad", pero subrayó que la "máxima" del Gobierno es "no dejar a nadie atrás". "Hemos estado poniendo en marcha medidas sociales y económicas para tratar de mantener vivo el tejido productivo, los empleos creados y la protección social de los damnificados", afirmó.

Apertura de negocios

En cuanto a la apertura de establecimientos dentro del plan de desescalada que el Gobierno aprobará el martes, el jefe del Ejecutivo afirmó que el orden de apertura de los mismos dependerá de "criterios objetivables", como el número de contagios, el grado de ocupación de UCI o el fortalecimiento de la sanidad y de la atención primaria en cada territorio.

"No podemos permitirnos que se ponga en riesgo de nuevo el sistema nacional de salud, permitiremos abrir unos u otros establecimientos en función de parámetros que a veces resultan obvios, pero que hay que poner encima de la mesa, por ejemplo qué implica la apertura para la movilidad", reiteró.

En este sentido, dijo que hay países de la UE que han dado una "respuesta lineal" y han puesto fechas de apertura a distintos negocios. "En España no lo vamos a hacer, lo que vamos a hacer es definir una serie de indicadores objetivables y públicos en base a los cuales los distintos territorios vayan transitando hacia la nueva normalidad", añadió.

Normas
Entra en El País para participar