Energía

Berkeley sigue adelante con el proyecto de construir una mina de uranio en Salamanca

La compañía está en contacto con las autoridades para continuar con los trámites necesarios pese al Estado de alarma

 Planta de Berkeley en Retortillo (Salamanca).
Planta de Berkeley en Retortillo (Salamanca). Reuters

Berkeley Energía sigue centrándose en el progreso de las aprobaciones necesarias para iniciar la construcción de la mina de Salamanca y ponerla en producción y la compañía sigue colaborando con las autoridades competentes a fin de facilitar la resolución oportuna de las aprobaciones pendientes necesarias para iniciar la construcción de la mina. Así lo ha explicado el grupo minero australiano a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los ejecutivos españoles de la Compañía se han reunido y han mantenido un diálogo "constructivo" con funcionarios del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la Junta de Castilla y León y el Municipio de Retortillo durante el primer trimestre, añade. A finales de marzo, la compañía presentó formalmente la documentación oficial actualizada en relación con la Autorización de Construcción ("NSC II") al CSN.

El siguiente paso en el proceso es que el equipo técnico de la CSN complete su informe y lo presente a la junta de dicho organismo para su ratificación. La Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo de la Junta de Castilla y León informó al Municipio de Retortillo y a la compañía en marzo que la Autorización de Uso Excepcional de Suelo previamente concedida, un requisito para la concesión de la Licencia de Urbanismo, sigue siendo plenamente válida y ejecutable. Berkeley explica además que, esta resolución permite al municipio de Retortillo avanzar en la tramitación de la solicitud de la licencia de urbanismo.

Berkeley añade que, a raíz de la declaración del Estado de alarma en España, el Gobierno suspendió el plazo para todos los procedimientos administrativos y legales mientras el Estado de alarma esté activo, sin embargo, la Administración española sigue funcionando y Berkeley ha mantenido una "comunicación continua" con los funcionarios pertinentes del CSN, la Junta de Castilla y León y el Municipio de Retortillo para asegurar que los procesos de autorización sigan avanzando.

La dirección estaba bien preparada e implementó una política de "trabajo desde casa" una semana antes de que el gobierno declarara el Estado de alarma. Además, recuerda que durante el primer trimestre se ha realizado con "éxito la auditoría externa anual de los Sistemas de Gestión Ambiental y de Minería Sostenible de la compañía, y en el marco de su compromiso con la Minería Sostenible, la compañía ha iniciado un Análisis de Ciclo de Vida de sus procesos operativos, con el fin de determinar el impacto ambiental de los productos asociados a estos procesos desde su origen (materias primas) hasta el final de su vida útil".

A petición del CSN, Berkeley ha consolidado las respuestas de la Compañía a todas las consultas técnicas del CSN en la documentación oficial y ha ampliado la descripción de algunas secciones, por ejemplo, la gestión de desechos, el análisis de posibles accidentes, la evaluación del impacto radiológico ambiental y la modelización hidrológica. Estas tareas ya se han completado y la documentación oficial actualizada se presentó oficialmente al CSN a finales de marzo.

Una vez aprobado por la Junta del CSN, el informe y la recomendación del mismo, que es "obligatorio y vinculante en materia radiológica", se entrega a MITECO, que es la autoridad sustantiva responsable de la concesión del NSC II.

Respecto al mercado de uranio, Berkeley Energia explica que el precio de contado del uranio ha aumentado en 32,50 dólares por libra debido a la incertidumbre sobre los impactos de Covid-19 en la cadena de suministro de combustible nuclear. Esto representa un incremento del precio del uranio del 30% en lo que va de año.

Durante y después del trimestre, varios de los principales productores de uranio anunciaron interrupciones en el suministro de Covid-19, entre ellos Kazatomprom y Cameco. Los analistas prevén un mayor endurecimiento de las condiciones del mercado, ya que el actual déficit estructural de suministro en el mercado mundial del uranio se ve agravado por estas y otras posibles interrupciones del suministro de COVID-19.

Normas
Entra en El País para participar