Crisis sanitaria

El Gobierno estudia prorrogar dos meses la prioridad del teletrabajo

El Consejo de Ministros prevé aprobar nuevas medidas laborales y de mejoras de financiación de las empresas

Teletrabajo
Una mujer realiza teletrabajo en su casa.

El Gobierno lo advierte casi a diario: las medidas para que las empresas intenten paliar los daños por la crisis del Covid-19 no han terminado. El Consejo de Ministros tiene previsto abordar hoy un nuevo real decreto de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo, en el que se incluyen propuestas de carácter laboral y para mejorar la financiación de las empresas, entre otras cosas. Con esta norma, según el borrador al que ha tenido acceso CincoDías, el Gobierno se plantea “prorrogar dos meses el carácter preferente del trabajo a distancia, así como el derecho de adaptación del horario y reducción de la jornada”.

No obstante, fuentes del Ministerio de Trabajo indicaban ayer por la tarde que la decisión de que esta medida se aprobara finalmente hoy, aún no estaba tomada, ya que el contenido de este real decreto aún no estaba cerrado del todo. De hecho, su aprobación podría generar polémica al no haberse pactado con los empresarios. Concretamente, el borrador prorroga dos meses lo establecido en los artículos 5 y 6 del decreto del 17 de marzo que desarrolló las medidas del estado de alarma, en los que se establecía el trabajo a distancia como alternativa preferente para las empresas. Y reforzaba el derecho de los trabajadores a adaptar su jornada y reducirla hasta en un 100% (sin remuneración) para el cuidado de hijos o mayores.

Esto significaría que la prorroga de dos meses empezaría un mes después de finalizar el estado de alarma. Es más, esta prórroga podría no ser la última, ya que el texto añade que “cabrán prórrogas adicionales”.

En el decreto 8/2020 se decía que debían establecerse “sistemas de organización que permitan mantener la actividad por mecanismos alternativos, particularmente por medio del trabajo a distancia, debiendo la empresa adoptar las medidas oportunas si ello es técnica y razonablemente posible y si el esfuerzo de adaptación necesario resulta proporcionado”. Y añade: “Estas medidas alternativas, particularmente el trabajo a distancia, deberán ser prioritarias frente a la cesación temporal o reducción de la actividad”, añade el texto que estudian prorrogar.

El Ejecutivo plantea incluir también en esta norma una modificación legal para permitir que las empresas de actividades esenciales puedan hacer ajustes temporales de empleo (ERTE) por fuerza mayor en las partes de su actividad que no sean esenciales, algo que ahora no se les permite.

Si bien desde Trabajo posponen, de momento, la decisión de prorrogar los actuales ERTE por fuerza mayor o reconvertirlos en los de causas productivas relacionados con Covid-19 para más adelante.

Sí incluirán casi con toda seguridad un compromiso personal de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz: permitir el acceso a la prestación por desempleo a los trabajadores que hayan sido despedidos en el periodo de prueba. La norma recogerá como “situación legal de desempleo” que permite el acceso a la prestación “la extinción de la relación laboral durante el periodo de prueba a instancia de la empresa, producida a partir del día 9 de marzo de 2020”. Y se reconocerá así “con independencia de la causa por la que se hubiera extinguido la relación laboral anterior.”

Asimismo, la ley reconocerá también esta situación legal de desempleo a las personas trabajadoras “que hubieran resuelto voluntariamente su última relación laboral a partir del día 1 de marzo de 2020, por tener un compromiso firme de suscripción de un contrato laboral por parte de otra empresa, si esta hubiera desistido del mismo como consecuencia de la crisis derivada del Covid-19”.

Otra de las novedades será el refuerzo de la protección de los trabajadores fijos-discontinuos, ampliando la cobertura por desempleo del real decreto-ley 8/2020 a los trabajadores que no hayan podido reincorporarse a su actividad en las fechas previstas, por el Covid-19.Se les permite así acceder a estas ayudas aunque no reúnan el periodo cotizado.

Elección de mutua de los autónomos

Están a tiempo. Los trabajadores autónomos tenían de plazo hasta junio de 2019 para decidirse por alguna mutua colaboradora de la Seguridad Social para la gestión de determinadas prestaciones de este organismo. Un colectivo de unos 50.000 autónomos no lo hicieron. Pero ahora tienen que pedir de forma masiva el cese de actividad, por lo que el Gobierno pretende aprobar hoy en el Consejo de Ministros que puedan optar por una mutua al tiempo de solicitar el cese, y así que la nueva entidad les pueda reconocer el derecho y facilitar su tramitación. Igualmente, podrán solicitar la prestación por incapacidad temporal en la mutua que hayan elegido.

Normas
Entra en El País para participar