La compra de alimentos aumentó un 110% los días previos al estado de alarma

El gasto de los extranjeros cae un 97% durante el confinamiento, con especial fuerza en las comunidades autónomas con más turismo

Uso tarjetas Covid Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Si había algún tipo de dudas acerca del aprovisionamiento y acopio de productos básicos en los días previos a la declaración del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, ya ha quedado totalmente disipada. Según los datos del último estudio de BBVA Research, presentado este miércoles y en el que se analiza el impacto del Covid-19 en el consumo de los españoles, las compras de alimentos aumentaron cerca de un 110% justo antes de la entrada en vigor del confinamiento, para reducirse paulatinamente con el paso de los días. Eso sí, sin bajar nunca de un alza del 50% en comparación con las semanas previas a la llegada del Covid-19.

En estas mismas fechas, por el contrario, el consumo en establecimientos de belleza, moda y de ocio, así como en bares y restaurantes y en el sector turístico –entre agencias de viajes y alojamientos– descendió un 100% a partir del 15 de marzo, con un leve repunte en los días posteriores en los establecimientos de comida gracias al reparto a domicilio, insuficiente, eso sí, para amortiguar el golpe por debajo del -97%.

La caída tras la cuarentena también se observa en los productos farmacéuticos y de higiene. El fin de semana anterior a la aprobación del estado de alarma se incrementó el gasto en salud (fundamentalmente, farmacéutico) y el realizado en grandes superficies cerca del 30%. Una vez en marcha las restricciones al movimiento, el descenso del gasto en este segmento se estabilizó en torno al 50% interanual y, en grandes superficies, alrededor del 30%.

El efecto aprovisionamiento también se notó, aunque en menor proporción, en los días previos a la Semana Santa, con festivos en los que cerraron varias superficies. Así, mientras que desde el 20 de marzo la caída del gasto semanal con tarjeta se estabilizó en torno al 60% respecto al observado en la misma semana de 2019, a partir del 8 de abril (justo antes de las vacaciones) el descenso fue menos acusado, hasta situarse en un 50%.

También hay importantes diferencias en torno a la nacionalidad de los consumidores. Las compras de residentes en España (más del 90% del total) disminuyen en torno al 60%, pero las de residentes en el extranjero lo hicieron alrededor del 97%. Por comunidades autónomas, la caída de las compras se sitúa en torno al 70% en Madrid, Baleares y Canarias, regiones especialmente afectadas por el cierre turístico. Por el contrario, en Asturias y Castilla-La Mancha, los descensos se encuentran más próximos al 50%.

Las compras por internet muestran, a su vez, una caída del 44% respecto a la misma semana del año anterior, menor, eso sí, que la corrección de las presenciales. El gasto online representa ya en torno al 20% del total de transacciones con tarjeta, dos puntos más que hace un año. En la cesta de consumo por internet, se multiplica por 1,5 el gasto en grandes superficies y en alimentación, se duplica el gasto en salud y aumentan en un 50% las compras en bares y restaurantes (por las entregas a domicilio). Por el contrario, el gasto en agencias de viajes y en transporte ha disminuido, rozando prácticamente el cero.

Normas
Entra en El País para participar