Política

Gobierno y PP buscan fecha para que Sánchez y Casado se vean a primeros de la próxima semana

El presidente apela a la unidad de los partidos mientras que el líder del PP ofrece un pacto pero en el Congreso

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez durante la primera sesión de control al Gobierno desde que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez durante la primera sesión de control al Gobierno desde que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo. EFE

El Gobierno y el PP están "coordinando" una fecha para que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, mantengan una reunión "a inicios de la próxima semana" para hablar de medidas "a medio plazo y no de planes de choque urgentes", según ha informado el Partido Popular en un comunicado.

Después de que el PP se enterara por la rueda de prensa de Moncloa de que Sánchez quería convocar este jueves a Casado para hablar de los Pactos de la Moncloa, los 'populares' criticaron que se les impusiera una reunión y avisaron de que no iban a admitir ese "formato de ronda de consultas en audiencia" sin acuerdo previo con el líder de la oposición".

Por eso, contactaron con el gabinete de Moncloa el martes por la tarde para que esa fecha se acordara conjuntamente. Este miércoles, han vuelto a hablar los gabinetes de Sánchez y Casado, "por los cauces habituales" y "se está coordinando una fecha para mantenerla a inicios de la próxima semana", según ha señalado el PP.

Eso sí, el Partido Popular ha recalcado que Sánchez "aún no ha detallado ni el contenido ni los participantes de unos pactos a medio plazo, que solo pretenden corresponsabilizar a los demás de sus errores". A su entender, la base para cualquier acuerdo es "la confianza, pero ya nadie se fía de él" porque "ha engañado tanto a tanta gente que ya no le creen ni sus propios socios".

Sesión de control

Durante la sesión de control al Gobierno celebrada hoy en el Congreso, Pablo Casado ha puesto en duda que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quiera pactar con los partidos de la oposición la reconstrucción de España tras el coronavirus y le ha instado a que si realmente desea acordar lo haga en el Parlamento "con luz y taquígrafos".

En la primera sesión de control al Gobierno desde que se decretó el estado de alarma por el Covid-19, Sánchez le ha respondido reclamando una "nueva forma de hacer política" porque la envergadura de la crisis económica y social será tal que hace falta "el concurso de todos" y ha vuelto a apelar "de corazón" a la unidad de los partidos.

Casado ha recriminado que Sánchez "impone lealtad y unidad con una mano mientras con otra suelta el doberman clásico del PSOE" y le ha dicho que no es el máximo representantes de los españoles, "no es el rey", al que le ha reprochado que no defienda, por mucho que convoque a la oposición a una ronda de consultas.

Una ronda que se inicia mañana, según La Moncloa, con una reunión entre ambos a la que el líder de la oposición aún no ha dicho si acudirá, porque los acuerdos se basan en la confianza y de Sánchez "ya no se fía nadie", ha afirmado.

En esta sesión plenaria ha vuelto a lanzar duras críticas contra la gestión del Gobierno ante la crisis del coronavirus, por la que le ha preguntado a Sánchez, al que ha acusado de estar "engañando" a todo el mundo.

Por eso, le ha pedido que no intente vender "su teatro de guiñoles" en el que no se sabe el guión ni los personajes, solo que cuando caiga el telón hará a todos responsables de sus errores. Y ha dicho que la "verdadera distancia" entre los dos es que a Sánchez "solo le importa el poder" y al PP, solo los españoles.

"Si quiere pactar algo, cosa que dudo, hagámoslo con luz y taquígrafos", ha instado Casado, tras lo que ha citado varias comisiones del Congreso y el Senado para llegar a acuerdos, como la Comisión de Comunidades Autónomas o la del Pacto de Toledo, y le ha pedido "humildad" y que se ponga la corbata de luto por las víctimas.

Sánchez ha replicado que siente todos los fallecidos "como propios" y ha comprometido que tendrán su "merecido reconocimiento" cuando se logre la "victoria total" contra la pandemia del coronavirus, ante la que considera que las medidas de confinamiento están funcionando y los españoles recuperarán "dentro de poco" una "nueva normalidad".

Para esta victoria sobre el COVID-19 ha situado como imprescindible la "unidad" entre la política y la ciencia, entre el Gobierno, las autonomías y los ayuntamientos, pero también con el conjunto de partidos para un acuerdo por la reconstrucción social y económica y ha deseado que "ojalá" se encuentren, en este sentido, en los próximos días.

Además, Sánchez ha defendido este miércoles las medidas adoptadas por su Ejecutivo para paliar los efectos sociales y económicos derivados de la crisis sanitaria del coronavirus y, ante las críticas, que le han dedicado EH Bildu y la CUP, ha negado haber antepuesto los intereses del capital a la salud de los trabajadores al haber permitido la vuelta al trabajo de quienes desarrollan actividades no esenciales.

Así lo ha expuesto Sánchez en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, donde la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurúa, ha mostrado su temor a que esa vuelta a la actividad tras la Semana Santa se traduzca en un rebrote de la enfermedad la semana que viene.

De su lado, la portavoz de la CUP, Mireia Vehí, ha avisado al jefe del Ejecutivo de que su formación no le va a "perdonar" la gestión que está haciendo de esta crisis y también ha puesto en duda que las personas que han tenido que regresar estos días al trabajo lo estén haciendo con las condiciones de seguridad que deberían.

Normas
Entra en El País para participar