PSA y sindicatos firman el segundo ERTE en Figueruelas

Se aplicará por causas productivas y organizativas una vez concluya el estado de alarma

 Entrada de la factoría de Opel en Figueruelas.
Entrada de la factoría de Opel en Figueruelas. EFE

La dirección de la planta de PSA en Zaragoza y el comité de empresa ha firmado este viernes vía telemática un segundo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por motivos de producción y organizativos, que entrará en vigor una vez concluya el aplicado por causa de fuerza mayor desde que se decretara el estado de alarma.

Las condiciones de este segundo ERTE -suscrito por UGT, CC OO, OSTA y CCPP- son las mismas que las del anterior, aunque añaden dos excepcionalidades, que atañen a los trabajadores a tiempo parcial, que ya había aceptado la dirección y que a última hora también se ha aceptado que no afecte a los nacidos en 1951.

De esta forma, de los 5.500 empleados de la planta zaragozana, incluido el equipo directivo, el ERTE no afectará a los que trabajan al 65, 67 y 75 por ciento, ni a los que cumplan o hayan cumplido en 2020 los 61 años.

La aplicación de este ERTE será desde el fin del estado de alarma hasta la fecha tope del 31 de julio, y se aplicaría a un máximo de 70 días por trabajador.

La presidenta del comité de empresa, Sara Martín, ha explicado que la exigencia de los trabajadores ha sido que este ERTE tuviera las mismas características económicas y sociales que el anterior. "Una premisa que se ha defendido desde que este pasado lunes se configurara en la fábrica la mesa negociadoras y ayer, por teleconferencia, se presentó la propuesta definitiva, que se ha aceptado por la dirección", ha apuntado.

Así, las condiciones económicas de este segundo ERTE replican las del primero, de modo que se respeta el 80% del complemento en los mismos términos y para los mismos conceptos, y no afectará a las vacaciones ni a la prima variable.

Las promociones también se llevarán a efecto en la fecha que corresponda, sin considerar el ERTE; en cuanto a las vacaciones, si fuera necesario, se buscarán las alternativas más convenientes para la plantilla que satisfagan la demanda de producción.

Asimismo, a partir de la próxima semana, el comité de salud laboral, junto a la Inspección de Trabajo, hará una auditoría en la planta de las medidas de prevención que se están poniendo en marcha.

Entre dichas medidas, figura la instalación de cámaras termosensibles en las entradas para comprobar la temperatura de los trabajadores. El empleado que supere los 37,5 grados centígrados no podrá acceder; además se les tiene que dotar de mascarilla y guantes como medidas de seguridad médica. Otras medid que ya se han aplicado en la factoría de Figueruelas es la clausura de fuentes de agua.

Martín ha reconocido que, de momento, no hay fecha de vuelta a la actividad, y que todo depende de las medidas del Gobierno central.

Normas
Entra en El País para participar