Banca

CaixaBank recupera las tarjetas prepago para las personas más vulnerables

La Administración pública ha solicitado en los últimos días 200.000 tarjetas de estas características

Sucursal de CaixaBank
Sucursal de CaixaBank Efe

Las tarjetas prepago, un producto que estaba prácticamente en extinción, han vuelto a resurgir con la actual pandemia del coronavirus. Eso es al menos lo que asegura CaixaBank, entidad que había desterrado este producto ya considerado marginal y ahora ha comprobado cómo en las últimas semanas ha vuelto a ser reclamado, sobre todo por la Administración pública.

Fuentes de CaixaBank, de hecho, señalan que en los últimos días ha reforzado su línea de colaboración con Administraciones públicas y entidades sociales para emitir “de forma urgente más de 200.000 tarjetas de ayudas sociales” durante el estado de alarma por el Covid-19.

Estas tarjetas van destinadas a personas beneficiarias de ayudas sociales que ahora, debido a las restricciones de circulación y al cierre de servicios sociales, no pueden acceder a la prestación que recibían. Sin embargo, las instituciones sí pueden hacerles llegar la ayuda mediante tarjetas prepago, preparadas para disponer únicamente de un determinado saldo, cargado de antemano.

Además, son tarjetas recargables, con lo que la ayuda se puede renovar periódicamente sin que el usuario tenga que hacer ningún trámite, y pueden programarse de forma que el consumo se realice solo en determinados tipos de establecimientos (supermercados y farmacias, principalmente).

La entidad presidida por Jordi Gual ofrece este servicio a las Administraciones públicas y organizaciones sociales con las cuales colabora de forma habitual. Sin embargo, la situación actual ha hecho que la necesidad de tarjetas para ayudas sociales se dispare en apenas unos días.

CaixaBank ha hecho frente a la situación reforzando su capacidad de emisión de tarjetas prepago y fortaleciendo la colaboración con las instituciones clientes que les han trasladado su necesidad de disponer de una alternativa a la distribución presencial de ayudas, según explican desde la propia entidad financiera.

Para los beneficiarios, el uso de tarjetas prepago también aporta múltiples ventajas, defienden desde la entidad de origen catalán. Pueden utilizarse sin necesidad de tener cuenta bancaria ni ser cliente de una entidad concreta.

Asimismo, cuentan con los servicios característicos de las tarjetas de pago de las entidades financieras, ya que se puede consultar el saldo y los movimientos en los cajeros o en la web MoneyToPay, filial de CaixaBank especializada en el negocio de prepago, con un parque de casi 2 millones de tarjetas. Estos plásticos, además, ofrecen la protección CaixaBankProtect frente a operaciones fraudulentas realizadas por terceros.

“Estas tarjetas prepago se han convertido en una solución emergente con múltiples finalidades: además de las ayudas sociales, también se utilizan para compras por internet, pagos corporativos o regalos, así como nuevas soluciones ligadas a la transformación digital y la eclosión del comercio electrónico.

Estas tarjetas prepago tenían como principal función hasta hace unos años el pago de la factura de los móviles, pero este sistema ha ido perdiendo influencia, aunque con la crisis del coronavirus compañías como Orange o Movistar han realizado ofertas duplicando los gigas a los clientes de estas tarjetas hasta junio, ademas de ampliarles el saldo.

Madrid, de las más activas

Para familias vulnerables. El Ayuntamiento de Madrid ha sido uno de los principales solicitantes de estas tarjetas prepago en estos días protagonizados por la declaración de alerta por el coronavirus. Madrid y La Caixa llegaron la semana pasada a un acuerdo por el que la entidad le ha proporcionado más de 2.000 tarjetas para familias vulnerables, con un importe dotado de 100 euros para la compra de alimentos y productos de primera necesidad.

Asegurar la comida. Estas tarjetas prepago suplen así a los comedores sociales, ahora cerrados por la crisis sanitaria. De esta forma, las familias más vulnerables reciben la tarjeta y pueden adquirir alimentos en cualquier tienda o restaurante abierto para llevar comida a domicilio.

Normas
Entra en El País para participar