La Airef prevé que el PIB ceda ya en el segundo trimestre cayendo un 0,9%

El Consejo de Economista cree que la caída anual será del 4% aunque la actividad vuelva en mayo y Funcas teme una caída diaria de 15.000 cotizantes en abril

La presidenta de la Airef, Cristina Herrero.
La presidenta de la Airef, Cristina Herrero.

El histórico golpe al empleo que la pandemia de coronavirus ha asestado a España en el mes de marzo ha restado prácticamente todo el avance logrado por la economía del país en el primer trimestre del año frente al cierre de 2019 y llevará al PIB a negativo en el segundo trimestre. Esta es, al menos, la estimación preliminar realizada este jueves por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) a la luz de las cifras pérdida de afiliación y aumento del paro publicadas por el Gobierno.

Las cifras, detallaba en un comunicado la Airef, “comienzan a indicar un cambio drástico en las estimaciones de crecimiento trimestral” que apuntan a una caída intertrimestral de casi un punto de PIB entre abril y junio. La economía española sufrirá, concretamente, un retroceso intertrimestral del 0,9%.

La cifra supone una reducción de 1,37 puntos frente al crecimiento inicialmente previsto para este segundo trimestre por la Airef. A su vez, el organismo estima que el crecimiento intertrimestral del periodo enero a marzo se ha quedado prácticamente plano, con apenas un avance del 0,04%, es decir, 0,43 puntos menos que lo que se esperaba hasta que el coronavirus comenzó a propagarse con fuerza por el país.

La previsión está realizada con el llamado Modelo MIPred, que tiene en cuenta los indicadores económicos relativos al periodo en el que estalló la pandemia del Covid-19 con especial atención a los trabajadores en alta laboral correspondientes a la media mensual de marzo.

Las cifras anticipadas este jueves, del todo provisionales, serán actualizadas este viernes por la Airef incorporando la información coyuntural que publique el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el Índice de Producción Industrial y el Índice PMI Servicios de Markit. A partir de ahí, el organismo ofrecerá sus nuevas previsiones integradas en el cuadro macroeconómico.

Con todo, el ente fiscalizador advierte de que “acontecimientos excepcionales que provocan cambios rápidos e intensos en la situación económica no pueden verse reflejados en las previsiones del modelo hasta que se disponga” de datos certeros, como “sucede actualmente con el potencial impacto del Covid-19 en la evolución de la economía”.

La estimación de la Airef, dirigida actualmente por Cristina Herrero, se basa precisamente en los datos presentados este jueves por su antecesor, el actual ministro de Inclusión Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, que ha revelado una pérdida de casi 900.000 afiliados por el impacto de la pandemia y anticipó un fuerte avance del déficit. El número de cotizantes ha caído así a 18,4 millones, el mayor retroceso de la historia, mientras que el avance en los registros del paro ha presentado a su vez un avance récord, de más de 300.000 nuevos demandantes de empleo.

Desde el Consejo de Economistas alertaban este jueves de que, incluso si la actividad vuelve a recuperarse ya desde el mes de mayo, el PIB cerrará el año con una caída del 4%.

Funcas teme la pérdida de 15.000 afiliados diarios en abril

La expansión del coronavirus Covid-19 por España y la declaración del estado de alarma, con las medidas de cierre de actividad y confinamiento que le han acompañado, han concentrado un importante impacto laboral de la pandemia en el mes de marzo, con casi 900.000 cotizantes menos. Pero no será el único. Funcas, la fundación de las cajas de ahorro, avanzaba este jueves que “bajo un supuesto conservador”, sus estimaciones apuntan a “una pérdida diaria de unos 15.000 afiliados en abril”. Esto arrojaría un descenso mensual de la afiliación de 750.000 personas, con una pérdida de 1,2 millones desde el 12 de marzo. Funcas recuerda que al empleo destruido hay que sumar el que deja de crearse.

Escrivá asume un alza significativa pero transitoria del déficit público

El histórico impacto que la pandemia del coronavirus Covid-19 ha causado en solo unas semanas en el empleo en España amenaza con tener un acusado eco en sus cuentas públicas en los próximos meses. La emergencia sanitaria, unida a las férreas medidas de contención puestas en marcha al amparo del estado de alarma, incluyendo el cierre de toda la actividad no esencial y el confinamiento de los españoles en sus hogares, más los planes de rescate empresarial, laboral y social anunciados por el Gobierno dispararán con fuerza el déficit público del país, tal y como reconoció este jueves el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

“El déficit público va a elevarse aquí y en todos los países del mundo de una manera significativa”, admitió Escrivá en la rueda de prensa telemática que ofreció desde el palacio de La Moncloa junto a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. El que hasta hace solo unos meses fue responsable de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) matizó en todo caso que esa desviación será “transitoria”.

Para Escrivá, las medidas desplegadas por el Ejecutivo “están perfectamente justificadas” y el aumento del agujero fiscal no será penalizado por la Unión Europea, que ha acordado activar la cláusula general de escape del Pacto de Estabilidad a fin de liberar a los estados miembros de su compromiso de reducción del déficit.

Eso sí, costear la factura de esta crisis “requerirá un aumento de la emisión de deuda pública por parte del Estado, como van a hacer todos los países” afectados, reconoció Escrivá. Para el ministro, no obstante, “lo lógico” es pensar que dado el “carácter transitorio y temporal de esta crisis”, una vez concluya, en un horizonte que no fue capaz de determinar, la recuperación económica será “rápida e intensa”, sostuvo.

Los analistas económicos que vienen pronunciándose en los últimos días no son optimistas, sin embargo, en que el rebote del PIB venga acompañado de una recuperación del empleo tan acusada. A partir de ahí, está por ver cómo logra el Ejecutivo que la desviación del déficit sea transitoria, pues el año pasado el agujero fiscal ya avanzó del 2,5% al 2,64% en medio de una relativa bonanza y los expertos asumen ya incrementos de 3,5 puntos este año por el coronavirus.

Normas
Entra en El País para participar