S&P rebaja a negativa la perspectiva de Telefónica ante las previsiones de recorte de deuda

Advierte de la presión competitiva en España, Reino Unido y Alemania

S&P rebaja a negativa la perspectiva de Telefónica ante las previsiones de recorte de deuda

Standard & Poor’s (S&P) ha confirmado hoy el rating BBB a largo plazo de Telefónica, si bien ha rebajado la perspectiva de estable a negativa. La agencia de calificación ha justificado su decisión en sus previsiones sobre la capacidad de la teleco de reducir su ratio de apalancamiento.

En un comunicado, la firma indica que el ratio ajustado de deuda frente a ebitda de Telefónica aumentó, según sus criterios, desde 3,4 veces en 2018 hasta 3,5 veces. El ratio supera por segundo año consecutivo el máximo de 3,3 veces que se establece para un rating 'BBB'. S&P advierte de que este dato contrasta con la mejora que preveía de hasta un ratio de 3,2 o 3,3 veces, con el respaldo de las ventas de activos y la devolución de 1.600 millones de euros por litigios fiscales en España y Brasil.

Además, indica que el ebitda ajustado de la operadora bajó en 1.200 millones de euros en 2019, hasta unos 15.600 millones, como consecuencia de los mayores costes de reestructuración (especialmente en España), al efecto negativo de la depreciación de las monedas latinoamericanas frente al euro y a lo extraordinarios derivados del cambio de modelo de negocio en México, con la alianza con AT&T.

S&P señala que que el equipo gestor sigue comprometido con mejorar las métricas crediticias, pero advierte de que la evolución se verá frenada por el crecimiento limitado del ebitda y las perspectivas del flujo de caja. Así, la agencia indica que las cuentas de Telefónica se verán penalizadas por las condiciones del mercado en países como España, Reino Unido o Alemania, donde hay una fuerte competencia que limitará el crecimiento orgánico de sus ingresos por servicio. "Las condiciones del mercado en España y algunos otros mercados, así como las tensiones relacionadas con las divisas en sus operaciones en América Latina, podrían hacer que sea difícil para la compañía reducir el apalancamiento”, señala.

En relación a la posible venta de activos en Latinoamérica, que representaron cerca del 20% de su oibda orgánico en 2019, S&P considera que podrían mejorar su rating, pero en este momento existe incertidumbre sobre los beneficios y el calendario de esta operación, así como sobre cómo se usarán esos beneficios.

La agencia explica que la perspectiva negativa refleja el riesgo de una rebaja del rating si Telefónica no realiza un "significativo progreso" en la reducción de deuda en 2020 para regresar un ratio frente a ebitda inferior a 3,25 veces en 2021, además de no mantener un flujo de caja operativo libre ajustado, excluyendo espectro, sostenible, por encima del 10%.

La medida de S&P, en cualquier caso, entra en un escenario como el actual en el que las agencias están revisando los ratings de numerosas empresas. En este caso, sería solo un cambio en la perspectiva. La teleco mantiene la misma calificación con Fitch y Moody’s desde hace cuatro años, con perspectiva estable.

En las últimas semanas, la operadora ha destacado su posición de liquidez, que al cierre de 2019 era de 22.900 millones de euros, con los que cubría los vencimientos de los dos próximos años. Telefónica, igualmente, no ha registrado hasta el momento un cambio significativo en los spreads de sus bonos.

Normas
Entra en El País para participar