Los fisioterapeutas se plantan ante Sanidad: o les dan equipos de protección o cerrarán

El Ejecutivo los ha incluido dentro del catálogo de servicios esenciales y los centros deben permanecer abiertos

Una paciente en una clínica de fisioterapia.
Una paciente en una clínica de fisioterapia.

Los fisioterapeutas se han plantado ante el Ministerio de Sanidad, que les incluyó como servicio esencial en el catálogo de actividades que permanecerán abiertas durante la 'hibernación' de la economía española hasta, al menos, el 11 de abril.

En una carta remitida por Gustavo Paseiro, presidente del Consejo de Colegios de Fisioterapeutas de España, que representa a 60.000 profesionales, al ministro de Sanidad, Salvador Illa, muestran su desacuerdo con la medida adoptada por el Ejecutivo, que afecta solo a centros privados. "Tenemos que mantener nuestros centros abiertos y a disposición de la autoridad sanitaria. Pero para ello debemos de poseer y utilizar medidas de protección", reclama en la misiva. Frente a la decisión del Ejecutivo confronta las de las comunidades autónomas, que han optado por cerrar todos los centros públicos, "atendiendo a la posibilidad de que el fisioterapeuta sea vector de contagio en situaciones no necesarias".

Los distintos intentos para conseguir equipos de protección han resultado en vano. Paseiro resalta que sus proveedores habituales ya les han transmitido la imposibilidad de proporcionarlos y que, ante la posibilidad de realizar compras en el exterior, los agentes de aduanas ya les han advertido que no lo hagan "ya que al llegar a España, serán decomisados por las autoridades". En la actual crisis sanitaria, el presidente del Consejo resalta que esos equipos de protección deben ir destinados en exclusiva al personal sanitario, por lo que las clínicas de fisioterapia deben proceder a un cierre. "Pero al tratarse de un cierre voluntario nuestros letrados nos lo desaconsejan por la posibilidad de incurrir en un incumplimiento legal".

Por ello han optado por dar un paso más y dan a Sanidad un ultimatum de 48 horas para que proceda a cualquiera de las dos alternativas: o proveer de equipos de protección a los fisioterapeutas o decretar el cierre de los centros. "Solicitamos requieran a las Administraciones territoriales competentes a fin de que se provea a la mayor brevedad posible, en todos los centros y servicios donde se realicen funciones asistenciales y no asistenciales durante la vigencia de la pandemia del COVID-19 de los EPIS necesarios a fin de asegurar la prestación del servicio con las máximas garantías y protección del profesional fisioterapeuta y de los ciudadanos atendidos". El presidente del Colegio de Fisioterapeutas pone un plazo de 48 de horas para obtener una respuesta satisfactoria. "Si no es así nos veríamos abocados a defender los intereses de nuestros 60.000 colegiados por otras vías", en clara alusión a la interposición de un recurso ante la justicia.

Normas
Entra en El País para participar