Los precios de transferencia tras el impacto del Covid-19

Hay que estar listos para documentar ahora el impacto que va a tener esta pandemia a efectos de precios de transferencia y modificar los acuerdos que sean necesarios

Los precios de transferencia tras el impacto del Covid-19

Huelga decir que lo importante ahora es sobrellevar lo mejor posible esta situación, superar la pandemia y esperar que afecte a la menor gente posible. En este sentido, hablar de Precios de Transferencia puede parecer superfluo y ciertamente es el menor de nuestros problemas en estos momentos. Sin embargo, puede llegar a serlo dentro de tres o cuatro años en caso de inspección tributaria y, entonces, probablemente ya sea tarde para reaccionar.

En efecto, ¿cuántas veces hemos tenido discusiones con actuarios de Hacienda en procedimientos de comprobación en los que les trasladábamos la pregunta sobre si vivían en nuestro país durante el período 2008-2012? Para muchos de ellos, honestamente no todos, parecía que la grave crisis sufrida no había existido y que por ello sí o sí la compañía debía reportar beneficios, en cualquier caso. La misma situación con relación a problemas sectoriales o de resultas de una reestructuración o incidencia concreta. Y es que no se puede negar que cuando los argumentos no están bien soportados documentalmente, las palabras se las lleva el viento, especialmente en un proceso de comprobación tributaria y cuando en ese momento no es fácil encontrar la información financiera, societaria o sectorial sobre lo que ocurrió cuatro años atrás o simplemente las personas que lo gestionaron ya no están en la empresa.

Es innegable que el Covid-19 impacta de lleno en las actividades de las empresas, suponiendo bajada de ventas, cierre temporal de locales, paralización de actividades productivas, ERTEs, etc.

Por esta razón las empresas deberían hacer ahora el esfuerzo de ir recopilando y guardando toda la información que a buen seguro y lamentablemente están manejando estos días con relación al impacto que les está suponiendo. Nos referimos a disminución en las ventas (las nuevas previsiones), costes adicionales, anuncios internos de cierre de oficinas, compra de equipos portátiles, comunicado de paralización de la actividad fabril (propia o de la fábrica del grupo que les suministra), anulación o suspensión de pedidos, etc. Es recomendable hacer un seguimiento pormenorizado de toda la información y abrir una carpeta electrónica, o cualquier herramienta similar, e ir guardando una copia de todo allí, ya habrá tiempo para organizar los datos una vez superada la crisis.

Adicionalmente, se deben revisar los acuerdos y contratos intragrupo (de suministro, de servicios, etc.) para incluir alguna cláusula que recoja dicho impacto. Del mismo modo, los órganos de dirección a nivel de grupo deben valorar la posible modificación de la política de precios de transferencia para adaptarla a la situación del mercado, aspecto clave en todo análisis en esta materia.

En definitiva, recopilación de toda la información sobre el impacto del Covid-19 en la empresa, revisión de los contratos y acuerdos comerciales intragrupo y, por último, toma de decisiones sobre la modificación de la política de precios de transferencia.

Y, lo más importante, cuídense todos.

David Cañabate, socio responsable de Precios de Transferencia de Mazars Tax & Legal.

Normas
Entra en El País para participar