Los sindicatos de inquilinos convocan huelga de alquileres a partir de abril

Está dirigida a las familias, autónomos y pymes golpeados por la crisis del Covid-19

Local en venta o alquiler en Madrid.
Local en venta o alquiler en Madrid. EFE

Los sindicatos de inquilinos de Madrid y Cataluña han convocado una huelga de alquileres que llama a las familias, pequeños comerciantes y autónomos más afectados por la crisis del coronavirus Covid-19 a no abonar las rentas de sus viviendas o locales a partir del mes de abril. En la última semana, denuncian, han recibido "miles de mensajes" de damnificados por la crisis sanitaria y económica que aseguran que no podrán hacer frente al pago del arrendamiento. Por eso, exigen, si la economía productiva se para, la economía rentista también debería hacerlo. "Las rentas inmobiliarias se siguen cobrando a precio de oro, como si la economía no se hubiera paralizado, y aboca a miles de personas a endeudarse para poder pagarlas", explican en un comunicado. Según sus cálculos, algo más de un millón de inquilinos de todo el país, entre familias y pymes, van a tener serias dificultades para hacer frente a la cuota del mes de abril.

Este martes, un día antes de la llegada de abril, el Consejo de Ministros se reúne para intentar aprobar un plan de choque dirigido a los inquilinos afectados por las consecuencias de la pandemia, una propuesta que enfrenta a las carteras de Economía, Agenda Urbana y Hacienda con los miembros del Gobierno de Unidas Podemos. Los primeros proponen, aunque la idea sigue estando sujeta a cambios, que aquellas familias que no puedan hacer frente a sus pagos se apoyen en microcréditos avalados por el Estado a traves del ICO, que tendrían un plazo de devolución, sin ningún tupo de interés, que oscilaría entre los tres y los seis años. El Ministerio Transportes, Movilidad y Agenda Urbana también propondrá suspender los desahucios por impago del alquiler durante los próximos seis meses, así como prorrogar de forma automática durante medio año los contratos que estén a punto de vencer.

Esta medida va en la línea de las moratorias que han establecido los principales fondos y socimis, con un parque de miles de viviendas, para sus inquilinos más vulnerables, permitiendo que hagan efectivo más adelante el pago de las rentas sin interés adicional, fraccionando las cuotas no abonadas durante los meses siguientes a la crisis, pero sin condonar la deuda.

La propuesta de Unidas Podemos pasa por una exención del pago del arrendamiento de al menos dos meses (abril y mayo), tanto para familias como para pymes y autónomos, con una compensación directa para el propietario que correría a cargo del Estado. En esta situación, no obstante, el Ejecutivo distinguiría entre unos y otros tenedores, con contraprestaciones que oscilarían entre el 5% y el 100% de la cuota. Así, las rentas no abonadas por el inquilino serían sufragadas en su totalidad en el caso de los propietarios que alquilen hasta dos inmuebles. Al otro lado, los que tengan arrendados ocho o más locales o viviendas, recibirían únicamente el 5%. Desde Unidas Podemos, explican, una moratoria no soluciona el problema, porque obligaría a que las familias que van a ver reducidos sus ingresos tengan que acabar pagando la misma cantidad.

El plan que defienden desde Unidas Podemos no termina de convencer al ala más ortodoxa del Gobierno, capitaneada por Nadie Calviño. Por un lado, porque a diferencia de lo que ocurre con la moratoria hipotecaria, al otro lado no se encuentra un gran banco, sino un particular o una persona jurídica que puede necesitar el dinero. Por otro, porque una compensación que corra a cargo del Estado supondría un mayor esfuerzo para los fondos públicos movilizados para hacer frente a las consecuencias del virus.

Normas
Entra en El País para participar