Las funerarias Albia y Funespaña desarollan planes para descongestionar Madrid

Ante las críticas recibidas recuerdan que el 62% de la población dispone de seguro de decesos

funerarias coronavirus
Un coche fúnebre a las puertas del Palacio de Hielo, el centro comercial con pista de patinaje situado en Madrid, que ha sido habilitado como morgue para albergar los restos de personas fallecidas EFE

El aumento de muertes en Madrid ha complicado la recogida, traslado y cremación de las personas fallecidas por el COVID-19. Por esto, las empresas de servicios funerarios, Albia y Funespaña están derivando fallecidos de Madrid “a otras comunidades en las que disponemos de instalaciones propias porque allí hay menos presión", informa un portavoz de Funespaña.

Las dos compañías están trasladando fallecidos a tanatorios y crematorios de Castilla La Mancha, Castilla y León, Galicia, Asturias o la Comunidad Valenciana para "garantizar la continuidad de un servicio fundamental" ante la crisis del coronavirus, explican desde Funespaña.

Entre las dos empresas disponen de 55 crematorios (34 Albia y 21 Funespaña) para hacer frente a la situación actual de colapso que vive la capital. Un portavoz de Funespaña ha explicado en la revista del sector Adiós Cultural que el traslado de fallecidos con coronavirus se está realizando con todos los protocolos y controles sanitarios garantizando la seguridad de sus profesionales.

“Se están trasladando sin ningún coste adicional para las familias y con espíritu de ayudar a resolver la crisis en el menor tiempo posible. Queremos además reconocer el enorme compromiso de todos nuestros compañeros que, una vez más, se ponen a disposición de sus respectivas empresas con el espíritu de servicio público que les caracteriza".

La actuación en el sector ha demostrado que es esencial este servicio ante la demanda en Madrid que en la actualidad es seis veces mayor a lo habitual. “Por supuesto, si la situación fuera al contrario, se dispondrían todos los servicios que tenemos en Madrid para atender a los que pudieran tener problemas en otras comunidades autónomas”, afirman desde Funespaña.

Albia también ha puesto a disposición de las familias psicólogos expertos que colaboran con la empresa para que, a través de una línea especial a través de Internet, puedan estar atendidos. Esto es esencial porque, según han confirmado a la revista diversos expertos, “aliviará a muchas familias que se están encontrando con un duelo inesperado y muy duro”.

Desde Funespaña también se quiere hacer notar “la importancia que tiene en esta crisis el que podamos contar con empresas fuertes, con profesionales muy bien formados y con un músculo empresarial serio que facilita hacer los servicios sin incrementar el coste por los servicios extras que vamos a tener que realizar. Nos hemos planteado este plan como un verdadero servicio público que es generalizado en todo el sector funerario del Estado”.

En Albia se informa, al mismo tiempo, de que mientras se ha podido, se han celebrado algunas ceremonias en streaming para que las familias, a pesar del confinamiento, puedan despedirse de sus seres queridos.

62% por ciento de la población asegurada

Ante las críticas recibidas sobre el encarecimiento de los servicios funerarios, recuerdan que el seguro juega un papel protagonista en los sepelios en España. En 2018, el sector se hizo cargo del entierro de 255.934 personas. Es decir, más del 60% de los fallecidos en el país.

Ese dato es una de las conclusiones que se desprenden del Informe Estamos Seguros, elaborado por Unespa. El seguro de decesos es, según este estudio, tras el de automóviles, el producto asegurador con mayor capilaridad en España. No en vano, 21,52 millones de personas de los 46,5 millones de residentes en el país están protegidas por una de estas pólizas.

Normas
Entra en El País para participar