La crisis amenaza con frenar el despliegue y llegada masiva del móvil 5G

Algunos países ya han aplazado las subastas de espectro

El retraso forzará una reducción del capex de las operadoras

La crisis amenaza con frenar el despliegue y llegada masiva del móvil 5G
REUTERS

La crisis abierta por la expansión del coronavirus Covid-19 va a tener consecuencias sobre todas las industrias. Y en el sector de las telecomunicaciones, una de las víctimas puede ser la telefonía móvil 5G, que corre el riesgo de sufrir un retraso en su proceso de implantación.

De momento, algunos países ya han confirmado el aplazamiento de las subastas de espectro 5G, como ha sido el caso de Austria esta semana. Reino Unido se está planteando un aplazamiento de su licitación y, de hecho, el regulador Ofcom está analizando la situación bajo las recomendaciones del Gobierno y las autoridades sanitarias.

España todavía tiene que decidir qué sucede con la licitación de la banda de 700 MHz, prevista en principio para mayo y junio. Pero en el sector, el convencimiento es que no se puede realizar en un momento como el actual, donde el país está ahora en estado de alarma, en el que las operadoras están concentrando su atención en el mantenimiento de los servicios y la red. Fuentes del sector no descartan que no empiece hasta después del verano.

En Portugal, el regulador ha suspendido la consulta pública sobre la subasta, mientras que en Grecia, la autoridad de las telecos ha extendido el plazo de consultas hasta abril, según la publicación MLex. Francia no ha tomado la decisión, mientras que solo Holanda mantiene el plan de seguir adelante con la subasta, que se celebrará en el mes de junio. También en EE UU, la FCC ha retrasado a julio algunas licitaciones.

Los retrasos en las subastas, según otras fuentes del sector, supondrán un aplazamiento de las inversiones en despliegues por parte de muchas telecos.

Por un lado, porque no dispondrán del espectro, y por otro, porque en plena crisis económica, con una amenaza de estrechamiento de los mercados de deuda, las telecos deberán manejar bien su liquidez y concentrar la inversión en ámbitos claves. “Los planes de inversión que no sean claves se aplazarán”, dicen fuentes financieras.

Algunas instancias se han empezado a pronunciar sobre la evolución del 5G. GSMA Intelligence ha reducido en un 25% sus previsiones de implantación del 5G en 2020, y espera que haya cerca de 150 millones de conexiones en el mundo a final de año, la mayoría en EE UU y Asia.

De igual forma, en un escenario como el actual, de profunda crisis económica, que se va a trasladar al bolsillo de los usuarios, el interés por el 5G va a decaer. El uso del móvil no va a parar, pero la mayoría no va a estar en una disposición de gastar más en nuevos servicios, y el gasto por cliente corre el riesgo de estancarse o bajar.

Un reciente informe de la GSMA, la patronal de las telecos, apuntaba que la mayoría de los usuarios encuestados no están interesados en pasar todavía al 5G. El 80% de los clientes británicos no tiene plan de hacerlo, mientras que muchos alemanes y franceses no son conscientes incluso de esta tecnología. De momento, la implantación es baja. A final de enero, 46 operadores de 24 mercados habían lanzado los servicios comerciales de 5G. En España, la primera empresa en lanzar estos servicios ha sido Vodafone. No obstante, en términos generales, la cobertura es limitada y solo para áreas pequeñas y con alta densidad de población.

Estándares y equipos

En este escenario, algunos de los estándares tecnológicos de 5G, que debe establecer 3rd Generation Partnership Project (3GPP) también se han retrasado varios meses a causa del coronavirus. Así, el aplazamiento en el tiempo de la aprobación de algunos requerimientos técnicos que deben ser utilizados por desarrolladores y empresas tecnológicas retrasarán la llegada de nuevos servicios vinculados a esta tecnología, en áreas como el 5G standalone, los dispositivos de internet de las cosas o el vehículo conectado.

En esta situación, la propia paralización de la fabricación en China de equipos vinculados al 5G como consecuencia del coronavirus ha penalizado las cadenas de suministro de diferentes fabricantes. Una de las últimas ha sido el fabricante Skyworks Solutions, que además rebajó sus previsiones para este trimestre.

En esta línea, algunos fabricantes de móviles de relevancia podrían retrasar el lanzamiento de dispositivos 5G. Según diferentes medios especializados, entre ellos estaría Apple.

Frente a esta posición, grupos como Huawei o Xiaomi sí han presentado nuevos móviles 5G. Y es que, pese a los previsibles retrasos, la nueva tecnología móvil terminará por llegar. Operadoras y fabricantes están desarrollando casos de uso del 5G, tecnología que a largo plazo será clave para sus cuentas y la propia economía. La propia GSMA indica que el 5G aportará 2,2 billones de dólares a la economía global en los próximos 14 años.

Pugna por el liderazgo del mercado 5G

China. China está liderando en la actualidad la adopción del 5G, según indicaba hace pocos días la GSMA, indicando que está en proceso de construcción de 160.000 estaciones base con esta tecnología, para cubrir más de 50 ciudades. La patronal de las telecos cree que en 2025, el 5G supondrá casi la mitad de las conexiones móviles en China. Una tasa de adopción similar a la de otros mercados como Japón, Corea del Sur y EE UU.

Operadoras. China Mobile, China Telecom y China Unicom, socia de Telefónica en los últimos años, están desarrollando distintos casos de 5G en ámbitos como el gaming, la industria, la salud, los contenidos o el transporte, entre otras áreas, junto a grupos como Datang Mobile, Ericsson, Haier, Huawei, Migu, Nokia Shanghai Bell y ZTE.

Japón. Los operadores japoneses tenían previsto lanzar el 5G coincidiendo con la celebración de los juegos olímpicos de Tokio, prevista para este verano. El evento se ha cancelado, si bien las telecos parecen decididas a seguir con los planes. De hecho, NTT DoCoMo ha lanzado ya estos servicios, y el resto de operadores pueden seguir próximamente.

Inversiones. Las operadoras invertirán cerca de 1,1 billones de dólares entre 2020 y 2025 en redes móviles en todo el mundo. De ellos, un 80% se destinarán al 5G.

Normas
Entra en El País para participar