Covid-19

Aena suspende sus inversiones, pero Barclays espera que mantenga el dividendo

El operador no prevé un ERTE en este momento y estima un ahorro del 10% en gasto opperativo con el cierre de terminales

Aviones en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.
Aviones en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El consejo de administración de Aena se mueve más en el escenario de aplazar el pago del dividendo que en cancelarlo, según se habría trasladado desde el gestor aeroportuario a los analsitas de Barclays. La entidad celebró ayer su jornada anual Transport & Leisure Corporate Day, y constata a través de un informe que la remuneración al accionista no se suspenderá sino que se retrasará.

De hecho, Aena ha deesconvocado su junta de accionistas y en la próxima convocatoria incluirá su decisión sobre la remuneración al accionista. La compañía cuenta aún con escasa visibilidad sobre el impacto del coronavirus en los meses esenciales del año: julio, agosto y septiembre.

La empresa pública también ha argumentado en esa conferencia, según expresan los analistas de Barclays, que la red de aeropuertos está operando a un 10% de lo normal por las restricciones y prohibiciones al tráfico aéreo en todo el planeta.

Aena no se plantea recortes de plantilla y su dirección asegura que no se ha planteado por el momento medidas de ajustes en el coste laboral. En plena crisis de tesorería por el derrumbe de la liquidez, el grupo que preside Maurici Lucena cuenta con 1.200 millones millones de liquidez, a lo que se suma la posibilidad de aumentar la cifra con 900 millones en pagarés. La posición, según se comunicó a Barclays desde Aena, es cómoda y no está en el horizonte la petición de ayudas al Gobierno.

Ajuste tarifario y cancelación de inversiones

La compañía no ha abierto conversaciones con la CNMC, pero ya ha anticipado que solicitará un ajuste del factor k en las tarifas de 2022 para recuperar el déficit ocasionado entre la inesperada caída de ingresos y el mantenimiento de los costes de operación y conservación de las infraestructuras. Respecto al segundo quinquenio regulado por el futuro DORA 2, desde Barclays se expresa que ante menores expectativas de tráfico podría darse un contexto en el que las tarifas se mantuvieran en los actuales niveles.

Otros detalles que salen a la palestra es el de la congelación del calendario de inversiones, en pleno lanzamiento de los planes directores de Barajas y El Prat, hasta que el tráfico aéreo retome su pulso. Solo en la primera semana se marzo el volumen de pasajeros disminuyó un 14% respecto al mismo periodo de 2019, con retrocesos del 20% en Barcelona El Prat y del 15% en Madrid-Barajas.

La estimación confiada al banco en la citada conferencia es de una pérdida de 10,27 céntimos de euros, en los ingresos aeronáuticos, por cada pasajero que deja de salir o llegar a los aeropuertos españoles. En cuanto a los ingresos comerciales, Aena ya ha decidido dejar de cobrar el canon a comercios, restaurantes y demás prestadores de servicios comerciales en sus terminales mientras dure el Estado de Alarma.

La decisión de cerrar terminales y concentrar al máximo las operaciones en los mayores aeropuertos de la red podría ahorrar un 10% de los gastos operativos.

Normas
Entra en El País para participar