Juego

Codere sugiere un ERTE tras cerrar toda su red salvo 36 salas en México

La compañía dice tener solidez financiera para aguantar los efectos del coronavirus

Codere sugiere un ERTE tras cerrar toda su red salvo 36 salas en México

Codere, la empresa cotizada de juego, ha informado este lunes a la CNMV de que ya solo mantiene operativas 36 salas de juego en su negocio presencial, todas ellas en México, y que suponen aproximadamente una cuarta parte de su red de salones. De ese número, además, 15 operan con restricciones de aforo y de horarios. El país mexicano, el segundo mercado más importante para Codere, empieza a tener los primeros casos de contagios por coronavirus.

La empresa ha recordado además que mantiene la actividad online en España, México, Colombia y Panamá, aunque en el caso español la paralización de todas las competiciones deportivas supone un importante agujero para su negocio.

Por otra parte, Codere ha ampliado las medidas de contingencia ante la crisis que el coronavirus está teniendo sobre su negocio. Además de formalizar hace unos días un crédito de 500 millones de pesos en México, con vencimiento en 2025, unos 20 millones al cambio actual, Codere ha decidido disponer de los 41 millones de euros que tenía intactos de su línea de crédito revolving contemplada en su financiación súper sénior. En total, dispone de 140 millones de euros de liquidez.

Además ha limitado las salidas de caja a "elementos críticos", como salarios, impuestos y pagos de la deuda, y está renegociando el retraso o la extensión de los periodos de pago en diferentes mercados. También ha paralizado las inversiones en mantenimiento de máquinas y salas, como las que tenía previstas para crecer este año. "Estamos también analizando diferentes avenidas para reducir el ritmo de consumo de caja, incluyendo la reducción temporal del gasto en personal utilizando medidas existentes en las regulaciones locales", abriendo de esta forma la posibilidad de llevar a cabo un ERTE. A cierre de 2019 Codere tenía una plantilla de unos 12.200 empleados, de los cuales unos 1.300 estaban en España.

Tambén dice estar "considerando medidas extraordinarias adicionales definidas en cada jurisdicción para apoyar a compañías con restricciones operativas. Con nuestra posición de liquidez actual y gracias al plan de contingencia en marcha, la sociedad está preparada para hacer frente a un periodo de interrupciones en su negocio de varios meses y normalizar pagos y operaciones después", ha trasladado la compañía a la CNMV.

Normas
Entra en El País para participar