El virus vacía empresas, calles y aulas dejando un panorama inédito

El cierre de centros educativos, el teletrabajo o la cancelación de eventos culturales y deportivos deja un reguero de persianas bajadas y la amenaza de despidos

La Plaza Mayor de Madrid, casi vacía.
La Plaza Mayor de Madrid, casi vacía.

Antes de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decretase en la tarde del viernes el estado de alarma durante 15 días, España ya había empezado a paralizarse a medida que pasaba la semana y el número de contagiados de Covid-19 seguía disparándose. El cierre paulatino a lo largo de los últimos días de colegios, institutos y universidades; las medidas de teletrabajo y reducción de jornada puestas en marcha por muchas grandes en empresas; la bajada de persiana hasta nueva orden de grandes instituciones y centros culturales y deportivos; el confinamiento de algunas localidades; la cancelación de reservas hoteleras en medio país; o la suspensión de la actividad parlamentaria, han dejado un escenario hasta ahora inédito, con las grandes arterias de las principales ciudades vacías por primera vez. También ha ayudado el movimiento ciudadano #FrenarLaCurva, que anima a la población a permanecer en sus domicilios.

Grandes empresas. El cierre de colegios e institutos en la Comunidad de Madrid el pasado lunes, junto a la recomendación de no dejar a los pequeños con los abuelos, planteó una tesitura nunca vista hasta la fecha. Muchas grandes empresas, entonces, comenzaron a desarrollar planes de teletrabajo o reducción de jornada a fin de facilitar la conciliación de sus empleados. También empezaron a implantarse las reuniones telemáticas, algo que decretaron aseguradoras como Mapfre, a la vez que grandes compañías, como Banco Santander, decidían aislar a sus principales directivos a fin de asegurar que los perfiles críticos no caían contagiados. Otras grandes organizaciones como Repsol, Airbus y Adif, donde varios empleados dieron positivo en las pruebas del Covid-19, decidieron aplicar una política de aislamiento y teletrabajo para todos los profesionales potencialmente contagiados. Grandes entidades bancarias, por su parte, ya han hecho pública su intención de realizar sus juntas de accionistas de manera telemática.

La pequeña y mediana empresa ha sido una de las más golpeadas. El descenso de la clientela, al que se le fueron añadiendo las recomendaciones de Sanidad, provocó que muchos pequeños comercios fuesen echando el cierre a medida que pasaban los días. En localidades aisladas, como Igualada (Barcelona), donde no hay una norma en firma que prohíba la apertura de tiendas y hostelería, muchos comercios fueron cerrando por decisión propia. También han salido damnificados los trabajadores de los sectores más precarios. Los ERE y ERTE en contratos de obra y servicio se cuentan por decenas en España.

Política. La revelación por parte de Vox de que su secretario general, Javier Ortega Smith, había dado positivo en las pruebas del virus, precipitó la suspensión de la actividad parlamentaria del Congreso y Senado. La Cámara Baja permanecerá cerrada también la próxima semana y será el día 24 cuando se vote en Pleno “los reales decretos leyes pendientes, pero se habilitará la votación telemática con carácter general”, explica en un comunicado. El Senado también deja en blanco su actividad, salvo el día 17, para ratificar la adhesión de Macedonia del Norte a la OTAN. Previamente el Ayuntamiento de Madrid ya había cancelado todos los plenos de distrito previstos para este mes de marzo y, además, tanto Podemos como Ciudadanos se vieron forzados a anular sus respectivos cónclaves que iban a celebrarse en los próximos días también en la Comunidad de Madrid.

El propio Gobierno de España, con el primer caso confirmado en el corazón del Ejecutivo tras el positivo de la ministra de Igualdad, Irene Montero, también se puso en cuarentena. Desde entonces, las reuniones se hacen de forma telemática, ante el riesgo de que se produzcan más contagios. La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, también ha dado positivo en los resultados.

Movilidad. El teletrabajo y el cierre temporal de muchas empresas, comercios y centros de estudio, no sin olvidar las peticiones por parte de Sanidad de permanecer en casa el mayor tiempo posible, han provocado un fuerte descenso tanto del tráfico como del número de usuarios del transporte público. En Madrid, foco del virus en España, la circulación de vehículos ha caído un 30% con respecto a la semana pasada, y el descenso de usuarios en el metro y autobuses roza el 50%, según los últimos datos de la Comunidad de Madrid, que ha visto cómo buena parte de su actividad se trasladaba a otras regiones de España por los universitarios que volvían a casa o por los madrileños que marchaban a segundas residencias.

La DGT, por su parte, ha cancelado hasta nuevo aviso los exámenes de conducir, y los puertos españoles han prohibido el amarre de cualquier crucero, sin importar su origen. En la ciudad de Burgos ya no circulan autobuses urbanos desde este viernes. La localidad es, junto con Miranda de Ebro, el foco más activo del patógeno en Castilla y León.

Cultura. La caída paulatina de los visitantes a lo largo de toda la semana, junto a las recomendaciones de Sanidad, llevó al Museo del Prado a cerrar sus puertas. A partir de ahí, Cultura también suspendió las actividades de los otros dos grandes centros de Madrid (Thyssen y Reina Sofía) e hizo lo propio con el resto de los principales museos de la capital para prevenir la multiplicación de positivos por Covid-19. Los musicales más taquilleros, como El rey león o Anastasia, se han parado por decisión de su productora, Stage Entertainment. La principal sede madrileña de conciertos, el WiZink Center, también ha pospuesto su programación. Incluso musicales que están de gira por España, como West Side Story, han cancelado los pases en distintos destinos.

El Auditorio Nacional, el Teatro de la Zarzuela, el Teatro de la Comedia, el Teatro María Guerrero y el Teatro Valle-Inclán estarán cerrados los próximos 15 días, según anunció el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música. Otro polo cultural español de primer nivel, Barcelona, también ha clausurado algunos de sus espacios más relevantes, como el Palau de la Música, que ha pospuesto todos los conciertos y conferencias entre el 12 y el 26 de marzo. El Liceu canceló el estreno de la ópera Lohengrin, cuyo montaje escénico dirige Katharina Wagner, bisnieta del compositor. Las medidas de contención se han llevado por delante las sesiones de cine en algunas comunidades autónomas, como en la Comunidad Valenciana, que este viernes prohibió todas las actividades culturales, o la cadena de cines Golem en Navarra. Otros polos turísticos de España como la Alhambra de Granada, la Mezquita de Córdoba, la Sagrada Familia de Barcelona o la Catedral de Santiago también cierran sus puertas.

Deporte. La Primera División del fútbol español anunció el jueves el aplazamiento de dos jornadas de la competición. Fuentes de LaLiga señalaron a este diario que de producirse la suspensión, las pérdidas superarían los 600 millones de euros. La Liga española de baloncesto (ACB) aplaza las dos próximas jornadas a diferencia de la NBA en Estados Unidos, que decidió suspender la temporada tras el positivo de un jugador. La temporada de las competiciones de motor, que suele comenzar este mes, corre peligro. Las primeras carreras de la Fórmula 1 están cayendo como fichas de dominó y existe el riesgo de que el Gran Premio de Montmeló (Cataluña), previsto en mayo, se cancele. En el tenis, la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) ha tomado una decisión sin precedentes: suspender durante mes y medio todos los torneos, hasta finales de abril. De esta forma, la competición decana del tenis español, el Godó, no se celebrará esta primavera.

Normas
Entra en El País para participar