Mapfre revisa a la baja su plan estratégico ante la crisis global

Antonio Huerta asegura que la epidemia ya está afectando las aseguradoras

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas.
El presidente de Mapfre, Antonio Huertas.

Mapfre ha celebrado en Madrid su junta general de accionistas más atípica. En una ciudad al borde del bloqueo total para evitar la extensión del coronavirus, la mayor aseguradora española ha reunido a un puñado de directivos y accionistas para aprobar las cuentas de 2019. El presidente del grupo, Antonio Huertas, ha reconocido que la pandemia ya está golpeando a la industria aseguradora, y ha revisado a la baja algunos de los objetivos aspiracionales que se había marcado la compañía previamente.

En los ingresos, Huertas ha establecido que la previsión es estar "entre 28.000 millones y 30.000 millones" al cierre de 2021, cuando termine el plan estratégico. En el anterior plan estratégico, que finalizaba en 2018, Mapfre se había propuesto llegar a 31.000 millones, pero ya tuvo que desviarse de ese objetivo por el impacto de eventos catastróficos, malos resultados de filiales internacionales (especialmente Estados Unidos y Turquía) y la devaluación de las monedas de la mayoría de los 40 países donde opera el grupo.

"Preferimos ser más prudentes en las estimaciones de crecimiento. Y centrarnos en los negocios más rentables", ha apuntado Huertas, ante un desangelado auditorio.

Tan solo dos accionistas, de los 90 presentes, han intervenido ante la junta. Uno de ellos, José Luis Cerecedo, ha explicado que tenía 83 años, que ya había recogido "la cajita de bombones" y ha pedido que la aseguradora aumentara el dividendo repartido entre los accionistas. Su propuesta no ha prosperado.

Mapfre también ha revisado a la baja la previsión de rentabilidad, para fijarla en un rango entre el 8% y el 9% sobre recursos propios (ROE, por sus siglas en inglés).

"Las previsiones no son nada favorables. Les pido que actuemos sin miedo, pero con prudencia, y cumpliendo estrictamente las recomendaciones de las autoridades. Tenemos a miles de personas trabajando denodadamente para garantizar la continuidad de nuestras operaciones. Todos tenemos que tener mucha paciencia", ha enfatizado el directivo.

Otro de los accionistas que ha intervenido se ha quejado del desplome de la acción -"no han hecho nada para evitarlo"- y del sueldo de los directivos. Los títulos de Mapfre cotizaban hace dos años a más de 3 euros por acción. Ahora valen la mitad.

El presidente de la mayor aseguradora ha reconocido que es probable que tengan que realizar nuevas revisiones a la baja de sus estimaciones de negocio porque "el entorno es extremadamente cambiante".

Normas
Entra en El País para participar