Carlos Torres: "Sería prematuro estimar provisiones por el caso Villarejo"

Durante la junta de accionistas que se celebra en Bilbao, el presidente de BBVA reitera que los miembros del consejo de adminsitración no tienen relación con los pagos a Cenyt

Carlos Torres, presidente de BBVA, en una imagen de archivo.
Carlos Torres, presidente de BBVA, en una imagen de archivo.

El presidente de BBVA, Carlos Torres, ha asegurado que "sería prematuro estimar provisiones" por el 'caso Villarejo', en el que la entidad figura como investigada debido a los pagos realizados a Cenyt, la empresa del excomisario de policía, entre 2004 y 2017. Torres ha justificado esta decisión en que el proceso aún se encuentra en "fase incipiente". Igualmente, ha reiterado, ante preguntas de accionistas de la entidad, que "los miembros del consejo de adminsitración no tenemos conexión alguna con el caso" y ha pedido, igual que en ocasiones anteriores, que se deje trabajar a la Justicia "sin precipitación ni juicios pararelos".

"Estamos colaborando intensamente con la Justicia porque es la mejor forma de defender los intereses de BBVA en este proceso. La condición de investigado no implica que se haya realizado acusación formal por cualquier delito", ha resaltado Torres, ante un auditorio de menos de 100 personas en un Palacio Eusakalduna, en el que estaba presente solo un 19,06% del capital, más otro 47,76% que ha estado representado, debido a la crisis sanitaria del coronavirus.

Debido a ello, los asistentes han sido separados  en varias salas y según su orden de llegada al recinto. En anteriores ocasiones todos se reunían en el auditorio, que tiene una capacidad para 2.200 personas. Cada sala ha acogido a un máximo de 100 accionistas, separados entre sí por la distancia recomendada por las autoridades sanitarias. Otro hecho insólito ha sido la única presencia en el escenario del presidente, el consejero delegado y el secretario del consejo, Domingo Armengol. El resto de los consejeros se han sentado, separados entre sí, en las primeras filas del auditorio. El banco, para prevenir el contagio entre sus empleados, accionistas y periodistas, recomendó  seguir telemáticamente el evento y delegar el voto.

Pide coordinación frente al coronavirus

En su discurso, Torres ha pedido coordinación entre autoridades sanitarias, Gobierno y empresas para atenuar el efecto social y económico del coronavirus: "En este contexto es muy relevante que todos estemos muy coordinados, autoridades, supervisores, empresas y el conjunto de la sociedad, tanto para mitigar el impacto social como el impacto económico de las medidas adoptadas".

En ese sentido, el presidente del BBVA ha destacado que las previsiones de crecimiento económico mundial, estimadas en un 3,2 % antes de la epidemia, quedan rebajadas, de momento, en medio punto. El grupo tiene a 9.000 empleados que trabajan en casa. Para el resto, flexibilidad de horarios y días laborables.

Torres ha insistido en que "tenemos un banco sólido", ya que "partimos de una buena posición de rentabilidad, de capital y de liquidez para afrontar las dificultades asociadas a esta crisis". Igualmente, en un perfecto castellano, el consejero delegado de la entidad, Onur Genç, expresó que "somos un banco fuerte que está preparado para afrontar cualquier riesgo", aunque no cifró el posible impacto del brote.

La entidad vasca ha sido la primera en celebrar su encuentro anual con los accionistas en medio de la crisis sanitaria por la extensión del virus. BBVA ya fue el primer banco español en advertir a los inversores sobre los efectos que podría tener el virus en los resultados de 2020, a través de los folletos e informes anuales remitidos a la CNMV y a la SEC en el que detallaba que “el impacto de la enfermedad del coronavirus (Covid-19) puede afectar negativamente, entre otros asuntos, a la producción industrial, las cadenas de suministro, los viajes y el turismo, la confianza de los inversores y el gasto de los consumidores”.

La reunión ha durado tres horas. En respuestas a los accionistas, Torres destacó que el BBVA fue el primer banco de España en acordar con los sindicatos la ley de registro de jornada, además de aplicar una política de desconexión digital. Defendió la diversidad de género de la entidad, con una plantilla integrada al 54 % por mujeres pero con solo cuatro ejecutivas en el equipo de alta dirección.

Sobre México, el presidente del BBVA considera que tiene un gran potencial por sus bajos niveles de penetración bancaria. En el país carioca "somos líderes en cuota y resultados", en su opinión.

Acerca de las sentencias sobre IRPH y tarjetas revolving, Torres defendió la transparencia del banco en ambos casos. BBVA mantendrá su estrategia de destinar entre un 35 % y un 40 % de los resultados al reparto de dividendos, siempre con pagos en efectivo y con dos abonos al año. Si la entidad alcanza el 12 % en el ratio Cet1 de máxima calidad de capital (ahora está en el 12 %) pudiera plantearse la recompra de acciones, "pero todavía no estamos ahí", según Torres.

Intervención de Luis del Rivero

El empresario Luis del Rivero, ex presidente de Sacyr, volvió a intervenir en el turno de los accionistas, donde los temas recurrentes fueron Cenyt y la anterior etapa de Francisco González (FG) al frente de la entidad. Como el año pasado, fue muy crítico con la gestión del banco. Sobre el caso de las escuchas del ex comisario Villarejo, del Rivero hablo de "ignorancia deliberada" y puso com ejemplo a Emilio Ybarra, ex presidente del banco y fallecido el año pasado.

Frente a la actittud de Francisco González de que "no conocía nada", Luis del Rivero destacó la actuación de Ybarra, que "asumió sus consecuencias" (sobre el fondo de pensiones no declarado del anterior equipo directivo), "eximió" a los directivos que estaban a su mando y luego fue abuselto por el Tribunal Supremo.

Del Rivero habló de "escuchas telefónicas" e "intromisión flagrante y brutal en mi vida". Y de que el ex vicepresidente de BBVA, José Domingo Ampuero,actual presidente de Viscofán, "recibió dos visitas" para que se retirara de la instrucción judicial sobre Cenyt, a cambio de "olvidar" información sobre ese fondo de la etapa de Ybarra.

Los sindicatos UGT, CCOO, ACB y ELA, entre otros, también tuvieron su protagonismo en la junta. Coincidieron en criticar la congelación de la aportación al fondo de pensiones (540 euros al año por empleado). Isabel Gil, de CCOO, habló de una "desmedida ambición comercial" y de una obsesión insana por las ventas digitales "sin tener en cuenta los perfiles digitales de los clientes".

Antonio José Fragua atacó la política de retribución de 339 "privilegiados" del equipo directivo en relación con los salarios medios de una plantilla integrada por 125.000 trabajadores. También habló de la "etapa oscura" de FG.

Del Rivero denunció que "me han intervenido 867 llamadas telefónicas, y el seguimiento a mi familia me ha provocado una operación a corazón abierto con cinco bypass". Propuso que nombren presidente de honor a Ybarra y retiren el cargo a González., y que se acometa una profunda renovación del actual consejo de administración del banco.

BBVA sometió a votación la renovación de parte del consejo y el dividendo complementario con cargo a 2019, entre otras propuestas del consejo de administración. Los accionistas del banco dieron el visto bueno a la renovación de parte del consejo de administración, que supondrá la salida de José Manuel González-Páramo, Tomás Alfaro y Carlos Loring Martínez de Irujo, la entrada de Ana Revenga, Raúl Galamba y Carlos Salazar y la renovación de Lourdes Máiz Carro como consejera independiente y de Susana Rodríguez Vidarte como consejera externa.

Con estos cambios, BBVA alcanzará el 33% de mujeres consejeras, frente al 27% actual, a la vez que los miembros de nacionalidad extranjera representarán el 40%, frente al 20% de ahora, y se reforzarán competencias en áreas de conocimiento como la sostenibilidad, especialmente desde la perspectiva social y de ayuda al desarrollo, el sector financiero global y México.

Además, diez de los quince miembros del consejo serán independientes, frente a los ocho actuales, por lo que la proporción de consejeros independientes pasará a representar más de dos tercios del total.

Por otro lado, los accionistas de BBVA votaron la propuesta de distribución del resultado de 2019: un pago en efectivo de 0,16 euros brutos por acción como dividendo complementario del ejercicio a abonar el próximo 9 de abril de 2020. El importe neto será de 0,1296 euros por título y es exactamente el mismo que la entidad planteó a sus accionistas hace un año como dividendo complementario. Este dividendo se une al de 0,10 euros brutos repartido el pasado mes de octubre, por lo que la retribución total a cuenta de 2019 alcanzará los 0,26 euros por acción.

Normas
Entra en El País para participar