Coronavirus

Amadeus reconoce que el alcance del brote en la industria de viajes es una incógnita

El grupo apuesta por la tecnología y la diversificación como líneas estratégicas

Panel de vuelos en el aeropuerto Adolfo Suarez-Barajas
Panel de vuelos en el aeropuerto Adolfo Suarez-Barajas AP

La suspensión de viajes a consecuencia del COVID-19 está teniendo un impacto directo en Amadeus, gestor del sistema de reservas aéreas más usado del mundo. La compañía, muy penalizada en Bolsa, ha reconocido que el coronavirus “tendrá seguramente un impacto en el PIB global y en el tráfico aéreo”, si bien “es todavía demasiado pronto para entender su duración y alcance”, según reconocía en su memoria anual de 2019, presentada el pasado 28 de febrero.

La compañía de reservas prevé que tras el freno llegará “aparejado un repunte posterior si tenemos en cuenta lo sucedido en ocasiones anteriores”. La asociación de aerolíneas IATA, principales clientes de Amadeus, ha estimado que la industria perderá este año entre 56.000 y 100.000 millones de euros, según el escenario de expansión del virus sea más limitado o extenso .

Con la crisis del coronavirus en apogeo en China, Amadeus ya apuntaba en su memoria anual a la innovación tecnológica y la diversificación como líneas maestras de su estrategia. En 2020, el grupo tiene previsto seguir apostando por la I+D “para apoyar el crecimiento a largo plazo” a través de “nuevas implementaciones de clientes, evoluciones de productos, ampliaciones de la cartera (incluida la diversificación más allá de las tecnologías para el sector aéreo)”. Cita como ejemplo el desarrollo de soluciones para agencias de viajes y aerolíneas, servicios en la nube, y aplicaciones como inteligencia artificial y aprendizaje automático. El año pasado, la compañía destinó 396,7 millones de euros a I+D.

Asimismo, buscará ampliar la oferta de soluciones tecnológicas “para tratar de ganar cuota de mercado dentro del mercado no-aéreo, en los sectores hotelero, ferroviario y de aeropuertos”.

En cuanto a las medidas adoptadas con su plantilla por el brote, Amadeus ha apostado por el teletrabajo. “Todos los empleados de Amadeus tanto en nuestra sede corporativa como en la oficina regional de Madrid pueden trabajar desde casa hasta nuevo aviso. Nuestros empleados cuentan con las herramientas para trabajar con normalidad en remoto”, señalan desde el grupo. “Nuestra prioridad”, añaden, “es asegurar el bienestar de nuestros empleados, así como apoyar a nuestros clientes y a la comunidad”.

Normas
Entra en El País para participar