Coronavirus

Red Eléctrica, pendiente del cambio en los hábitos de consumo

El operador del sistema garantiza el suministro con la puesta en marcha de un tercer centro de control

Una de las sedes de Red Eléctrica.
Una de las sedes de Red Eléctrica.

Como operador del sistema eléctrico y transportista y contar con un negocio prácticamente regulado, Red Eléctrica solo vería afectado sus ingresos (que proceden de los peajes que pagan los consumidores en su factura) debido a la epidemia de coronavirus si se produce una caída significativa de la demada. De momento, en lo que va de año y sin el efecto repentino de la crisis, el consumo de electricidad ya ha descendido un 3,7%. En estos días no se han apreciado cambios.

En el corto plazo, la compañía tiene, por el momento, como objetivo prioritario garantizar la continuidad del suministro, lo cual, dio por hecho en un comunicado publicado ayer. El operador del sistema está analizando los efectos que sobre la demanda y las redes puede tener el cambio de hábitos del consumo derivados de las medidas contra el coronavirus: el teletrabajo (que trasladará el consumo desde los centros de trabajo); el incremento de actividad en la sanidad, el cierre de centros docentes o la paralización de empresas de distintos sectores económicos. El efecto es significativo en el turismo y, aún menor, en la industria.

Además de proteger a sus empleados con medidas similares a las que han adoptado otras empresas, especialmente, a los profesionales de centros de control o instalaciones críticas para la seguridad de suministro, la compañía que preside desde hace un par de semanas Beatriz Corredor, ha puesto en marcha un tercer centro de control, que, como los otros dos, funcionan con tota lautonomía. Según el citado comunicado, la compañía ha restringido el acceso a los mismos a personas ajenas a sus equipos de profesionales.

Respecto a la red de transporte, la empresa ha tomado medidas adicionales de prevención respecto a los equipos de su centro de supervisión de telecomunicaciones y el centro de mantenimiento de instalaciones.

En las zonas más afectadas por el coronavirus, como Madrid, País Vasco y La Rioja, la empresa ha facilitado el trabajo en remoto y ha flexibilizado los horarios. Por otro lado, Red Eléctrica ha desplegado una serie de medidas para salvaguardar la salud de la plantilla, según los protocolos oficiales, y ha cancelado las reuniones presenciales multitudinarias y los viajes.

 

Normas
Entra en El País para participar