Mercados

Las primas de riesgo se disparan por la fuga de inversores a activos refugio

Mínimos históricos en los bonos de EE UU y Alemania; los tipos suben con fuerza en España e Italia

Imagen de la Bolsa de Sidney.
Imagen de la Bolsa de Sidney. AP

El lunes negro para los mercados de valores está teniendo su reflejo en el mercado de deuda, ante la fuga de capitales en busca de activos seguros. En una jornada de fortísimas pérdidas en las Bolsas, ligada al desplome del precio del petróleo y la propagación del coronavirus, el rendimiento del bono de EE UU a 10 años tocó un mínimo histórico del 0,318%, aunque al cierre de los mercados europeos aumentaba hasta el 0,501%, una caída de 26 puntos. En la deuda a 30 años, la caída fue mayor (40 puntos) y la rentabilidad se situó por debajo del 1%. La deuda del Tesoro estadounidense es uno de los pocos activos considerados seguros en el extremadamente difícil contexto actual, y el destino favorito del dinero que sale de la Bolsa.

La misma característica tiene el bono alemán, con el añadido de que los inversores están dispuestos a pagar un alto interés por tenerlo en sus manos. El rendimiento del bund a 10 años registró mínimos históricos hasta situarse en el -0,856%, 15 puntos básicos por debajo de los niveles del viernes. El tipo de interés de un bono evoluciona a la inversa que su precio: como el cupón anual que pagan estos títulos es fijo, cuando el precio sube (porque muchos inversores están comprando bonos), el tipo de interés, medido en relación con el precio de compra, baja.

La deuda española, por el contrario, no se considera un activo seguro, al menos en jornadas como la de hoy. El bono elevó su rentabilidad en seis puntos básicos, hasta el 0,264%. Más agresivos fueron los inversores con la deuda italiana, muy castigada ante el confinamiento de 16 millones de habitantes. El bono italiano a 10 años subió su rendimiento en 35 puntos básicos hasta el 1,424%. Así, la prima de riesgo italiana, medida como el diferencial entre el rendimiento de su deuda y la alemana, se disparó 50 puntos básicos, hasta los 228 puntos. La española, por su parte, subió 20 puntos y superó los 100 por primera vez desde abril de 2019.

En los tramos cortos los movimientos fueron más moderados. La deuda alemana a dos años bajó 15 puntos básicos, mientras la italiana subió ocho y la española cayó seis. En otros países, los bonos británicos recortaron ocho puntos su rendimiento, por cuatro de los japoneses y nueve de los suizos. Los franceses no marcaron cambios.

Normas
Entra en El País para participar