Tecnología

WatchGuard compra la española Panda Security para reforzar su cartera en ciberseguridad

La compañía estadounidense, más centrada en seguridad de la red, se fortalece con soluciones más centrados en el usuario

Oficinas de Panda Software, en una imagen de archivo.
Oficinas de Panda Software, en una imagen de archivo.

La compañía estadounidense de seguridad informática WatchGuard ha alcanzado un acuerdo para comprar la histórica firma vasca Panda Security, la mayor empresa de software española y un referente en la industria de los antivirus. Con este movimiento, su nuevo propietario, especializado en seguridad de red, wifi seguro y autenticación multifactor, amplía su cartera de productos hacia el perímetro del usuario.

La transacción, de la que no han trascendido datos económicos (aunque fuentes del sector aseguran que Panda negociaba su venta por entre 200 y 280 millones de euros), está sujeta a las condiciones de cierre habituales, incluidas las aprobaciones reglamentarias. Se espera que se formalice en el segundo trimestre de este año.

Panda, fundada en 1990 por Mikel Urizarbarrena y con sede en Bilbao, obtuvo en 2018 unos ingresos de casi 60 millones, tal y como revelan las últimas cuentas disponibles en el Registro Mercantil, y su previsión era alcanzar los 90 millones en 2019. Según consta en sus cuentas, la firma refinanció a finales de 2018 su deuda bancaria con un préstamo de 15 millones de euros. El crédito vence en 2023. Panda, que ya había vendido un 75% de su capital a dos fondos de inversión en abril de 2007, está controlada hoy en más de un 60% por José Sancho, a través de Information Business Integration, con domicilio en Luxemburgo; el resto está en manos de Gala Capital (que entró en la compañía vasca en 2007), según consta en la última información publicada por la empresa.

En el consejo de Administración de Panda están Jaime Bergel, expresidente de Merrill Lynch en España y Portugal, y Juan Santamaría, su consejero delegado. En su consejero asesor también están nombres reconocidos como el de Luis Miguel Gilpérez, expresidente de Telefónica España; Óscar Fanjul, expresidente de Repsol, y Pedro Solbes, exministro de Economía y Hacienda.

La compañía española cuenta con oficinas en 16 países europeos y América (EE UU, México y Brasil), aunque sus soluciones de ciberseguridad se venden en más de 180 países a través de socios. La firma tiene más de 500 empleados, la mayoría en España, y su equipo directivo está en Madrid. Mientras, WatchGuard, con sede en Seattle y más de 20 años de vida, tiene un equipo pequeño en Iberia (en torno a 20 personas). La compañía, que no desvela sus ingresos, trabaja con una red amplia de partners para cubrir España y Portugal. A nivel global, tiene oficinas en Norteamérica, Europa, Asia Pacífico y América Latina y cuenta con 10.000 distribuidores de seguridad y proveedores de servicios y más de 80.000 empresas que utilizan sus soluciones. 

A la espera de que la operación se cierre y se conozca la estrategia de los nuevos propietarios y cuestiones importantes como si continuará el equipo directivo de Panda en el proyecto, Prakash Panjwani, CEO de WatchGuard, destacó hoy que con la unión de ambas compañías “permitirán a sus clientes y partners actuales y futuros consolidar sus servicios de seguridad esenciales bajo una sola marca, respaldados por la innovación y la calidad que es una parte fundamental del ADN de ambas organizaciones”. “A largo plazo, nuestros clientes y partners disfrutarán de los beneficios adicionales que se derivan de que soluciones [de Panda] estén estrechamente integradas con el núcleo de la oferta de WatchGuard”.

El CEO de Panda, Juan Santamaría, dijo estar “muy ilusionado” al ver que la “innovadora cartera de productos” de su compañía será suministrada a través de “la sólida red global de partners de WatchGuard”. “Juntos, esperamos construir una plataforma de seguridad que conecte la red y el perímetro del usuario, con capacidades inigualables en el mercado de ciberseguridad”, añadió.

Panjwani señaló igualmente que la operación tiene lugar en un entorno donde "las organizaciones se enfrentan a un panorama de amenazas cada vez más sofisticado y en evolución, a la escasez de profesionales de seguridad capacitados y a un perímetro cada vez más poroso. "Como resultado, la seguridad de la red, la protección avanzada de los endpoints, la autenticación multifactor, las redes seguras y las capacidades de detección y respuesta ante amenazas son clasificadas constantemente como las principales áreas de inversión en seguridad por parte de los responsables de la toma de decisiones de TI y de los proveedores de soluciones TI que los atienden”, añadió el directivo.

Para la transacción, WatchGuard ha estado representada por Paul Hastings LLP y Cuatrecasas, y Gonçalves Pereira LLP. Por su parte, Jefferies International y Uría Menéndez han actuado, respectivamente, como asesor financiero y legal de Panda. La firma española desarrolla ahora soluciones de ciberseguridad avanzada y de gestión de equipos, sistemas y datos.

Normas
Entra en El País para participar