Banca

Dimon, consejero delegado de JP Morgan, de baja tras una operación de emergencia de corazón

El directivo está recuperándose de la cirugía, según un comunicado del banco

El consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon
El consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon REUTERS

JPMorgan Chase  ha anunciado que su presidente del consejo y consejero delegado Jamie Dimon, ha tendido que ceder el mando del banco a directivos de segundo nivel depués de someterse a una cirugía cardíaca de emergencia. 

Dimon, de 63 años, es uno de los ejecutivos más destacados en la banca mundial, ha estado al mando de JP Morgan desde hace casi 15 años y es uno de los pocos primeros directivos que se mantiene desde la crisis financiera de 2008. 

Daniel Pinto y Gordon Smith, adjuntos al presidentes y jefes de operaciones en las áreas de banda de inversión y de consumo, respectivamente, han tomado las riendas de la entidad mientras Dimon se recupera y han enviado a la plantilla un mensaje de tranquilidad

El ejecutivo sintió dolor de pecho antes de iniciar su jornada laboral el jueves, por lo que fue al hospital para hacerse una revisión, según fuentes cercanas a Dimon citadas por Bloomberg. El banco ha confirmado que se le diagnosticó una disección aórtica aguda, una ruptura en la pared de la arteria principal.  La detección temprana y la rápida intervención han permitido al directivo su mejoría, dijo JPMorgan. Según los expertos, el tiempo de recuperación de la cirugía puede variar, pero generalmente lleva al menos un mes, incluida una semana en el hospital. El directivo está  "despierto, alerta y recuperándose bien", según la nota. El bancoen qué hospital se está tratando a Dimon.

La operación de Dimon llega en un momento particularmente turbulento para el sistema financiero y las grandes entidades. JPMorgan dijo esta semana que ha paralizado la mayoría de los viajes de negocios debido a la propagación del coronavirus, y reveló planes de contingencia que incluye dejar a parte de  la plantilla en casa. 

Dimon es una figura destacada en Wall Street. A menudo convertido en portavoz de la industria, es también activo en Washington para influir en las regulaciones bancarias, aunque a menudo utiliza su posición para opinar sobre asuntos más allá del financiero, como inmigración, educación y sanidad.

Al frente de JPMorgan, Dimon ha convertido al banco en un gigante mundial, con una posición de liderazgo en muchos negocios clave, mediante adquisiciones durante la crisis, así como ampliando el negocio hacia áreas donde podía situarse con una posición firme. 

Su momento más delicado, por contra, fue el llamado "ballena de Londres" de 2012, cuando los controles internos del banco no lograron detectar irregularidades y pérdidas masivas en una cartera con deuda europea.

Normas
Entra en El País para participar