Empresas

Los fondos y CaixaBank rechazan la oferta de Abanca sobre Nueva Pescanova

Los accionistas dueños del 53% del capital esperan una nueva oferta. Banco Sabadell es el más partidario a seguir negociando

Fachada de una factoría de Pescanova
Fachada de una factoría de Pescanova

Otra vez que no pudo ser. La entidad que preside Juan Carlos Escotet, y que controla el 39,29% del capital de Nueva Pescanova, ha vuelto a recibir calabazas del resto de los accionistas de la Nueva Pescanova.

Los bancos y fondos que controlan el 53% del capital de la compañía gallega han vuelto a rechazar la oferta de Abanca para la compra del porcentaje que controlan. El objetivo de la entidad financiera gallega era hacerse con el 93% del capital de la pesquera, para lo que ofreció para el conjunto de los accionistas (a excepción de los minoritarios que controlan el 7% de Pescanova) 200 millones de euros, de los que 150 millones era en dinero y 50 millones en deuda garantizada.

Inicialmente, esta oferta de Abanca, realizada a mediados de febrero, tuvo una positiva acogida por los socios de Pescanova. La consideraban baja, pero estaba muy por encima de los otros dos intentos de compra del paquete por parte de la excaja gallega. Confiaban en que la firma que preside Escotet incrementase la oferta.

CaixaBank, con el 15,3% de Nueva Pescanova, y el fondo Brookfield, con el 4%, eran los más reacios críticos con la propuesta de Abanca. Pero las negociaciones se mantuvieron, hasta hace unos días, cuando el conjunto de los socios rechazaron el plan de Abanca.

Fuentes del mercado aseguran que Banco Sabadell, con el 24,5%, era la firma más proclive a llegar a un acuerdo, pero el resto de los socios decidieron romper las negociaciones.

El objetivo de Abanca es adquirir el paquete completo que controlan sus socios financieros en la pesquera, por lo que no sirve de nada que Sabadell quisiera seguir negociando, explican las mismas fuentes. Pese a la nueva ruptura de las negociaciones, todo indica que Abanca volverá a intentar su objetivo de controlar prácticamente todo el capital de Pescanova, explican otras fuentes.
El objetivo de Sabadell, CaixaBank, Bank of America, con el 9% de Pescanova, y de Brookfield era salvar en lo posible a esta sociedad originaria de la antigua Pescanova cuando quebró.

Una vez cumplido este objetivo la idea es salir de su capital, algo que ya han comentado en varias ocasiones.

A ello se suma el hecho de que en el caso de Sabadell y de CaixaBank sus participaciones en Pescanova les penaliza, y deben aumentar sus provisiones si no vender sus acciones.

Pérdidas de unos 50 millones

Nueva Pescanova aborda un nuevo plan estratégico 2020-2023. En 2019 cerró con pérdidas de unos 50 millones, consecuencia de la caída del precio del gambón en Argentina y de una menor demanda de este y otros productos por parte de China, según las previsiones recogidas en un informe de Deloitte. Pese a ello, los expertos destacan el potencial de la firma.

Normas
Entra en El País para participar