Naturgy y Eni denuncian a la CNMC por la asignación ilegal de ‘slots’ a los metaneros

Piden medidas cautelares ante la Audiencia Nacional las subastas que realizó Enagás la semana pasada

Buque metanero en la regasificadora de Bahía de Bizcaia.
Buque metanero en la regasificadora de Bahía de Bizcaia.

 Naturgy y la petrolera italiana ENI (a través de Unión Fenosa Gas, sociedad que comparte con la primera) han iniciado una batalla ante la Audiencia Nacional que afecta, por un lado, a la CNMC y, por otro, al gestor técnico del sistema gasístico (GTS), función que desempeña Enagás. La compañía que preside Francisco Reynés presentó hace una semana un escrito de interposición de un futuro recurso contencioso administrativo contra la circular 8/2019 que establece la metodología y condiciones de acceso y asignación de capacidad en el sistema del gas.

Conforme a la regulación que incluye dicha circular, Enagás celebró la semana pasada la subasta para la asignación de los slots de descarga de buques metaneros en el periodo comprendido entre abril y octubre. Junto con el escrito, Naturgy (y, en su caso ENI) solicitó a la Audiencia Nacional la aplicación de medidas cautelarísimas o, en su defecto, de cautelares contra dichas subastas. Las primeras le fueron denegadas al no apreciar el juez la suma urgencia, pero sí ha admitido a trámite la solicitud de suspensión cautelar sobre la que decidirá una vez escuchado al Abogado del Estado.

Las subastas de asignación, que Naturgy considera no conforme a la ley, han venido a coincidir con una sobredemanda de reserva por parte de los traders, muy afectados por el hundimiento de los precios internacionales del gas así como del parón de Asia. Como adelantó Cinco Días, una avalancha de más de 500 metaneros opta a descargar un volumen (casi 1 TWh cada buque) que suponen más del doble de la demanda de gas en España. La clave de la denuncia es que, según las denunciantes, la CNMC no puede hacer ese mandato a Enagás, ya que, según la ley de creación del organismo, esa es una competencia del Ministerio para la Transición Ecológica.

La asignación de slots es un mecanismo de planificación anual del GTS que se realiza para el periodo de octubre a octubre. De hecho, de acuerdo con la regulación anterior, Enagás subastó en octubre las asignaciones de descargas de gas para 2020 ¿Por qué, entonces, el GTS ha realizado una nueva subasta de abril a octubre, que ha supuesto una readjudicación de slots?

Según una disposición de la citada circular, que entró en vigor en diciembre, transitoriamente, el gestor debía realizar dicha subasta, lo cual -alegan las afetadas-, es una irregularidad dado que la circular está por desarrollar. Su propio texto establece que la CNMC debe aprobar cinco normas de desarrollo antes de su aplicación, ya que lo único que especifica la circular sobre las subastas es que deben realizarse a sobre cerrado.

Entre dichas normas figuran la de los peajes de cada producto; las de flexibilidad de los slots y las reglas de funcionamiento de las propias subastas. Precisamente, la nueva metodología para calcular los peajes de acceso al sistema del gas está incluida en otra circular que, aunque debía haber entrado en vigor en enero, fue rechazada por el Consejo de Estado por defecto de forma.

De momento, se han prorrogado los peajes con la antigua fórmula, pero las empresas afectadas alegan que no sirven porque la circular introduce “nuevos conceptos” que no encajan con las viejas tarifas.

Fuentes empresariales recuerdan que el organismo regulador está, precisamente, tramitando la norma específica que desarrollará las normas de las subastas. Tanto es así, que ha abierto un periodo de alegaciones entre los miembros del consejo consultivo de hidrocarburos de la CNMC, que termina el 6 de abril.

Enagás, que es solo el brazo ejecutor, tenía previsto asignar los slots para los dos semestres (en el primero, con prioridad para los barcos con contratos cerrados) pero, a la vista del conflicto que se ha generado, del citado trámite de audiencia y de la avalancha de buques que aspiran a descargar en alguna de las seis regasificadoras españolas, ha decidido aplazar la asignación de slots que tenía programada para el periodo de octubre a febrero.

Fuentes jurídicas recuerdan que en su dictamen sobre la circular 8/2019, el Ministerio para la Transición Ecológica ya advertía que “era esencial aprobar unas reglas de funcionamiento de las subastas”.

La batalla contra el "tanque único"

Naturgy ha presentado un escrito de interposición ante la Audiencia contra la aplicación de la circular de asignación de slots a los metaneros. Una circular que había pasado sin pena ni gloria en la batalla por las 14 polémicas normas de la CNMC. Es el paso previo para la presentación de un contencioso contra la CNMC alegando que no tiene competencias sobre las subastas. El recurso no podrá ir contra Enagás, pero los traders que se sientan perjudicados sí podrían exigirle responsabilidad patrimonial.

El quid del conflicto, dicen fuentes del sector, es que Naturgy, como incumbente, se siente perjudicada por el sistema de “tanque único” que fija la circular, que supone la gestión conjunta de las regasificadoras (hasta ahora se asignaba por orden de solicitud). Este supone que los barcos podrán elegir la regasificadora de descarga y, en caso de sobredemanda, se adjudica mediante subasta. Frente al actual balance individual de cada planta que gestionan los comercializadores, en el tanque único hay un balance común para todos y favorece la compraventa al margen de donde se descargue. El sistema favorece la competencia (los pequeños podrán descargar en el sur el gas que gasten en el norte), pero, según los críticos, tendrá un coste para los consumidores.

Normas
Entra en El País para participar