Crisis sanitaria

La deuda española repunta y se desmarca del bono alemán

La rentabilidad del bono español a 10 años sube cinco puntos básicos ante el aumento de los casos de coronavirus

La deuda española repunta y se desmarca del bono alemán

La búsqueda de activos refugio se vuelve más selectiva. Los inversores se concentran en la deuda de economías más robustas, como Estados Unidos y Alemania, capaces en principio de aguantar en mejores condiciones en impacto del coronavirus, al tiempo que se alejan de los bonos de otros países con proyecciones más dudosas, presionando al alza los tipos.

Así, tanto la rentabilidad de los bonos alemanes como de los estadounidenses siguen bajo presión. El bund alemán (bono a 10 años)  profundiza en terreno negativo, hasta situarse en el -0,528%, mínimo anual. Por su parte, el bono alemán a 30 años se ha situado en terreno negativo por primera vez desde octubre. 

Los tipos de EE UU están en zona de mínimo histórico, en torno al 1,34%, frente al 1,378% que marcó en febrero. 

Al mismo tiempo, el rendimiento de la deuda de Italia y, en menor medida, España repunta. El bono italiano supera el 1%. El español, por su parte, ha subido cinco puntos básicos en dos sesiones y se sitúa en torno al 0,244%. 

El cambio de tendencia de la deuda española se ha producido al tiempo que aumenta el número de contagios en Europa. Durante los primeros días de la sacudida bursátil, la deuda se convirtió en un activo considerado seguro por los inversores, lo que provocó caídas en la rentabilidad. Sin embargo, las noticias de contagios en España han presionado los tipos y coinciden con repuntes en el gráfico intradía. Aunque la escala del gráfico intradía es reducida, los repuntes en la rentabilidad coinciden con las horas en las que se hacía público el aislamiento de mil huéspedes en un hotel de Tenerife y la confirmación de nuevos casos de contagio en Cataluña y Madrid. 

Los inversores temen que la expansión mundial del virus  tenga un fuerte impacto en el crecimiento económico global. Las medidas para frenar el contagio pueden minar la confianza de los consumidores y restringir los viajes y el turismo, con consecuencias aún por determinar. 

Normas
Entra en El País para participar