La Bolsa se rinde al coronavirus: cede un 6,4% en dos sesiones

El Ibex 35 retrocede un 2,45% ante el aumento de contagios en España

Ibex 35 Pulsar para ampliar el gráfico

De máximos de mayo de 2018 a mínimos del pasado diciembre en solo cuatro sesiones. Ese es el balance del Ibex 35. El intento de remontada del selectivo español cayó en saco roto y dos horas después de la apertura del mercado las caídas regresaron a las Bolsas, unos descensos que se ampliaron a medida que aumentaban los casos de contagio en España. Después de registrar el lunes la peor sesión desde junio de 2016, el Ibex cedió un 2,45%. En dos jornadas la Bolsa española retrocede un 6,4%, pérdidas que en el año se amplían al 3,12%.

IBEX 35 7.375,60 0,74%
Petroleo Brent 42,690 -1,272%

También Wall Street ha regisrado una nueva jornada de caídas. El Dow Jones y el S&P 500 han caído un 3,15% y un 3,05%. El Nasdaq se ha dejado un 2,7%.

Si el lunes los primeros casos de muerte por coronavirus en Italia hicieron saltar las alertas, las noticias referentes a la evolución del virus en España aceleraron la salida de dinero de la renta variable. Al cierre de los mercados europeos se confirmaron cinco casos de coronavirus en España, el primero en la Península. Los inversores se dejaron llevar por el pánico y la Bolsa española tomó el relevo a la italiana como la más castigada de la jornada.

Aunque en China el número de contagiados disminuye, la entrada del virus en Europa atemoriza a los inversores. Los principales índices del Viejo Continente se tiñeron de rojo una sesión más: el Cac francés y el FTSE británico cedieron un 1,94%; el Dax alemán, un 1,88% y el Mib italiano, un 1,44%. No obstante, los descensos más acusados se registraron en Asia, donde el Nikkei regresó a la actividad después del festivo del lunes con unas caídas del 3,34%.

Wall Street también sucumbió al nerviosismo y media sesión los recortes rondaban el 2% en una jornada en la que la volatilidad siguió imponiendo su ley. Esto quedó reflejado en el índice VIX que siguió subiendo hasta los 27 puntos, máximos desde el mes de diciembre de 2018.

Ha bastado una semana para que la alegría que desprendía los inversores se transformen ahora en llantos. Los beneficios empresariales, motor para las subidas de la Bolsa empiezan a verse amenazados, ante la caída del consumo, las restricciones al tráfico y los problemas de suministro. A ello se suman las dudas que existen sobre el impacto del virus en la economía. Las predicciones se suceden las unas a las otras, pero de momento calcular su impacto es complicado, especialmente, porque no se conocen las dimensiones del problema y cuantos países más podrían estar en riesgo. Si bien las caídas pueden dejar oportunidades de compra interesante, los expertos aconsejan prudencia.

En el Ibex 35 solo tres valores escaparon a las caídas. Mediaset, que el lunes se vio fuertemente golpeada, corrigió parte de las caídas y se anotó un 1,31%. Le siguieron Cellnex (0,96%) y MásMóvil (0,47%).

El mayor descenso de la jornada lo protagonizó ACS (4,73%). La compañía tiene exposición a Italia a través de Abertis, empresa que compró en 2018 junto a Atlantia y que tiene entre sus principales activos en el país transalpino la autopista A4 una de las autopistas con mayor densidad de tráfico del país. Las reestricciones impuestas a la entrada y salida de personas en 11 regiones se están dejando sentir en el mercado. Con un descenso del 4,57% y del 4,48% Indra y Sabadell completan el podio de las cotizadas más castigadas de la jornada.

Las caídas de la banca no fueron solo cosa de la entidad que preside Josep Oliu, sino que se extendieron al resto de entidades. Las noticias que apuntan a la posibilidad de que el BCE aplique nuevas medidas de flexibilización monetaria para incentivar la economía y el recorte de las previsiones de beneficio por acción pasan factura al sector. CaixaBank cedió un 3,4%; BBVA, un 3,2%; Santander, un 3,09% mientras Bankia y Bankinter se dejaron un 2,9% y un 1,95%, respectivamente. Fuera del Ibex. Liberbank y Unicaja retrocedieron un 1,82% y un 2%. El escenario para la banca es sombrío a las dificultades para obtener ingresos con los tipos en mínimos se suma la agenda judicial. Hoy el Supremo se pronunciará sobre si los préstamos relacionados con las tarjetas tienen carácter de usura y la semana que viene el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), que dirimirá la polémica relativa al índice hipotecario IRPH).

El sector turístico, uno de los más golpeados por la crisis sanitaria que amenaza con convertirse en pandemia mundial, se sumó a las pérdidas. IAG, que opera a múltiples ciudades de Italia, cedió un 2,16%, Amadeus se dejó un 4,17% mientras Meliá y NH bajaron un 3,5% y un 4,05%. “Los segmentos de la economía más afectados por el coronavirus son los realacionados con los viajes y el entretenimiento y esos no recuperarán las pérdidas”, afirma Esty Dwek, responsable de estrategias de mercado global de Natixis IM.

Por segunda jornada consecutiva todos los sectores europeos registraron pérdidas. El más castigados fue el bancario (-2,55%), seguido de las utilities (-2,25%) y el de seguros (2,16%). La cara opuesta la representaron los recursos básicos (-0,85%), el sector de medios (-0,86%) y el de alimentación (-1,29%).

Los nuevos casos de infección en España se dejaron sentir en el mercado de deuda. El bono español a diez años experimentó fuertes oscilaciones al calor de los datos, pero al cierre se impuso la calma y el rendimiento de la deuda con vencimiento en 2030 concluyó sin apenas cambios en el 0,21%. El bono alemán volvió a confirmar su posición de liderazgo como activo refugio y el rendimiento bajó del -0,5%, marcando mínimos de octubre.

El Brent también intentó la remontada, pero como ocurrió en la renta variable se limitó a eso, a un intento. El petróleo de referencia en Europa sumó su tercera sesión a la baja con un descenso del 3%.

Normas
Entra en El País para participar